El espía checo

Sin categoría
imagen tomada de revistaenie.clarin.com
Ahora hay una necesidad de descubrir el pasado intrínseco, lo que está atrás una realidad que muchas veces tiene sentido en medio de elucubraciones. Ya pasó con Günter Grass, ya se dijo que fue parte de las juventudes de la SS. Ahora le tocó a Milan Kundera, quien tuvo la semana pasada una de las más difíciles de su vida, cuando un se reveló un documento policial en el que lo citan como el denunciante de un joven disidente, Miroslav Dvoracek, de haber escapado del ejército, por lo que fue condenado a 22 años de prisión, tiempo que habría cumplido en uno de los peores campos de concentración en la entonces Checoslovaquia. Él lo negó, de inmediato, pero creo que eso no resultó suficiente.

El salto inmediato, sobre todo por esa supuesta colaboración de Kundera con el régimen comunista. Dudas de la noticia, pero hay un documento y no sabes qué hacer. Kundera el espía, ¿otro intento por acabar a los grandes? Suena demasiado y hasta ridículo así. Lo es, es ridículo. De ser cierto sería un golpe terrible a alguien que a más de escribir también llevó adelante una suerte de conciencia prolibertaria y disidente (algo que se puede oler en las tapas de sus obras) y sólo con sembrar la duda, se cae en la decepción. Kundera había sido un ferviente comunista, hasta la invasión de los soviéticos a Checoslovaqui, cuando sus obras fueron prohibidas y las libertades seccionadas. Luego saldría de su país y se instalaría en Francia, donde obtuvo la nacionalidad francesa.

La institución que reveló los documentos fue el Estudio de los Regímenes Totalitarios de la República Checa (USTRCR). A dos días del hecho apareció una declaración que exculpaba a Kundera (cita textual de una nota publicada en la página web de la Revista ñ): “El lunes de esta semana una institución patrocinada por el gobierno checo reveló un documento escrito por la policía comunista checa que afirmaba que el escritor habría informado sobre un supuesto espía occidental en los años 50. Algo que Kundera negó inmediatamente. Aquella denuncia la realizó Miroslav Dlask y no Kundera, según el historiador de la Literatura Zdenek Pesata, que vivió de cerca aquellos acontecimientos. “Miroslav Dlask se dirigió a mí con la información que su novia y futura esposa se encontró con un antiguo amigo, sobre el que sabía que huyó a Occidente y que seguramente volvió ilegalmente. Dlask me dijo que lo comunicó a la Policía”, dijo hoy Pesata a la agencia CTK. La versión de la delación de Kundera está basada en el testimonio de la checa Iva Militka y del acta policial, que recoge el nombre de Kundera como autor de la denuncia. El autor de La insoportable levedad del ser era en 1950 delegado de la residencia estudiantil de Praga donde iba a pernoctar Miroslav Dvoracek, detenido horas después y acusado de traición, por lo que fue condenado a 22 años de prisión, de los que cumplió 14. Dlask, que luego contrajo matrimonio con Militka y que murió a mediados de los años 90, era entonces estudiante de Filosofía en la Universidad Carolina y supuestamente quería protegerla, según Pesata”.

imagen tomada de elboomeran.com

Aún así, la duda está sembrada. El documento policial no contiene firma de Kundera, pero tiene su nombre, suficiente para crear pensamientos que no llevan a claridad alguna. Intelectuales y escritores, como Fernando Arrabal o Michel Houellebecq, han firmado un comunicado público en el que dicen: “¿Hasta cuándo la calumnia se alzará indeleble? ¿Hasta cuándo los carroñeros salpicarán con su propia ignominia a los solitarios? ¿Hasta cuándo la frontera entre vida privada y dominio público será ‘napalmizada’? (…) ¿Hasta cuándo los violadores del indispensable secreto de nuestras vidas se cebarán en las letrinas de la historia? (…) ¿Hasta cuándo los exterminadores del matiz entre la obra y su autor continuarán agarrotando? ¿Hasta cuándo la víctima será cubierta de escupitajos y clavada en la picota?…”. Supongo que será hasta que algo tenga sentido. Y hoy sigo pensando que algo existe, que algo hay que no entiendo.

imagen tomada de chss.montclair.edu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s