Dilema democrático

Uncategorized
imagen tomada de telegrafo.com.ec

Hay días en los que me levanto y pienso que todo esto del referéndum es un disparate, una alegoría a la estupidez. Otros días en los que asumo con cierta criticidad el texto, otros en los que disfruto el trabajo hecho en Montecristi, pienso que hay articulados excelentes. Otros me asomo a la idea de que lo realizado está lleno de errores, que merecen ser corregidos (por lo que estaríamos votando por un borrador), otros en los que preferiría no pensar.

Lo cierto es que estamos ante un proceso electoral que no está del todo claro, porque una elección debe estar basada en alternativas y no existen en este momento. Gana el Sí, el cambio, Gana el No, regresa todo lo del pasado, lo que la gente (y yo me incluyo) ha rechazado. Blanco y negro, la única posibilidad entre ambas perspectivas. Y qué hay de los que no creen del todo en el cambio que se propone ahora y no quieren regresar a lo de antes. Nada, en el limbo.

Ayer conversaba con alguien que ha leído toda la Constitución, que reconocía sus ventajas, más que sus desventajas. Mi amigo sabía que votar por el SÍ iba significar votar por un proyecto que no está del todo convencido, un proyecto político, representado por el Gobierno y su cabeza visible, el Presidente. Votar por el NO iba a significar darle respaldo a una gente nefasta para el país. Votar nulo era una forma de votar NO y el blanco, bueno, el voto blanco no sería más que una forma solapada de darle el voto al SÍ. ¿Lo es?

Y te pones a pensar en eso porque tienes las mismas razones que tu amigo en la cabeza, las aceptas como tuyas. No hay una oposición de altura (son un desastre, una gavilla de sinvergüenzas que no conciben nada en el mundo más que ellos) y una tendencia que se basa en una mirada de mundo selectiva y que asume a la lucha de clases como el motor de todo. El Presidente exige públicamente que la justicia actúe con rapidez para encontrar culpables en los distrubios de hace dos sábados en la Universidad Católica de Guayaquil. Alguien, en alguna parte del país, estará festejando el pedido: “Ya era hora de que paguen por sus afrenta”.

Divide y vencerás…

Me quedo con la frase precisa en este sentido: “La derecha no te deja vivir, la izquierda no te deja pensar”.

Entonces se reducen tus posibilidades, por más que estés de acuerdo con algunas cosas y en desacuerdo con otras (sobre todo los procesos de una supuesta nueva forma de hacer política que no hace más que repetir las viejas formas), te sientes maniatado, sin capacidad de un análisis preciso. Hay algo más allá de la ideología, de lo que te dicen para creer, de lo que asumes como certeza cuando no lo es (más que nada porque alguien se tomó la molestia de hacerte creer que es así). Hay algo más allá de la división de un país, de la prepotencia de los ricos o de los complejos de los pobre. Una mirada sectaria que no ayuda en nada, una campaña que no es más que una continuidad política. Un Gobierno que ha hecho cosas buenas y que asume su trabajo como el de hacer pagar a los que han hundido al país, pero actuando como verdugo. Un Gobierno que sostiene un proyecto que acusa de democrático, de haber oído a todas las partes del país (y que casi, por ser tan democrático, no se termina en la fecha debida), de ser la primera Constitución democrática.

Y salta la idea, cuando hay una oposición terrible, asquerosa y que no representa más que los intereses de unso cuántos. Una oposición que es un remiendo de verdadera derecha, una oposición que llega al absurdo de presentar otra Constitución, una oposición que debería desaparecer de la vida pública. ¿Dónde está la verdader oposición? La oposición está enferma, grave.

¿Qué se puede hacer salvo ver películas? En un mes votamos y lo que se va a elegir no es un proyecto, sino una forma de ver las cosas. Sea cual sea el resultado, habrá pérdida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s