I can’t see I can’t see I’m going blind…

Sin categoría
imagen tomada de blogdecine.com
No se trata de hablar de la adaptación, porque así se distrae la atención de la obra. Fernando Meirelles es un cineasta cuyos trabajo disfruto verlos en el cine. Hay cierto compromiso que el tipo tiene con la integridad de sus personajes, aún en las situaciones más denigrantes o extremas (eso también le gusta) y su “Ceguera” (“Blindness”, basada en la novela de José Saramago, “Ensayo sobre la ceguera”) trata de manifestar ensayar lo que el ser humano es capaz de hacer en casos extremos.

La palabra que se me ocurre es “notable”. “Control”, además. Hay una dureza en las imágenes, en lo crudo que puede ser el relato dentro de un campo de concentración, en lo atinado de cada una de las reacciones. El trabajo de Meirelles se nota en el ritmo que le impone a la obra y en el hecho que de por sí, si bien en el relato que hay detrás de esa crisis de ceguera y de la única persona que puede ver, es una historia coral, la humanidad se desviste o al menos se cree que esa es la humanidad descrita, se abre se cierra y se vuelve a abrir. Por eso el elenco es de varios países: Estados Unidos, México, Japón y Brasil, y de distintas edades, que incluye a Julianna Moore (que aún mal maquillada e iluminada se ve ehermosa), Mark Ruffallo (un gran actor de segunda) y Alice Braga, entre otros. La metonimia, lo certero y masivo para hablar de un momento escabroso.

Meirelles crea con la excusa de una historia sobre una epidemia inexplicable, que a todos los seres termina por atacar (salvo por la mujer del oftalmólogo), una obra moral, pero carente de moralina. No se trata de buenos y malos (“Todos somos ciegos, no somos buenos ni malos”, dice Gael García, en su rol de “antagonista”, quizás uno de los más impactates, concisos y contundentes que haya hecho), se trata de circunstancias, de qué hacer en las distintas circunstancias. En el campo de concetración se han dividido en pabellones, cada uno de ellos se rige de cierta manera, se intenta manifestar de alguna forma, hasta que ya son muchos y estallan las dificultades. Un pabellón, por ejemplo, decide apropiarse de la comida de todo el recinto y pide a cambio las mujeres de las otras habitaciones para entregar las raciones (no estoy contanto nada con eso). Uno puede desarrollar empatías, simpatías, odios, coincidencias (de eso se trata cuando la historia se encuadra y se centra en un grupo particular de personajes), pero eso no es suficiente, eso no es justo, no es excusa. Es lo que nos plantea Meirelles, lo que queda dando vueltas a la salida del cine: ¿qué nos hace buenos?

El personaje del narrador, porque hay uno, es Danny Glover y tiene esa conciencia superior. Al ser ciegos, al no poder vernos ni tener en cuenta muchos de los elementos que sirven para los prejuicios, ¿por qué sigue existiendo lo negativo? Por eso, cuando él está en la sala, en medio de la felicidad de muchos… se detiene, lo sabe… ¿qué hay después de eso?

Más allá de la realización, que nunca desentona (cuando se muestra la blanquinosa ceguera es simplemente mágico, o los homenajes de pintores como Rembrandt o Piete Brueghel), que te mantiene en suspenso (gran mérito narrativo), está la historia, que sucede en nowhere land, que nos cuenta todo, que nos neutraliza, que nos convoca. El director sabe contar historias (y ya lo ha demostrado con sus anteriores filmes “Ciudad de Dios” y “El jardinero fiel”) y ha sabido mantener cierta independencia sensible, a pesar de trabajar en producciones costosas, pastiches de empresas de varios países (un mal peor que el que suponen muchos debe ser Hollywood). y en ese saber ‘contra historias’ está la fuerza del filme, en el que, en definitiva, todo se centra en el ojo con el que se mira.

Y esto, si bien no soy fan de Saramago, vaya que uno puede sentir muchas cosas cuando se ve amor entre dos personas y sus obras, en este caso Meirelles y el autor de la novela…

4 comentarios en “I can’t see I can’t see I’m going blind…

  1. me parecio buena la pelicula. no se ustedes, pero no veo el objeto de seguir comiendo y viviendo para estar en una situacion asi. tal vez es mejor morir antes pero al menos sin tanta infelicidad…

  2. me parecio buena la pelicula. no se ustedes, pero no veo el objeto de seguir comiendo y viviendo para estar en una situacion asi. tal vez es mejor morir antes pero al menos sin tanta infelicidad…

  3. La felicidad que envuelve a Saramago no tiene igual. Nunca he visto a hombre más feliz en mi vida…!!!
    (Estos escritores)

  4. La felicidad que envuelve a Saramago no tiene igual. Nunca he visto a hombre más feliz en mi vida…!!!
    (Estos escritores)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s