El otoño del patriarca

Sin categoría
imagen tomada de eluniverso.com

Muchos dirán en este momento que con la muerte del ex presidente León Febres Cordero se cierra un capítulo oscuro del país. Otros dirán que se termina el último gran mandatario del país. Hay opciones y precisiones. Que se murió la única esperanza del país, que se murió antes de un juicio justo. Indicadores de la dualidad alrededor de la figura de ese personaje que en su verdadera dimensión creo que jamás podrá ser contemplado.

No voy a hacer la semblanza del ex presidente, ex alcalde, ex diputado del país. No es mi deber, ni me da la gana. No creo que haya sido el que salvó al país de nada, tampoco el que lo terminó hundiendo. Una persona no tiene esa capacidad, peor en un país como este. Pero bueno, alguien siempre creerá tener la razón. Lo cierto es que en ese Gobierno se irrespetaron derechos humanos, se mató a gente por su militancia (en búsqueda de crear un movimiento de guerrilla en el país y que León y sus seguidores han sostenido abiertamente como su mayor logro: el “detener la violencia”), a niños confundidos con criminales, por ejemplo… la represión es también materia de los medios de la época, torturas y etc. Y de seguro más cosas que no voy a precisar ahora; insisto, no me da la gana.

Para algunos es el artífice de la salvación de Guayaquil (y hay que certificar que la suciedad de la ciudad era impresionante y él fue el que dirigió el aparente cambió a otra cosa, al menos con menos basura visible en las calles), para otros, simplemente alguien que hizo su trabajo dentro de sus creencias. Un ser que respiraba autoritarismo y que intimidaba. Recuerdo las veces que me tocó ir a su casa para algunas de sus ruedas de prensa y estar ahí, en medio de esos Simba de peluche que tenía en toda la sala y escucharlo. Nunca le pregunté nada, me bastaba con escucharlo hablar. No porque le tuviera miedo, sino porque sabía que estaba ante alguien capaz de dividir las aguas entre seguidores y detractores… y eso reviste de silencio a uno.

No creo en él como un gran Presidente, pero fue uno y eso le acarrea honores de ley…

Y ahora, cuando veo esto, recuerdo las palabras de alguien que lo conoció y que hace poco me contó la historia de la última vez que lo vio, cuando se acababa la dictadura y volvíamos a la democracia. “León estaba fuera de sí, vociferaba, decía que ahora se venían los comunistas, que estos Roldós, Borja, Hurtado… no querían nada más que traer un mundo que no es el que él veía como el posible. Él gritaba, golpeaba la mesa y repetía que alguien tenía que hacer algo, y si nadie se ponía los huevos para eso, pues él lo iba a hacer… Tres semanas después renunció a su trabajo y se lanzó de candidato a diputado… ganó y empezó a hacer lo que él creía”, me dijeron…

De seguro que murió convencido de que hizo algo de valor… y que quizás no fue lo suficientemente necesario, tomando el cuenta el vuelco a la izquierda de toda la zona… No sé, no es momento de lanzar definiciones. Lo único que puedo decir es que murió en su ley y como fiel representante de lo que es cualquier gobernador exagerado, pudo ver cómo se fue quedando solo y falleció con esa sensación. Y ahora creo que nada se cierra, sino que algo empieza, y hay que ver cuánto durará.

15 comentarios en “El otoño del patriarca

  1. Jueves 11, casi a las 9 de la noche, cientos de personas afuera de la clínica donde León padecía, cantando y rezando por su salud. Era la tercera vigilia de la semana. El enfermo, conmovido, pide a sus acompañantes que muevan su cama hasta la ventana para poder saludar a sus seguidores. La gente lo ve asomarse con la muerte tatuada en el rostro, una foto registra el momento en que alza su mano y saluda. Afuera más rezos y más canciones.

    ¿Cómo puede álguien que provoca estas pasiones morir sintiéndose sólo?

    Saludos..

  2. Jueves 11, casi a las 9 de la noche, cientos de personas afuera de la clínica donde León padecía, cantando y rezando por su salud. Era la tercera vigilia de la semana. El enfermo, conmovido, pide a sus acompañantes que muevan su cama hasta la ventana para poder saludar a sus seguidores. La gente lo ve asomarse con la muerte tatuada en el rostro, una foto registra el momento en que alza su mano y saluda. Afuera más rezos y más canciones.

    ¿Cómo puede álguien que provoca estas pasiones morir sintiéndose sólo?

    Saludos..

  3. Estimado Henry… Soledad política, de eso estoy hablando… Incluso en función de la anécdota que revelo en el post…

    Partidarios tiene y muchos… pero yo no quiero caer en ninguna precisión fanática sobre el tema, insisto.

    Pero lo que para él fue lucha simplemente se desvaneción. Él fue testigo de cómo el PSC dejó de tener el poder que supuso tener por los manejos que él mismo prodigó…

    A esa soledad me refiero…

    Y esa es la peor de todas.

    Gracias por la visita

  4. Estimado Henry… Soledad política, de eso estoy hablando… Incluso en función de la anécdota que revelo en el post…

    Partidarios tiene y muchos… pero yo no quiero caer en ninguna precisión fanática sobre el tema, insisto.

    Pero lo que para él fue lucha simplemente se desvaneción. Él fue testigo de cómo el PSC dejó de tener el poder que supuso tener por los manejos que él mismo prodigó…

    A esa soledad me refiero…

    Y esa es la peor de todas.

    Gracias por la visita

  5. Supongo que para los guayaquileños de una u otra manera es una figura loable por los cambios que realizó en la ciudad. Personalmente, siendo de Cuenca, no puedo dejar de pensar en los desaparecidos, en la impunidad en la que murió, en sus pulmones deshechos, en su acento de cowboy cuando hablaba en inglés, y en su apodo “dueño del país”.

    1. no puedo juzgar a los detractores del Ing LEON FEBRES CORDERO porque para las gentes libres me gusta la democracia ante ante nada. Lo que si voy a hacer es CRITICAR a quellos que pienso estan ofendiendo al Lider Guayaquileno en el sentido en que creo que son unos RESENTIDOS SOCIALES Y LOS COME CUENTO de toda las INFAMIAS, historias e historietas forjadas precisamente por aquellos que LEON persiguio como ENEMIGOS DE GUAYAQUIL Y FISCAL DEL PUEBLO, que dicho sea de paso, que fue LA MISION para la cual, los los ecuatorianos LIBRES Y NO PROFESIONALES DE LA POLITICA, elegimos al que pensamos fue EL MEJOR LIDER DE LOS ULTIMOS 40 ANOS DEL SIGLO 20!

  6. Supongo que para los guayaquileños de una u otra manera es una figura loable por los cambios que realizó en la ciudad. Personalmente, siendo de Cuenca, no puedo dejar de pensar en los desaparecidos, en la impunidad en la que murió, en sus pulmones deshechos, en su acento de cowboy cuando hablaba en inglés, y en su apodo “dueño del país”.

  7. Silvi, tienes razón con eso…y dentro de esa perspectiva (que no es compartida por todos en Guayaquil, pero no puede ser eludida por ninguno), se centra la base de una ‘contra’ y distancia impresionante en el país.

    un abrazo

  8. Silvi, tienes razón con eso…y dentro de esa perspectiva (que no es compartida por todos en Guayaquil, pero no puede ser eludida por ninguno), se centra la base de una ‘contra’ y distancia impresionante en el país.

    un abrazo

  9. no creo que haya muerto en su ley, fue todo lo contrario.
    a mi me entristece, debió haber sido enjuiciado y condenado, entonces si podía irse y la historia hubiera tenido un final, ahora queda un mal sabor de boca, con el murió esa esperanza.

  10. no creo que haya muerto en su ley, fue todo lo contrario.
    a mi me entristece, debió haber sido enjuiciado y condenado, entonces si podía irse y la historia hubiera tenido un final, ahora queda un mal sabor de boca, con el murió esa esperanza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s