Las conversaciones sinuosas

Ricardo Piglia
imagen tomada de elpais.com
En el blog El boomeran(g) hay ciertos ‘apartados extras’ que resultan ser un deleite, más allá de los blogs de Marcelo Figueras, Edmundo Paz Soldán y Jean Francois Fogel. Conversaciones entre creadores, abriendo la posibilidad de la reflexión literaria, que no es más que una visión de mundo que se centra en las letras. Esta vez es el turno en la revista Quórum del gran Ricardo Piglia junto a Sergio Ramírez, quienes hablan del cuento, de lo que es escribir y cierta relación con el poder.

Lo que intento ahora es precisar algunas de las frases que por ahí saltan e invitarlos a revisar esas intervenciones. Más que nada por una necesidad de que alguien salte por el artículo y lo lea, que esas cosas no matan y hacen bien.

imagen tomada de elpais.com

Ramírez, ex vicepresidente nicaragüense, comenta, entre varias cosas, sobre la relación del poder con el ser humano (y por ende el acto creador): “El poder es una fuerza arbitraria, disolvente, que golpea con el puño y que, cuando golpea, desbarajusta todas las fichas del tablero”. Es probable que hable de su experiencia cercana, de la lucha contra Somoza y su llegada al poder con los sandinistas. Y dentro de esas circunstancias uno puede anteponer la supuesta inmovilidad de la literatura con una vida de aventuras. Piglia pronuncia la oración precisa para referirse al absurdo de lo calmo: “…el mundo literario, que es muy intenso, no es antagónico con la vida”.

Y así salta la lista de varios escritores que fundieron la certeza literaria con una consecuencia en vida: Sarmiento, Martí, Walsh… (yo incluiría a Olmedo y Montalvo en esto, aunque su compromiso haya sido no tanto desde la militancia – sí, desde la opinión- con mis reparos en Olmedo). Es esa conversación, ese planteamiento sobre el poder el que va determinando mucho de lo que se supone es la narrativa de este lado del planeta. Porque, ¿qué es América Latina más que un espacio para una constante pugna? Además, ¿no es el poder el germen o lo que hay detrás de toda historia?

imagen tomada de elboomeran.com

“Y es uno de los grandes temas, sobre todo en la novela. Los poetas trabajan de otra manera, captan de otra manera pero, para la construcción de narraciones, las relaciones de poder son ejes claves (…) La novela tiene mucho de épica y, en América Latina, la épica está ligada a la política y al mundo del delito. La vida cotidiana sigue siendo uno de los grandes temas pero siempre tiene que haber algo de épica, aunque a veces falta en la novela actual”, confiesa Piglia.

imagen tomada de blogmentario.com

Entonces el poder como germen y estructura, la visión inclemente ante el poder, la necesidad de verlo todo desde esa dimensión, o a partir de la contraria. Sospecho hay algo de eso en la literatura, en hacer literatura, sin darle la categoría meritoria o de heroína que no tiene. Una simplemente la hace y ya. Eso sí, las situaciones se dan, se repiten de cierta manera y eso que me arrebata, que supone para mí un placer está en saber que los exilios se siguen dando, pero lo político es lo menos importante: “O el caso de Manuel Puig que no soportó la vida literaria de Buenos Aires, por demasiado libresca y cerrada, respecto a la riqueza que encontraba en la cultura popular –el cine, etc.- Puig no tenía ninguno de los rasgos visibles de las marcas borgianas, que caracterizaban a los escritores argentinos y nunca encontró su lugar”, y Piglia abre el abanico que no se cierra con la lectura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s