Otra vez la cuestión de la libertad

Uncategorized
tomado de guiamonclova.com.mx

El post que publicara Dina Bellrham en el blog de Buseta de Papel, en el que despotrica contra Cecilia Ansaldo, trae su cola. Una serie de comentarios a favor y en contra que han terminado en la colocación de un texto aclaratorio hoy, en el mismo blog.

Y la primera y quizás única reflexión posible de todo este dilema, que ya arroja sus condicionantes, está en el uso que se le da a esto de la libertad de expresión. Única bandera en esto tipo de situaciones. Es lógico, claro está. Las libertades son ejercicios que se hacen o delimitan en la práctica, en unión uno de otro. La libertad de expresión va de la mano con la libertad del respeto y peor aún, con la libertad de lectura. Y es probable que la libertada de lectura sea superior a la libertad de expresión. Tú puedes ser libre de decir lo que sea, como en realidad sucede en muchas de nuestras sociedad; yo, por otro lado, estoy en la libertad de decidir si quiero leer o escuchar lo que tú tienes para expresar. Y así hay un ganador en esto, ¿no?

Pero se trata de jugar a este ejercicio de libertades en conjunción con otros. Lastimosamente, como lo evidencian muchos de los comentarios en el propio post, la oportunidad de ejercitar una verdadera libertad de expresión, con responsabilidad den cada una de las palabras utilizadas, simplemente se perdió en un mar de imprecisiones e insultos, que desdibujaron el intento. Todo ser humano es vehículo de críticas y todo ser humano debería ser critcado, pero imagino que hay instancias para todo eso.

Dina quizás tuvo en sus manos abrir una verdadera discusión sobre el valor, factor y determinación de lo que es un crítico o lo que es Cecilia Ansaldo como crítica. Lo empezó de esa manera (en su texto incluye una supuesta declaración de Andrés Neuman, que incluso motivó que alguien aparentemente le enviara un mail para confirmar sus palabras… es decir, incluir a Neuman en una pelea de barrio, en realidad), se desdibuja a medida que los párrafos avanzan y cualquier crítica se borra, para formar parte de un duelo que se juega Dina en soledad. Insisto con eso, casi siempre esos ataques hablan más mal de quien los hace que de quién los recibe.

tomado de lnx.kasikao.com

Y la excusa en estos niveles es el de la libertad de expresión. Claro, Dina tiene todo el derecho de pensar o asumir todo lo que quiera de alguien. Ella debe a su vez, asumir que habra otros que no están de acuerdo con esa opinión y verán la manera de manifestarla, ya sea como comentarios en un blog, un post en un blog, o conversaciones en algún sitio. Pero también debe asumir que la mejor forma de combatir aquello que no se aprecia o que se desprecia es argumentando, no lanzando posibles respuestas que no reflejan absolutamente nada. Cecilia tiene el derecho, como cualquier otra persona, a ser tratada con respeto. Es un derecho tambien, como es un derecho decir lo que se me cante. Y yo pudiese usar cualquier epiteto para despotricar contra Dina, me lo permite su misma forma de escribir el post y la circunstancia desaprovechada de discutir sobre algo importante (los críticos son necesarios, aunque muchos no lo puedan asumir así), pero no lo hago. Juego a mi libertad de expresión con algo que se llama libertad de ir por la calle sin ser insultado/a sin ninguna razón evidente. Combinar libertades, no puede existir una más que la otra, pero sí debe existir el juicio para que una prime sobre otra. Y eso, en definitiva me dice que Dina no ejerció su derecho a la libertad de expresión… lo lanzó por la borda.

Aclarando con un burdo ejemplo esto de conciliar todo: si hay alguien que se le descubre un acto de corrupción o irregularidad en un funcionario público y a nivel periodístico jugamos a la libertad de expresión y publicamos una nota investigativa sobre el tema, pues no se violenta ningún derecho a nadie, pues ese funcionario ya ha violentado el derecho a una vida respetuosa de millones de personas que están pagando con impuestos su alimentación. Es jugar al juicio, a saber cómo emitirlo y descifrarlo. Y lo bueno, a pesar de esto, es que han existido comentarios en el blog de Buseta que han referido sobre la necesidad de nuevos críticos y quizás sea hora de que los medios comiencen a darle vuelta a la idea, o que la persona que se sienta preparado para eso ejercite su pasión.

Así, me doy cuenta que un acto deproporcionado puede generar reacciones similares… quizás olvidar el horizonte de todo esto. Muchos asumen que todo lo que yo escribo sobre el tema (o lo que con precisión ha escrito Denisse Nader en varios comentarios) es una defensa de Cecilia. Sí, bueno. Creo que Cecilia no merece ninguna defensa, ella la podrá hacer a su manera (aunque es innecesaria). Lo que sí creo es que observar cualquier rechazo a ese post como defensa de Cecilia es quedarse con la etiqueta de la pelea. Ese post es un post lamentable, no por quien habla, sino por desaprovechar una discusión real. No importa de quién hable, no importa nada de eso. Importa que el ejercicio de la libertad de expresión no se conciba con escribir lo que sea, sin sustentarlo, ni peor aún, permitir comentarios de todo el mundo… eso es lo accesorio. El ejercicio de la libertad de expresión pasa más por una conciencia de responsabilidad sobre lo que voy a decir, porque durante siglos muchos se han fajado y hasta han dado la vida porque otros puedan decir lo que tengan adentro, sea podredumbre o algo para construir…

tomado de sergiodelmolino.blogia.com

2 comentarios en “Otra vez la cuestión de la libertad

  1. Debo admitir que tienes razon en muchos de los puntos aqui expuestos, tambien debo admitir que se sobrepasaron con comentarios y si algunos de ellos(no estoy diciendo los tuyos) mas sonaban a apoyo a Cecilia que comentarios en si y el ultimo post con la copia de la carta a Neuman me parecio que ya el disque drama cayo en el completo ridiculo, si Cecilia no ha hablado o se ha mostrado ofendida por el asunto, si Neuman no ha aclarado el asunto(y tal vez nunca lo aclare porque hay que admitir que pareceria una perdida de tiempo hacerlo) entonces, ¿para que seguir?
    El avanzar con esta ¨controversia¨es darle importancia a algo que en su momento lo tuvo y ahora ya no.
    Se aprende de todo esto, ahora dejemos esto a un lado y los que deban ser criticos, que critiquen literatura, cine, teatro y los literatos que escriban no caigan en como dijiste, peleas de barrio.
    Gracias ^^

  2. Debo admitir que tienes razon en muchos de los puntos aqui expuestos, tambien debo admitir que se sobrepasaron con comentarios y si algunos de ellos(no estoy diciendo los tuyos) mas sonaban a apoyo a Cecilia que comentarios en si y el ultimo post con la copia de la carta a Neuman me parecio que ya el disque drama cayo en el completo ridiculo, si Cecilia no ha hablado o se ha mostrado ofendida por el asunto, si Neuman no ha aclarado el asunto(y tal vez nunca lo aclare porque hay que admitir que pareceria una perdida de tiempo hacerlo) entonces, ¿para que seguir?
    El avanzar con esta ¨controversia¨es darle importancia a algo que en su momento lo tuvo y ahora ya no.
    Se aprende de todo esto, ahora dejemos esto a un lado y los que deban ser criticos, que critiquen literatura, cine, teatro y los literatos que escriban no caigan en como dijiste, peleas de barrio.
    Gracias ^^

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s