La zona muerta

La sexta edición del Festival de Cine Cero Latitud se inició el jueves pasado, en el Teatro Nacional de la Casa de la Cultura. Cine de Latinoamerica, con nombre y apellido, portentoso, con dinero y sin dinero. Al menos como espaico es algo que vale la pena apoyar, acercarse, verlo y apropiárselo. Pero eso no significa que el fanatismo deba reinar en el espectador, sin duda. Una película es buena o mala, sin importar el dinero que le han puesto o los bombos y premios que hay detrás de ella.

“La Zona”, filme de Rodrigo Plá, fue la apertura del Festival, y probablemente una decisión desacertada.

Pelicula LA ZONA | estreno 9 de Noviembre from lukas ochoa on Vimeo.

A pesar de sus premios, como en la Muestra de Venecia (si no me equivoco, un León de Oro como Ópera Prima), la película es un intento fallido de generar una narración cerrada y concreta. Se diluye demasiado, los personajes aparecen y resulta que no tienen mucha importancia y eso sí es una molestia. Da la impresión que es un trabajo coral, de múltilples personajes, pero no hay nada de eso, luego. Eso sí, tiene un gran final, tan grande que sobrepasa el desarrollo del conflicto.

Esta es la historia de uno de esos barrios burbuja, cerrados, con seguridad impresionante, hasta los dientes. Una noche hay un accidente que permite que uno de sus muros se caiga y entran tres ladrones, aprovechando el incidente. Algo sale mal, dos de ellos son aniquilados y el tercero consigue esconderse en “La Zona”, el nombre del barrio. Para evitar la intromisión de la policía (lo que significaría el fin de sus privilegios) deciden cazar al restante ellos mismos. Este, un joven de 16 años, se hace amigo de Alejandro, hijo del Presidente del Comité del Barrio y de inmediato sabemos que estamos ante el caldo de cultivo para algo trágico… siempre el fin de la inocencia suena a esa música.

imagen tomada de rodandocine.com

Ahora, uno puede pensar que escrito así está bien y no hay problema. Sin embargo la dificultad está cuando intentas una narración compleja siendo no necesaria. Rodrigo Plá copmete el error imperdonable de incluir imágenes cursis, obvias y demasiado “poéticas” (como una mariposa desvaneciéndose al posarse sobre uno de los cables de alta tensión que proteje las murallas de la zona) y escenas con diálogos que suenan a una obviedad absoluta, maniqueista, evidente, como si no supiéramos que 2 más 2 son 4. Eso le resta fortaleza a una película que decide hacer una crítica a cierta actitud social, provocada por la sensación de inseguirdad, y lo que por mantener esa sensación uno es capaz de hacer. Pero la historia no está ahí, la historia está en Alejandro, el hijo, él ve esete mundo que conoce como algo que está mal y quizás él debió ser la figura constante y no una construcción que aparece de repente y que concede el desenlace.

En esta parte del planeta existen muchas de estas urbanizaciones, barrios, que cortan calles, impiden el paso de gente que no pertenece al núcleo, que te vigilan con cámaras… todo en nombre de la seguridad. No resulta novedoso para nosotros. Y el error de “La Zona” está en mostrar como novedad aquello que no es; algo que incluso M Night Shaymalan mostrara con mayor maestría y manejo de recursos narrativos en “The Village”. Probablemente la novedad se dé en el extranjero (Europa y esas cosas), y si así pues estamos no ante una película, sino ante una necesidad de reconocimientos. No me extraña que haya ganado esos premios; así como no me extraña que la única razón por la cuál vemos a Maribel Verdú, un personaje español, con acento marcado, perdido en un barrio mexicano de esas características, es porque la película es una coproducción española…

imagen tomada de dublin.cervantes.es

Historia mal contada, pésimo montaje, diálogos y personajes tan fríos, parcos, corrupción que se manifiesta y no sirve para nada, sino para mostrar que seguimos siendo corruptos (y dirán que no podemos ignorar la realidad de latinoamerica y yo estoy de acuerdo con eso… siempre y cuando eso ofrezca un elemento importante a la narrativa de la obra que estamos viendo, y no sucede así en “La Zona”). Algo que está ahí, diluido, y no se llega a construir del todo.

Y si alguien está pensado que ganar un león en Venecia es importante… a esta altura del partido puedo decir que los premios no significan mucho en ciertas situaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s