Episodio IV: A new hope

imagen tomada de europapress.es

Todo empieza de nuevo. Ahora todo el mundo estará hablando del nuevo Presidente de Estados Unidos. ¿Un negro (afroamericano, se dice para no ser grosero) de Presidente, con nombre que remite a musulmanes? Wind of change, parece. No sé por qué uno se emociona, es que ya todo parece que debe ser distinto. Por eso vale decir: ¡Salud! Algo nace, en el medio de dos soles, dos polarizaciones, pero algo supone una nueva posibilidad.

Porque, ¿se puede caer más bajo luego de W.? No sé ustedes, pero no podría echarle la culpa de los males de la humanidad a un conglomerado humano. Yo no podría. Malos gobiernos existen en muchos lugares y malas estructuras también… aunque ahora estoy convencido que todo se reduce al manejo que hagas con el poder. Hoy, Estados Unidos tiene una de las economías más golpeadas del mundo… muchos de sus jóvenes en una guerra que sirve para mantener los intereses petroleros de unos cuantos… una salud que es un problema. El trabajo y el ahorro serán monedas duras, sin duda. Entonces, la nueva esperanza se abre, ¿no? Yo la tengo como la tengo con cualquier otro nuevo mandatario de algún país: ojalá que lo haga bien y no se debe llevar por un proyecto que no valga la pena.

Sigo siendo el mismo iluso de hace mucho tiempo.

imagen tomda de publico.es

Pero dentro de eso destaco algo que me suena a necesidad de transformación: los colegios electorales. Parte de mí me dice que los gringos padres de la patria cultivaron una democracia de unos pocos y eso debe acabarse. Otra parte me asegura que quizás el único camino posible sea ese, más que nada porque la gente no sabe por qué votar, vota con las entrañas, con el sentimiento (la pasión, entendida como algo positivo o negativo), con el corazón abierto para una esperanza que no surge desde lo racional. Sí, no sé si funciona o si es lo mejor. Pero sé que algo no funciona muy de cerca.

Y mientras hay una sensación de espasmo, yo vivo el horror cercano. La cruel definición de que un nuevo proceso de país significa que se rife (sí, con una tómbola y cantando los nombres) los puestos de los magistrados de la nueva Corte Nacional de Justicia… o que la Comisión que se ha instalado como Poder Legislativo, hasta nuevas elecciones (siendo de mayoría gobiernista) decida que no habrá un “pedazo de ella” dedicada a la Fiscalización, que será simplemente cuando el caso lo amerite y cuando lleguen informes o pedidos firmados por un número equis de asamblesitas que no resulta, ni de manera remota, la cifra de los representantes de oposición en lo que se llamará pronto Asamblea Nacional.

Por eso me quedo pensando en los colegios electorales, en que a lo mejor por ahí hay algo, porque esta democracia de muchos, que aquí veo, me suena a remiendo de todo lo anterior y no existe nada peor que decir: Ahora es mejor porque lo hago yo.

imagen tomada de elcomercio.com

No, mejor me calmo. No sé si sea lo mejor, dudo de esa idea de esperanza…

Anuncios

6 comentarios en “Episodio IV: A new hope

  1. El Colegio Electoral asegura que los Estados pequeños tengan, de alguna forma, algún peso en las elecciones. De no existir el Colegio Electoral, las elecciones generales serían decididas solamente por los Estados grandes con mucha población (TX, CA, NY). Ese es el espíritu al menos de su existencia…

  2. El Colegio Electoral asegura que los Estados pequeños tengan, de alguna forma, algún peso en las elecciones. De no existir el Colegio Electoral, las elecciones generales serían decididas solamente por los Estados grandes con mucha población (TX, CA, NY). Ese es el espíritu al menos de su existencia…

  3. La verdad no le he pensado mucho a esto del cambio en EE.UU. aunque ayer por twitter me daba cuenta que la gente seguía las elecciones casi con más expectativa que cuando votamos por la Constitución. Entiendo que la cultura y gobierno de los EE.UU. son de cualquier manera influyentes, y sin embargo, todavía no estoy tan segura de que las cosas vayan a cambiar radicalmente por el hecho de haber ganado Obama. Si en nuestro país que es modesto están en juego enormes intereses que se interponen entre el ciudadano y la ética, no puedo ni imaginarme todo lo que está en juego en el país del norte. Todavía hay un gran sector de neo anglos muy conservadores y puritanos, que defenderán lo suyo con uñas y dientes. ¿Cuáles crees tú que sean las principales diferencias a partir de Obama?

  4. La verdad no le he pensado mucho a esto del cambio en EE.UU. aunque ayer por twitter me daba cuenta que la gente seguía las elecciones casi con más expectativa que cuando votamos por la Constitución. Entiendo que la cultura y gobierno de los EE.UU. son de cualquier manera influyentes, y sin embargo, todavía no estoy tan segura de que las cosas vayan a cambiar radicalmente por el hecho de haber ganado Obama. Si en nuestro país que es modesto están en juego enormes intereses que se interponen entre el ciudadano y la ética, no puedo ni imaginarme todo lo que está en juego en el país del norte. Todavía hay un gran sector de neo anglos muy conservadores y puritanos, que defenderán lo suyo con uñas y dientes. ¿Cuáles crees tú que sean las principales diferencias a partir de Obama?

  5. Lo que cultivaron los gringos padres de hecho es excelente. La idea de una democracia republicana es la de establecer un punto medio entre el empoderamiento de las élites (oligarquía) y el de la muchedumbre babeante (turbocracia). A mí me parece que en teoría es lo más justo. Aunque podría ser mejor desde luego. (Por mi parte yo no me trago el cuentito de que cualquiera debe poder gobernar. No.)

    En otro tema, eso de llamar a los negros afroamericanos es una de las demostraciones más lamentables de condescendiente corrección política que hay. Es estúpido, absurdo. Además Obama ni siquiera es negro. Es mulato de hecho.

  6. Lo que cultivaron los gringos padres de hecho es excelente. La idea de una democracia republicana es la de establecer un punto medio entre el empoderamiento de las élites (oligarquía) y el de la muchedumbre babeante (turbocracia). A mí me parece que en teoría es lo más justo. Aunque podría ser mejor desde luego. (Por mi parte yo no me trago el cuentito de que cualquiera debe poder gobernar. No.)

    En otro tema, eso de llamar a los negros afroamericanos es una de las demostraciones más lamentables de condescendiente corrección política que hay. Es estúpido, absurdo. Además Obama ni siquiera es negro. Es mulato de hecho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s