Have you seen the little piggies…

David Foster Wallace
La revista Hermanocerdo, en su edición 21, anda dando vueltas por ahí desde hace un tiempito. Es absolutamente recomendables, así que no haría mal a nadie pegarse una visita a la página web de los amigos cerdos.
imagen tomada de hermanocerdo.anarchyweb.org

Pero no puedo dejar de pasar este post para recomendar tres textos que me parecieron alucinantes. Cortos y contundentes. En “Fisiología, esperanza y traición: El suicidio de David Wallace”, Javier Moreno desentraña a un autor a quien coloca en el ámbito del vigía y lo hace con pasión y pena. Escribe: “Tanto en sus crónicas como en sus ficciones nos advertía sin compasión de las amenazas que engrendraba nuestro desarrollo como sociedad, al tiempo que decía: No, esperen, no todo está perdido, podemos seguir, podemos encontrar una manera, es más, ahí está, es cuestión de pensar, de creer, de trabajar juntos, vamos, sin matarse, hay salidas, una para cada cual (…) El suicidio de Wallace, para mí, se siente como el fracaso repentino de una visión del mundo que compartía y apreciaba. Siento como si el guía experimentado, luego de señalar el abismo y decirnos que tengamos cuidado pero que no nos rindamos porque hay senderos seguros aquí y allá, saltara al hueco con premeditación y sin despedirse”… Lo más seguro de esto es que Wallace sufría de depresiones y quizás llegó a un punto que no quiso sufrir más… Es importante que lean la apertura de ese texto.

imagen tomada de hermanocerdo.anarchyweb.org

Pablo Muñoz desentraña el mundo que se desarrolló en los comic a raíz de ese trabajo de Alan Moore y Dave Gibbons, Watchmen, que pronto será estrenada en cine. Y lo hace con maestría (palabra que casi suena a burla, pero que me parece más precisa). Escribe: “Watchmen no es tanto la posibilidad de que los superhombres no ejerzan el bien, sino de que el bien tenga significados distintos para cada superhombre, de que el superhombre empiece a pensar en las distintas acepciones del término salvar el mundo. Adrian Veidt decide que lo mejor para el mundo (y para los superhéroes) es ser destruido. Se trata de la reflexión más potente del tebeo, en su conclusión: los superhéroes no son sino una serie de lógiccas narrativas que conllevan el caos y la destrucción, la violencia intrínseca”.

imagen tomada de hermanocerdo.anarchyweb.org

“La fotógrafa” es un cuento de Lea del Pozo que seduce por hacer de una sesión de fotos un juego de voyeurismo (¿no es esa la función del lector?) en el que un persona mira a otro y lo desprende de su pasado, como pasa al leerlo. Un gran cuento con buen ritmo y con un suspenso y desesperación que se agradece… aunque la historia no es sencilla, sino dura y de terror.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s