Tú y yo estamos….

Uncategorized
imagen tomada de broadwayworld.com (Juliette Lewis haciendo de May)

Lo piensas y ves que no hay mucha distancia en esas cosas. El mismo tipo que hace de Chuck Yeager, en The Right Stuff, es el mismo que toca el banjo en el cover que Patti Smith hace de “Smells Like Teen Spirit”, en “Twuelve”. Y a su vez es el mismo que se mandó una obra de teatro cuyo texto acabo de terminar de leer y me ha dejado alucinado por la simpleza, facilidad dramática y determinación.

Una obra que Sam Sheppard escribió en 1983 en la que hay una idea de necesidad del otro, pero al mismo tiempo existe la certeza de que nada de eso es posible. “Fool for love” es el mismo drama de siempre, contado como siempre, con un final que va resbalando en la misma línea narrativa que propone. Eddie es un vaquero, May debe ser su novia. Ella está en un motel en el desierto de Mojave. Él la va a buscar y el enfrentamiento se da, es inevitable que una pasión no se agote de esa manera.

imagen tomada de sam-shepard.com

¿Cómo consigues que algo que se consume a sí mismo no llegue a su final? Evaporándote. Los personajes de Sheppard buscan hacerlo y evitarlo. Para eso juegan al pasado como un acto sobre sus espaldas e intentan eludirlo, ya sea desde la ignorancia o desde el enfrentamiento puro. May está esparando que llegu una cita y Eddie no puede ni siquiera pensar en qué le hará al tipo cuando llegue a la habitación. Ella se ha escapado de él, ella ha querido quedarse por su lado, ella debe amarlo en el fondo, pero reconoce que existe algo que no podrá ser más que consumación. Por eso, en la habitación (el escenario) hay alguien más, un viejo en una mecedora, sólo ellos pueden hablar con él, por separado, el pasado que está por encima, como un paseo decrépito.

El atractivo de la obra radica en que nunca claudica, ni siquiera en los silencios propuestos. Es todo un incendio, desde el inicio, desde la entrada de Eddie al cuarto. Incluso la indicación de Shepard, antes de arrancar con el texto, es: “Esta obra debe ser interpretada implacablemente, sin descanso”. El resto es el devenir. No hay mayor experimentación que la misma experiencia de vida, que está en las palabras, así se crea el estado, la ficción que se revela en un texto para ser representado. No hay liviandez en Shepard. Sus amantes no pueden estar juntos, no es posible, no hay legalidad que lo permita.

Entonces, a medida que la noche avanza, que la desesperación alcanza sus momentos más intensos (con un pasado desconocido que surge para reventar todo a punta de disparos), el presente se acaba, se funde de manera definitiva con el pasado. Hay una condena que ambos deben pagar y lo hacen, hasta llegar al arbitrio y desvanecerse. El amor sí puede ser consumación.

imagen tomada de wikipedia

‘Fool for love’ ha sido representada en varias ocasiones. Ed Harris ha actuado en ella, así como Eusebio Poncela. En 1985, el propio Shepard escribió la adaptación cinematográfica y estelarizó la película homónima, del gran Robert Altman, junto con la entonces fabulosa Kim Basinger. Supongo que hay que cachar esa película en algún lado.

2 comentarios en “Tú y yo estamos….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s