¿Cara o sello?

Lanzo preguntas a falta de certezas. Aunque esto se trata de una aseveración, los posts van por ese lado, sobre todo porque el maniqueísmo instaurado en estos momentos en el país es para volverse estúpido. Sí, hay gente que ya no piensa, ni siquiera aquellos que yo pensaba que pensaban, por lo que ahora no me queda más que pensar que no hay nada de eso por ahí.

imagen tomada del blog de Il Corvino

Lanzo preguntas y me quedo con las frases de Martín, el gran Corvino, que es capaz de ponerle el dedo en la llaga a una dinámica regional. Dice: “Uno de los errores básicos de la Izquierda es no desconfiar nunca de sí misma. Algo que sí hizo, por ejemplo, Pier Paolo Pasolini en pleno Mayo Francés, cuando escribió el polémico poema “Los odio, queridos estudiantes”, con pasajes extraordinarios que rebelaron la ambigüedad eterna sobre el origen de las Izquierdas estudiantiles: “Tienen cara de hijos de papá/ Los odio como odio a vuestros papás (…) Cuando ayer en Valle Giulia tuvieron un choque con los policías/ yo simpaticé con los policías./ Porque los policías son hijos de pobres”. Entonces, como la historia ha dado múltiples pistas para desconfiar de la derecha, creo que ya es tiempo de que los progres se preguntan cómo andan por casa”.

Hace días me reuní con personas pensantes. “Ya era hora de que un Gobierno se ocupara de los pobres, de los desprotegidos… no seguir en el camino que impone la derecha”. Intervine, viniendo de una ciudad secuestrada por una ideología que ha generado, entre otras cosas, seres humanos sin capacidad de pensar, como sé que sucede en Guayaquil (la gente que está por el NO en el referéndum por la nueva Constitución, escudándose que es un texto abortista, y que surgen en mi ciudad natal, no reflexionan que al ganar el NO se mantendría la actual Constitución, que hasta donde revisé permite el aborto terapéutico, algo que ellos están en contra). Dije: “Pero si la derecha también genera esos proyectos en cualquier lado. Hay hospitales en zonas suburbanas y servicio de agua y alcantarillado en varias zonas olvidadas en Guayaquil”. ACLARACIÓN: No me interesa una administración de derecha, repito. “Eso no es ayuda, eso es dádiva”, me dijo una de esas personas pensantes. “¿Por qué?”, pregunté. “Porque así funciona la derecha”.

Jaime Nebot, alcalde de Guayaquil y un amigo (imagen tomada de elpais.com)

Y claro, si la izquierda lo hace… está bien… es justicia. Si lo hace la derecha, es dádiva. Entonces jugamos al maniqueísmo estúpido porque supongo que nos merecemos eso.

Alguien me pregunta: “¿Dónde están los intelectuales que no se pronuncian en momentos como estos?”. Ocurre una respuesta: “Ocupados probablemente buscando cómo acomodarse en la dinámica política actual”. Nunca viene mal un puesto en el Ministerio.

¿Eso habla mal de ellos? Nunca. Las obras deben seguir adelante y si hay maneras de hacerlo, pues bienvenidas. Además esa falta de manifestación pública total es algo que no se ve en ninguna de las dos posturas que se han permitido extremarse en estos instantes. Ni chicha, ni limonada.

imagen tomada de cubanistica.blogspot.com

No, no habla mal de ellos… ahora simplemente dudo de la calidad de lo que resulte de esa unión entre Estado y cultura. Espero equivocarme, espero encontrar al individuo que pueda hacer algo valioso y artístico, bajo premisas como “la identidad nacional” o “integración regional”. Lo real es que algunos deben estar ocupados en su obra y listo. UPDATE: Alguien habla de eso (link acá)

¿Qué hacer entonces, cuando se asume que una postura está bien y está bien porque está bien? ¿Cómo moverte cuando la oposición no piensa, simplemente reacciona con argumentos que no juegan a la realidad? Quizás esperar, o coincidir, como ahora, que lo seguro y lo necesario es que gane el Sí en el referéndum, y que de ahí las fuerzas naturales de la política en el país lleguen a su equilibrio por su cuenta… corrigiendo o aterrizando muchas de las locuras de la Asamblea Constituyente (que existen) y revitalizando esas cosas positivas que tiene.

imagen tomada de democron.blogspot.com

Eso, con el claro sentido de que ese equilibro signifique ejercer con propiedad mi parte en la democracia… por lo que mi voto en la elección futura de dignidades no volverá a ser por aquel que voté en la elección presidencial pasada. Y así me ejercito mejor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s