El dilema de los festivales

Leonardo Valencia


imagen tomada de grupobusetadepapel.blogspot.com

El turno de los libros, de los que hay acá, de lo que pasa acá. El problema estalla cuando te preguntas si no será que todo esto se estará usando como plataforma política. No hay una respuesta clara, aunque sí supones, como lo puede hacer cualquier. Claro, suponer puede ser visto como un acto de injusticia, como si los prejuicios (o juicios previos) fuesen malos de por sí. Al final todo el mundo juega a eso, establece normas para pensar y vivir, lo que les da categorías y las acomoda a su visión de mundo, a su prejuicio.

Por ejemplo, cuando un Gobierno lanza cadenas nacionales o comerciales en televisión, en horario estelar, acusando de terroristas a algunas personas en contra de su ideología, con música tétrica y colores rojos… está mal, muy mal. Cuando otro Gobierno hace cadenas en horarios estelares acusando de atentar contra el Presidente a jóvenes estudiantes universitarios que están en contra de su ideología o forma de ver el mundo, eso está bien… Muy bien, hay que aplaudirlo. Desde luego, de eso se trata el mundo actual: ahora en este momento se miran mejor las cosas porque sí. Punto.

El asunto lo he conversado con algunas personas, gente dedicada a la Literatura, desde luego, que es lo que me incumbe. Ecuador es el país invitado a la Feria Internacional del Libro en Venezuela, que se llevará a cabo del 7 al 16 de noviembre. El blog de Buseta de Papel incluyen parte del comunicado del Ministerio de Cultura: “(…)una delegación conformada por 100 escritores y artistas ecuatorianos participará en la Feria Internacional del Libro de Venezuela (IV Filven 2008) (…) Ecuador será el centro de la Feria, que se calcula recibe la visita diaria de por lo menos 200 mil personas. El Ministro de Cultura del Ecuador, acompañará a la delegación de artistas ecuatorianos que en su mayoría parten el 6 de noviembre hacia Venezuela, en una iniciativa sin precedentes ante lo numerosa y representativa de la delegación ecuatoriana que serán nuestros embajadores culturales en el hermano país. Ecuador como País Invitado de Honor dispone de un pabellón donde expondrá su cultura, música, producción literaria y gastronomía. Simultáneamente, en lugar donde se realizará la Feria se han dispuesto 5 salas, en las que se desarrollará una programación que involucra a los escritores de las delegaciones presentes quienes ofrecerán conversatorios, recitales, foros, presentación de sus obras, y más. Estas 5 salas llevaran los nombres de destacados personajes ecuatorianos como son: Antonio José de Sucre, Jorge Enrique Adoum, César Dávila Andrade, Alfonso Cuesta y Manuela Sáenz. Además, a la de la delegación de 70 escritores que viajará a Caracas, se sumarán músicos, bailarines, teatreros y pintores ecuatorianos”.

imagen tomada de eitb24.com


No me voy a poner a reclamar que por primera vez, con importancia, se le dé a la literatura del país un espacio en otro lugar. Tampoco quiero caer en una contra sin cabeza. Sin embargo, de los cinco nombres planteados para las salas, 2 son evidentes referencias a esta conciencia bolivariana bajo la cual se signa la manera de hacer país en algunas naciones de la región. No es que está mal, pueden llamarlas como les dé la gana. Pero desde ahí, cualquier intento de hacer o generar una percepción literaria simplemente se diluye. ¿Por qué? Porque la literatura, como cualquier arte, debe, va y conseguirá subvertir algo y eso, desde cualquier óptica, el poder no lo podrá resistir ni permitir. Cualquier intento por hacerlo, significará la reducción del artista, del escritor… o si es posible, la inteligencia del autor para burlar esos caminos y lograr obras valederas… pero esa es la excepción de la regla.

Creo, por experiencia, que cualquier intento de esos debe ser visto con cautela. Desde luego, en Ecuador la situación no es la mejor y entiendo y acepto que el Estado deba dar ayudas y auspicios, pero con el compromiso de la total libertad del creador… eso es lo único que no se negocia. ¿Por ese camino va el Ministerio de Cultura del Ecuador? Espero que no, me da la impresión que no en ciertas instancias y que en otras sí, como por ejemplo en el caso de la FILVEN 2008 (caso contrario, por cierto, el libro “Criaturas abandonadas”, que presentaron hace poco y cuyo autor se me escapa)…

Leonardo Valencia ha escrito un artículo en dos partes con una reflexión sobre esta feria (que pueden leer aquí y aquí), en los que intenta desentrañar el rol del escritor en estas circunstancias. ¿Cuál es el rol? Pues el que debe hacer cada uno según sus criterios. Y el mío funciona de esa manera. No creo en el compromiso como una herramienta de trabajo literario, pero sí como instrumento de vida. Y no es que ambas cosas sean distintas, pero tienen sus características obvias y que las distancia. Escribe Leonardo en su blog una frase de Gao Xingjian: “Cuando uno se libera de lo que llaman «patria», logra un cierto distanciamiento que le permite escribir con mayor serenidad sobre ella. La civilización china fluye por mis venas y no tengo necesidad de colgarme ninguna etiqueta que lo acredite; en mi caso, ya he hecho inventario de los aspectos positivos y negativos de la cultura tradicional china. Lo importante para un escritor es mantenerse por encima de las cosas del mundo, y no vender la herencia de sus antepasados para ganarse la vida con su labor creativa. Además, la profesión de la literatura reposa siempre en el individuo: no es un servicio de bienestar público que dependa, para su realización, del esfuerzo conjunto de todos los componentes de la sociedad, incluido el gobierno; por el contrario, la interferencia de la voluntad colectiva, adopte la forma que sea, sólo puede perjudicarla. El escritor no es representante de una cultura nacional ni portavoz de las masas: si por desgracia se convirtiese en alguna de las dos cosas, acabaría perdiendo su propia identidad”.

Leonardo Valencia, imagen tomada de narrativadeyolanda.blogspot.com

Perder su identidad… Alguien me contó que cuando el Ministro Mora, el de Cultura, presentó el proyecto de la Feria del Libro que se hará en el país, a fines de este mes (y con 48 escritores invitados), habló de que habían entregado dinero a las editoriales para reactivar la publicación de libros. ¿Fue así que lo dijo? No lo sé, no estuve ahí y ningún medio lo ha publicado. Pero de ser así: ¿Qué exactamente significa eso? No sé… “estatizar las editoriales”, “la publicación regida por dineros del Estado”, “definición de temáticas”… No lo sé y no quiero pensarlo por ahora.

2 comentarios en “El dilema de los festivales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s