Cierre de campaña

Uncategorized
imagen tomada de elmanaba.blogspot.com

Después de tanto bregar, llega algo que marca el final y cierto descanso. La imposibilidad de hablar en medios masivos (en los blogs no, ¿verdad?) sobre política es ya carne con este cierre de campaña por el sí o por el no. El domingo se sabrá a ciencia cierta lo que ahora se asume: el triunfo de una de las tendencias. Claro, se supone que es el triunfo de un nuevo marco jurídico, pero en defintiva sería la reafirmación de una manera de llevar la administración pública y ejecutiva, el espaldarazo que dejaría todo dicho, el triunfo mayor de la revolcuión ciudadana.

Mi cierre de campaña se inició con un taxista que me afirmó que iba a votar No “porque así como vamos no se puede llegar a ningún lado”. Y empezó a contarme cómo el Gobierno no acepta las inversiones y cómo el Presidente le ha dicho al representante de una multinacional que se haga rollito su dinero y se lo meta donde mejor le entre porque no aceptó darle posibilidades a una inversión que querían hacer.

-¿Cómo sabe esto? pregunto.
-Porque mi mujer trabaja con el empresario y le contó todo…

Y respiro porque se acabó todo el teatro. Porque el Gobierno ha hecho campaña de manera indiscriminada utilizando dinero del Estado. Porque la Oposición es ridícula y de pena, entregando folletines y volantes en las iglesias con bebés destrozados con la leyenda “No al aborto”, cuando la Constitución vigente es más clara en ese apartado y permite el aborto como medida terapéutica en los casos necesarios (lo más lógico, pero lastimosamente hay mucha ignorancia práctica en el país). Respiro porque no habrá interrupciones en mis programas televisivos, respiro porque ya no quisiera hablar de esto.

La abulia es la madre de todos los vicios y en ese sentido que por primera vez se esté discutiendo un proyecto constitucional abiertamente resulta ser una prueba más del progreso del país. Es una vil mentira lo que acabo de decir: la democracia suele ser vehículos de falacias, de lado y lado. De esa campaña es la que voy a respirar.

imagen tomada de eluniverso.com

Pero respiro intranquilo, lo hago porque el nivel de reflexión del país es nulo, porque se vota por pasión, porque “ya es hora que los que nos hicieron daño paguen”, porque unos son los buenos y los otros son los malos, porque hay gente sin tierra que se siente en el derecho de adueñarse de terrenos que a su criterio están siendo subutilizados, porque “la tierra ya es de todos”, parafraseando el eslogan del Gobierno. Me desespera saber que las autoridades aparecen diciendo que no se puede invadir terrenos, que es ilegal, pero no hacen nada para sacar a los invasores de los sitios… claro, no pueden poner a su electorado en contra. No logro entender cómo es posible que un Ministro del Estado diga con tanta impunidad que se ordenará a la Policía que no haga cumplir una Ley de Tránsito porque violenta, en uno de sus artículos, el derecho de vendedores ambulantes de subirse a las unidades a trabajar. Tampoco entiendo cómo es posible que diga “No sé cómo eso llegó allí”, siendo una ley ejecutiva, aprobada por la Asamblea Constituyente, de mayoría pro Gobierno.

Me asusta descubrir que justamente hoy es el momento del payback. La ley del talión en una mesa electoral. Realmente creo que el nivel de abandono que ha arrojado al país al punto en el que está ahora es el caldo del cultivo para que la democracia sea un elemento más de crisis. Y los culpables, lo que ahora dicen NO, no deberían tener la cara para hacerlo, pero la tienen. Esa es la misma inconsistencia que vemos todos los días.

imagen tomada de telegrafo.com.ec

El balance es que la oposición es tan mala y burda que apenas aparece alguien en un rol de periodista y dice o cuestiona algo, es visto como ‘prensa corrupta’. El papel de la prensa es importante y así como hay pésimos medios, existen aquellos que permiten un correcto desenvolvimiento de la profesión. La crisis de una oposición absurda se ha reflejado en que alguna duda o reflejo de incosistencia se traduzca en ‘ataque’. Dudar no es atacar, poner en tela de duda no es desprestigiar una movida, pedir explicaciones no puede ser motivo de ataque. Que una sociedad asuma la infalibilidad de sus gobernantes significa que hay algo mal en sus ciudadanos.

Esa duda la tienen muchos. Leonardo Valencia lanza una de ellas en el editorial que saliera publicado hoy en diario el Universo en el que hace su cierre de campaña al hablar de la figura de Juan Montalvo, el ilustrado crítico, el intelectual que dijo algo y encontró la manera de hacer algo en eso. Todo porque se unió a la campaña por el Sí, cuando el Presidente afirmó, sin problemas, que si Montalvo estuviera vivo votaría por el Sí. Dice en el texto: “Como novelista, me resulta divertido que un político haga sus intentos de ficción. Pero la realidad es que se trata de una manipulación de referentes culturales asociarse a un escritor como Montalvo. Este autor fue crítico del poder, precisamente desde la prensa, y con una virulencia estilística particular. Ya que estamos ucrónicos, ¿sería considerado Montalvo una “bestia salvaje”? Lo cierto es que Montalvo no habría votado que Sí por alguien que denigra a la prensa. Ni siquiera tratándose de Eloy Alfaro, a quien ciertamente apreciaba”.

imagen tomada de diariolasamericas.com

Y prefiero cerrar con la idea de un Montalvo como horizonte, que un mesías que va a arreglar al país de la noche a la mañana. Fin de la campaña.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s