Una realidad de 1600 asas

Uncategorized

imagen tomada de piedepagina.com

Eunice Shade apuesta por la evidencia de la fotografía, todo como una envolvente actividad de químicos, papeles, granos y certezas de un momento en particular. Eso es su cuento, un instante en específico, con ciertas ramificaciones, que no necesariamente son reflejos de una realidad, sino de una magia temporal.  “Tal vez 1600 Asas”, incluido en la antología “El futuro no es nuestro”, es la explosión de las relaciones, en un mundo de cierto elitismo (las movidas culturales en Managua, con inauguración de exposiciones y todo lo que hay alrededor) que inmediatamente remite a certezas que deben pasar en muchos países, incluido este en el que estoy.
El narrador se enfrenta a la creación como a un acto de revelación. Ella lo aplica creando una descripción exhaustiva de los entornos universitarios, como inicio. Ese universo se abre, comienza a interactuar en un texto en el que todo es una sola estructura: una conversación, los deseos, los tiempos simultáneos, las notas de prensa, poemas, versos, referencias a Rimbaud y a otros más (¿son todos reales? ¿Acaso eso interesa?). Martín y Fiorella que dan vueltas entre sí, los planetas que orbitan en el Universo, los puntos en común, el alfa. Como la inercia que nos dice que esos planetas son lo que son. todo para estallar en el big bang de la segunda parte el cuento, titulada: “Mitos humanos de Josefina Kiesler”. 
La historia adquiere el matiz que tendrá hasta el final. Una exposición, una fotógrafa que utiliza todavía filme y no algo digital para su trabajo, un narrador, pintor, poeta, otra fotógrafa, la galerista… todos unidos en una celebración en la que la violencia no deja de estar ausente, tampoco el contacto sexual, el alcohol y las drogas. No se trata de jugar con el estereotipo del ‘artista’ o del ‘culto’, sino de jugar con la posibilidad del instante, el rompimiento de los momentos. Todo puede pasar en una reunión, inclusive aquello que antes no tenía opción. 
¿Luego de eso qué hay? Existe una idea; sin embargo es la nada la que se detalla. No importa la violencia o el descontento, o la vibración entre personajes. Hay algo que se escapa y que la fotografía detiene. Y lo impresionante del relato es que permite que esos procesos internos y no explicados sean revelados, sin explicitarlos.
Eunice Shade (nombre literario de Eunice Alejandra López Sánchez) es una narradora y poeta nicaragüense, aunque nació en Guadalajara, en México. Ha publicado un libro llamado “El texto perdido”, trabaja en periodismo y, según lo publicado en su página web, está a punto de publicar su libro de poemas “Escaleras abajo”. Acá un video de youtube en el que está ella leyendo algunos de sus versos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s