Los pornógrafos

Sin categoría
Yo guardaba mis películas porno en un cajón, en una pequeña cómoda que tengo. Eran mías, lo acepto. Hay algo de esos filmes que me atrapa, y va más allá del sexo explícito. Va mucho más allá. Una ex las vio y estalló: Yo era un enfermo, no valía la pena, era un ser detestable. Probablemente me iba a condenar por verlas. No lo sé. Tampoco esperé que ella lo entendiera, porque estoy seguro que más allá de la excitación inmediata que hay, una especie de abertura queda abierta (en sentido figurado) y permite ciertas comprensiones, exageradas o fuera de lugar, pero las permite.

Rocco Siffredi, imagen tomada de media.epi.es

Claro, esa ex me obligó a deshacerme de las películas y lo hice, pero por tres días. Las recuperé y las guardé en un mejor lugar, tomando en cuenta que ella estaba acostumbrada a revisarme los cajones, en una suerte de inspección de madre superiora, porque desde luego, el enfermo era yo y ella estaba en otro nivel, por encima del común denominador de los mortales. Todo esto lo logré entender gracias a la pornografía. Y suena a chiste, lo sé.

¿Cuál es el problema? El sexo, de seguro el sexo. Si incluso existe todavía gente que asume la masturbación como parte del lado oscuro del ser humano (ayer escuché a un señor decir que la masturbación estaba mal porque si se tiene una pareja, en sagrado matrimonio, hacerlo era reprochable… Ese tipo debe ser el primero en encerrarse en el baño para hacerlo). Y no hay nada más alejado de esa mentalidad de culpa religiosa. Me aburren todas esas precisiones. Al final todos la vemos de alguna manera y no todos los que hemos visto esos filmes, por ejemplo, vivimos con una enfermedad dando vueltas por nuestras mentes.

Nina Hartley, imagen tomada de lh4.ggpht.com

Este tipo de mundos, sin duda, son el espacio para una serie de reflexiones, la mayoría probablemente absurdas, pero todas reales. ¿La razón? Pues que no tienen nada que perder. Y en ese juego kamikaze, pues las lecturas pueden ser múltiples y exageradas, pero ciertas y seguras. Rocco Siffredi haciendo de Tarzán, descubriendo la sexualidad al conocer a la mujer, la primera posibilidad del contacto (claro, también hay cierta misoginia en sus imágenes, con tanta agresividad que ya se convierte en una burla del mismo acto). No hay nada más después de eso. Nina Hartley dando declaraciones en las que defiende la posibilidad de la pornografía para ayudar a la mujer a deshinhibir esa sexualidad represada (incluso estudiando sobre el tema y haciéndose activista) y además de ser educadora sexual. Sasha Grey transformada en nueva musa de Steven Soderbergh, capaz de dar entrevistas en las que consigue teorizar sobre su trabajo y demostrar que a pesar de tener título universitario (eso se dice), en uno está el poder de decisión de qué es lo que quiere hacer (lo mejor es verla escuchar las similitudes entre los filmes de Herzog y la pornografía)… la lista es larga.

Sasha Grey, imagen tomada de i17.photobucket.com

Y más que establecer una defensa de la pornografía, que no es necesaria, lo que quiero dejar por sentado que ese mundo, así como cualquier género menor (como el terror y la ciencia ficción) es el espacio para darle la vuelta de tuerca a historias que en otros lugares no tendrían ningún sentido o quedarían sin fuerza. Por eso, cuando leo el cuento “La cosecha”, de Patricio Pron; así como “Polvo de estrellas”, de Miguel Antonio Chávez, sonrío con la confidencia de entender que alguien más en el mundo reconoce en esos espacios el ethos y el pathos, la reflexión sobre el acto de vivir; ya sea desde la conciencia del final (como lo hace Pron en su relato) o la búsqueda de una forma de vida y de la creatividad alrededor de lo que uno vive(en el caso de Miguel).

Yo por eso sonrío, porque también lo hago así, porque Sasha Grey aparece como personaje en algo que estoy escribiendo justamente ahora y porque un cuento mío está dando vueltas por ahí, esperando que la antología que lo contiene sea aceptada por una editorial reconocida del país, trabajo que alguien se está encargando de hacer… y que espero que llegue a su desenlace.

18 comentarios en “Los pornógrafos

  1. Yo también ví esa peli de Tarzán en el Cine Hollywood… muy linda peli, por cierto, jeje. La escena de Tarzán descubriendo el sexo con Jane es memorable.

    Y era yo la que te “encontró” esas pelis. Por si no te acuerdas, no te las rebusqué en el cajón, las vi cuando abrías tu mochila e inocentemente pensé que se trataba de unas pelis piratas normales… y tú te pusiste como loco antes de dejármelas ver. Jajaja
    Pero me pregunto ¿No es la misma persona que consume pornografía la que lo hace como si fuera algo prohibido y sucio, lejos de toda naturalidad? Tú lo hiciste… e incluso te inventaste la historia de que eran de otro!!!!… jajaja

    Psycho Killer

  2. Yo también ví esa peli de Tarzán en el Cine Hollywood… muy linda peli, por cierto, jeje. La escena de Tarzán descubriendo el sexo con Jane es memorable.

    Y era yo la que te “encontró” esas pelis. Por si no te acuerdas, no te las rebusqué en el cajón, las vi cuando abrías tu mochila e inocentemente pensé que se trataba de unas pelis piratas normales… y tú te pusiste como loco antes de dejármelas ver. Jajaja
    Pero me pregunto ¿No es la misma persona que consume pornografía la que lo hace como si fuera algo prohibido y sucio, lejos de toda naturalidad? Tú lo hiciste… e incluso te inventaste la historia de que eran de otro!!!!… jajaja

    Psycho Killer

  3. En todo caso si Eduardo varas consumía porno a escondidas el dia de hoy se ha reivindicado, ojo, las reacciones como la de su ex novia no ayudan mucho y construyen miedo y mas miedo, pero bueno el , hoy en diciembre, a viva voz y letra en la blogosfera nos cuenta los motivos por los que aprecia esta importante manifestación cultural como es la pornografía.
    Es una puesta en escena que mezcla el realismo social y las notas mas increíbles del surrealismo. Ok, hay malas porno pero también hay otras muy interesantes, hay soft porno, películas mas duras y no se bien la clasificación pero es algo muy sano creo yo.
    Saben de que me acorde? De la escena en aquella critica película de Oliver Stone llamada Nacido el cuatro de julio en la que la mama del personaje principal le recriminaba e incluso le zarandeaba la revista Play boy en la cara.
    Podemos ver también la película de Larry Flint o incluso revisar los trabajos de Andy Wharhol en la Factory, la protagonista de un cuento de Bolaño llamada Johana Silvestri, las películas de Isabel Sarli, las novelas que las inspiraron, no se pueden contribuir los demás con otros referentes pornográficos interesantes y hacemos una lista ¿no?
    Es decir, la pornografía construye y es real.
    ¿Eso es algo no?

  4. En todo caso si Eduardo varas consumía porno a escondidas el dia de hoy se ha reivindicado, ojo, las reacciones como la de su ex novia no ayudan mucho y construyen miedo y mas miedo, pero bueno el , hoy en diciembre, a viva voz y letra en la blogosfera nos cuenta los motivos por los que aprecia esta importante manifestación cultural como es la pornografía.
    Es una puesta en escena que mezcla el realismo social y las notas mas increíbles del surrealismo. Ok, hay malas porno pero también hay otras muy interesantes, hay soft porno, películas mas duras y no se bien la clasificación pero es algo muy sano creo yo.
    Saben de que me acorde? De la escena en aquella critica película de Oliver Stone llamada Nacido el cuatro de julio en la que la mama del personaje principal le recriminaba e incluso le zarandeaba la revista Play boy en la cara.
    Podemos ver también la película de Larry Flint o incluso revisar los trabajos de Andy Wharhol en la Factory, la protagonista de un cuento de Bolaño llamada Johana Silvestri, las películas de Isabel Sarli, las novelas que las inspiraron, no se pueden contribuir los demás con otros referentes pornográficos interesantes y hacemos una lista ¿no?
    Es decir, la pornografía construye y es real.
    ¿Eso es algo no?

  5. Psycho… primero, ¿de dónde sacas que eres la persona a la que me refieron en el post?

    Segundo, te respondo: Creo que hay una gran diferencia entre lo prohibido y lo oculto. Gran diferencia, extrema, infinita. Creo que cada persona tiene el derecho y la obligación de esconder en un cajón lo que desee, lo que le plazca, porque es su vida, su mundo. Mis calzoncillos no están prohibidos, pero los guardo en un cajón, los oculto porque es mi ropa interior y no me interesa mostrárselos a otros. Y bueno, lo que sospecho que es un asunto de encontrar la posibilidad de que eso oculto descubra su camino y pueda ser revelado sin ningún trauma. Ahora me siento más en confianza y lo puedo decir y pasarlo bien en el intento. No, no es un problema para el que lo practica, sino para quien lo condena y hasta cierto punto eso le da su caracter de oculto.

    Y tercero: Lo que cuentas pasó… pero simplemente porque era algo mío que no sentí que podía compartirlo, así de simple… Y eso no se puede condenar como algo negativo en su totalidad, sino aceptar como consecuencia de una autoprotección.

    Saludos

  6. Psycho… primero, ¿de dónde sacas que eres la persona a la que me refieron en el post?

    Segundo, te respondo: Creo que hay una gran diferencia entre lo prohibido y lo oculto. Gran diferencia, extrema, infinita. Creo que cada persona tiene el derecho y la obligación de esconder en un cajón lo que desee, lo que le plazca, porque es su vida, su mundo. Mis calzoncillos no están prohibidos, pero los guardo en un cajón, los oculto porque es mi ropa interior y no me interesa mostrárselos a otros. Y bueno, lo que sospecho que es un asunto de encontrar la posibilidad de que eso oculto descubra su camino y pueda ser revelado sin ningún trauma. Ahora me siento más en confianza y lo puedo decir y pasarlo bien en el intento. No, no es un problema para el que lo practica, sino para quien lo condena y hasta cierto punto eso le da su caracter de oculto.

    Y tercero: Lo que cuentas pasó… pero simplemente porque era algo mío que no sentí que podía compartirlo, así de simple… Y eso no se puede condenar como algo negativo en su totalidad, sino aceptar como consecuencia de una autoprotección.

    Saludos

  7. Alicia, gracias por la reivindicación… pero no sé si sea tanto así… jejejeje

    Y construye de lo más lindo… jejejej

    Saludos

  8. Alicia, gracias por la reivindicación… pero no sé si sea tanto así… jejejeje

    Y construye de lo más lindo… jejejej

    Saludos

  9. Creo que en esa ocasión te autocondenaste en el momento en el que reaccionaste mal e inventaste la historia. Esa reacción tuya me descolocó y me depositó del otro lado. A veces proyectamos en los otros el opuesto equivalente a nuestros deseos. Así actúa la psiquis humana.

    Y ya no te hagas Eduardo, era obvio que te referías a ese acontecimiento. Ja ja. Pero ya da igual, es una anécdota más del anecdotario, y a la distancia se la ve con cierta gracia que no tenía por esos días. Todo bien.

    Y Psycho Killer eres tú, ¿No te acuerdas?

  10. Creo que en esa ocasión te autocondenaste en el momento en el que reaccionaste mal e inventaste la historia. Esa reacción tuya me descolocó y me depositó del otro lado. A veces proyectamos en los otros el opuesto equivalente a nuestros deseos. Así actúa la psiquis humana.

    Y ya no te hagas Eduardo, era obvio que te referías a ese acontecimiento. Ja ja. Pero ya da igual, es una anécdota más del anecdotario, y a la distancia se la ve con cierta gracia que no tenía por esos días. Todo bien.

    Y Psycho Killer eres tú, ¿No te acuerdas?

  11. “El Fuete” Quishpe, como buen profesional que es, esperará a que salga el nuevo trabajo de su colega. By the way, “El Fuete”, quien tuvo el honor de ser dirigido por Johanna Silvestri, también es un fan de Rocco y Ron.

    Naief G. (Naief Yehya) también. Por algo dejó la literatura y se convirtió en pornógrafo literario profesional.

    un abrazo y felices XXX-Fiestas!!

    Miguel Antonio

  12. “El Fuete” Quishpe, como buen profesional que es, esperará a que salga el nuevo trabajo de su colega. By the way, “El Fuete”, quien tuvo el honor de ser dirigido por Johanna Silvestri, también es un fan de Rocco y Ron.

    Naief G. (Naief Yehya) también. Por algo dejó la literatura y se convirtió en pornógrafo literario profesional.

    un abrazo y felices XXX-Fiestas!!

    Miguel Antonio

  13. Miguel, mi intervención llegará… de una…

    Primero deberé darle los toques finales y listo…

    Nos vemos por el Guayas…

    abrazos

  14. Miguel, mi intervención llegará… de una…

    Primero deberé darle los toques finales y listo…

    Nos vemos por el Guayas…

    abrazos

  15. La prohibición sexual va incluida, inicialmente, en la división del tiempo. El trabajo se opone a la actividad sexual, porque a quien trabaja le está vedada la entrega desbordante a sus impulsos sexuales. A medida que el hombre ha ido desarrollando distintos mecanismos de regulación social, ha quedado claro que la sexualidad humana difiere de la de los animales; se halla sometida a normas, más allá de que éstas sean violadas o no, que dan cuenta de una evidente prohibición, aún cuando ésta sea informe.

    La transgresión organiza la continuidad natural del instinto al estar enmarcada en el orden establecido por la institución del trabajo y en el uso de la misma radica el placer erótico. El intercambio erótico es esencialmente transgresivo. El goce sexual pleno lleva implícita la evidencia de una transgresión que deviene en el sentimiento de libertad que acompaña a ese goce. La esencia del erotismo se da en la asociación inevitable del placer sexual con lo prohibido (y en este caso prohibido, entendido como algo fuera de las regulaciones, por un motivo práctico, no como algo sucio, por una motivación moral. Eso de ver al sexo crudo como “sucio” o “malo” tiene un origen más bien religioso).

    Los que experimentan emociones furtivas no son vulnerables a la experiencia interior sensible que se necesita para vivir la vivencia erótica. Sucede lo mismo con aquellos que al concebir a la prohibición como ajena a sí mismos, admiten una relación de subordinación con respecto a las figuras de autoridad que encarnan la prohibición. Para Bataille, “la experiencia interior del hombre se da en el mismo instante en que, rompiendo la crisálida, toma conciencia de desgarrarse él mismo y no la resistencia que se le opondría desde afuera” .

    Pienso que la decisión de ver pornografía, es, precisamente, la utilización de una, talvez simple, sí,burda, incluso, si se quiere hilarante herramienta para,”ayudar a la mujer a deshinhibir esa sexualidad represada”, o al hombre, claro. Es un vehículo transgresivo como cualquier otro, es el asumir ese riesgo de “desgarrarse” a uno mismo y es una decisión que requiere coraje (sobre todo para una mujer) y que vale la pena, porque permite el goce libre de la experiencia erótica (como cualquier otro vehículo).

    ¿Es la pornografía NECESARIA para disfrutar el sexo? No, obvio, tampoco se puede negar que puede llegar a extremos nocivos, como la adicción (en igual medida que cualquier otra cosa que cause placer, como la droga, la comida, el alcohol, los juegos de video, el juego, la internet…la lilsta es larga), la denigración o incluso el abuso cuando no proviene de actos consensuados; pero ese ya es otro tema.

    En fin…sí, Eduardo Varas se ha reinvindicado y ya no esconde la pornografía. La guarda en un cajón, igual que sus calzoncillos, un cajón que cualquiera puede abrir y sonrojarse o escandalizarse si así lo quiere, pero ese ya será problema de quien se sonroje y no de Eduardo Varas, jejeje.

  16. La prohibición sexual va incluida, inicialmente, en la división del tiempo. El trabajo se opone a la actividad sexual, porque a quien trabaja le está vedada la entrega desbordante a sus impulsos sexuales. A medida que el hombre ha ido desarrollando distintos mecanismos de regulación social, ha quedado claro que la sexualidad humana difiere de la de los animales; se halla sometida a normas, más allá de que éstas sean violadas o no, que dan cuenta de una evidente prohibición, aún cuando ésta sea informe.

    La transgresión organiza la continuidad natural del instinto al estar enmarcada en el orden establecido por la institución del trabajo y en el uso de la misma radica el placer erótico. El intercambio erótico es esencialmente transgresivo. El goce sexual pleno lleva implícita la evidencia de una transgresión que deviene en el sentimiento de libertad que acompaña a ese goce. La esencia del erotismo se da en la asociación inevitable del placer sexual con lo prohibido (y en este caso prohibido, entendido como algo fuera de las regulaciones, por un motivo práctico, no como algo sucio, por una motivación moral. Eso de ver al sexo crudo como “sucio” o “malo” tiene un origen más bien religioso).

    Los que experimentan emociones furtivas no son vulnerables a la experiencia interior sensible que se necesita para vivir la vivencia erótica. Sucede lo mismo con aquellos que al concebir a la prohibición como ajena a sí mismos, admiten una relación de subordinación con respecto a las figuras de autoridad que encarnan la prohibición. Para Bataille, “la experiencia interior del hombre se da en el mismo instante en que, rompiendo la crisálida, toma conciencia de desgarrarse él mismo y no la resistencia que se le opondría desde afuera” .

    Pienso que la decisión de ver pornografía, es, precisamente, la utilización de una, talvez simple, sí,burda, incluso, si se quiere hilarante herramienta para,”ayudar a la mujer a deshinhibir esa sexualidad represada”, o al hombre, claro. Es un vehículo transgresivo como cualquier otro, es el asumir ese riesgo de “desgarrarse” a uno mismo y es una decisión que requiere coraje (sobre todo para una mujer) y que vale la pena, porque permite el goce libre de la experiencia erótica (como cualquier otro vehículo).

    ¿Es la pornografía NECESARIA para disfrutar el sexo? No, obvio, tampoco se puede negar que puede llegar a extremos nocivos, como la adicción (en igual medida que cualquier otra cosa que cause placer, como la droga, la comida, el alcohol, los juegos de video, el juego, la internet…la lilsta es larga), la denigración o incluso el abuso cuando no proviene de actos consensuados; pero ese ya es otro tema.

    En fin…sí, Eduardo Varas se ha reinvindicado y ya no esconde la pornografía. La guarda en un cajón, igual que sus calzoncillos, un cajón que cualquiera puede abrir y sonrojarse o escandalizarse si así lo quiere, pero ese ya será problema de quien se sonroje y no de Eduardo Varas, jejeje.

  17. Querido Varas: Te mando esta invitación que acaba de llegarme, y que por este post me resulta más que oportuna. Abrazos.

    Estimados amigos:

    Para la próxima actualización de laFuga.cl nos encontramos preparando un dossier sobre cine y pornografía que tiene por buscar una definición sobre “lo pornográfico”, como difundir y analizar filmes que pertenezcan, se acerquen o problematicen el género. Dentro de las líneas posibles de análisis, se incluyen:

    – Revisión histórica del cine pornográfico
    – Análisis críticos de películas pertenecientes al género pornográfico
    – Filmes de vanguardia/post- vanguardia que utilicen lo pornográfico
    – Estéticas y politicas de la transgresión
    – Umbrales de lo pornográfico
    – La domesticación de la violencia y la pornografía
    – Pornografía e internet
    – Pornografía y género
    – Pornografía y política
    – Espectador y pornografía
    – La estética amateur
    – Reseñas de libros sobre pornografía
    – Revisión/actualización bibliográfica sobre lo pornográfica

    Por supuesto, la convocatoria también está abierta para artículos, ensayos, monografías, reseñas, entrevistas para nuestras secciones de carácter general.

    Extensión y características
    3 a 8 páginas
    Times 12
    Fecha de recepción: 20 de enero

    Saludos y felices fiestas

    Iván Pinto
    Editor http://lafuga.cl

  18. Querido Varas: Te mando esta invitación que acaba de llegarme, y que por este post me resulta más que oportuna. Abrazos.

    Estimados amigos:

    Para la próxima actualización de laFuga.cl nos encontramos preparando un dossier sobre cine y pornografía que tiene por buscar una definición sobre “lo pornográfico”, como difundir y analizar filmes que pertenezcan, se acerquen o problematicen el género. Dentro de las líneas posibles de análisis, se incluyen:

    – Revisión histórica del cine pornográfico
    – Análisis críticos de películas pertenecientes al género pornográfico
    – Filmes de vanguardia/post- vanguardia que utilicen lo pornográfico
    – Estéticas y politicas de la transgresión
    – Umbrales de lo pornográfico
    – La domesticación de la violencia y la pornografía
    – Pornografía e internet
    – Pornografía y género
    – Pornografía y política
    – Espectador y pornografía
    – La estética amateur
    – Reseñas de libros sobre pornografía
    – Revisión/actualización bibliográfica sobre lo pornográfica

    Por supuesto, la convocatoria también está abierta para artículos, ensayos, monografías, reseñas, entrevistas para nuestras secciones de carácter general.

    Extensión y características
    3 a 8 páginas
    Times 12
    Fecha de recepción: 20 de enero

    Saludos y felices fiestas

    Iván Pinto
    Editor http://lafuga.cl

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s