Cuando no se empieza a quedar solo

Uncategorized

Charly García en un psiquiátrico. Destruyendo un hotel en Mendoza. Una pelea con uno de sus músicos. La policía y paramédicos que llegan y lo doblegan, lo dopan. Charly está en una camilla. Alguien graba todo con su celular y la imagen aparece en los programas de noticias de Argentina. Les dice “hijo de putas”. Les dicen que son como su mamá. Les pide que lo suelten. La bajeza en su nivel preciso. Pienso que la bajeza es del tipo que lo grabó todo en un cel. Pienso que la bajeza es la del canal que lo pasó por televisión abierta. Pero no quiero pensar en bajezas, quiero pensar en él.

Hay gente que odia a Charly. Lo entiendo a la perfección. Hay gente que adora a Charly. Me incluyo. La conducto errática que ha llevado los últimos años (ya creo que llegan a 20) terminan pasando factura y él no tiene más remedio que aceptarlo. Y el punto está que en esa aceptación se esconde el más puro deseo de transgredir. ¿Por qué? Por qué no. No existe músico de rock que pueda llegar a los niveles de Charly de extremos, incluso a costa de su propia vida. He ahí el detalle, la prueba y la necesidad. García está en el medio de un juego en el que él mismo intenta probarse algo, darle rienda suelta a un personaje que él acepta como suyo. Una contravención andante. Él es su propio enemigo, si se puede decir eso, pero por decisión propia. Al final no existe eso para él, un final. Por eso puede hacer lo que sea, por eso puede componer lo que quiera; por eso ahora puede destrozar las canciones en un estudio de grabación, jugando a una suerte de cubismo haciéndote escuchar los temas desde distintos tiempos; por eso se lanza de un noveno piso; por eso se hace de pareja de una chica de 15 años; por eso está sin dormir 3 días; por eso no toca si no quiere; por eso da shows de casi 4 horas (o hasta 6) cuando le da la gana…

Esa frase que dice: “Charly es Charly” resulta inconsciente. Charly no es Charly, busca ser Charly. Y lo hace al extremo, sin temor, pero con conciencia. Quizás las sustancias que trae encima puedan neutralizar esa conciencia, pero existe. En su disco de 1996, Say no more, quizás el más desprolijo y caótico de los que ha hecho (pero no por eso un mal trabajo), incluye “Alguien en el mundo piensa en mí”, donde canta: “Yo sé que soy imbancable/ yo sé que te hice reír/ yo sé soy insoportable/ pero alguien en el mundo piensa en mí”. Charly no está tan loco. Quizás deba tener momentos y hasta el deseo de hacer un caos para encontrar en eso algún sentido. Es una necesidad de romper las convenciones, pero romperlas en él. Por eso, cuando causa daño a alguien o a algo, espera el castigo (incluso cuando escapa, otra forma de seguir rompiendo algo) y lo enfrenta.

Recuerdo cuando lo metieron preso en Quito, hace ya algunos años, por negarse salir a tocar en un show al tener un pésimo equipo de audio. La imagen de la gente que fue al concierto fue de ver a Fito Páez haciendo lo humanamente posible por dejar el sonido lo más adecuado para su mentor y amigo. Un par de años atrás Charly había tocado más de 3 horas en un show al cual asistí, por el cual debí soportar 8 horas de viaje. La imagen de Charly en prisión no está en mi retina, está la imagen de él, gigante, dándole la mano al comisario, justo en el momento en que le dieron la excarcelación. Un ser en sus cabales aceptando su culpa. David Banner, a veces.

Charly y su séquito (¿Fito Páez a un lado?)

Ahora que todos dicen: “Se le fue la mano”, “ya que se muera”, “¿qué se cree?”, “que alguien lo cuide”, pienso en él. Quizás ahora sí es complicado (si está en el psiquiátrico es para someterse a una rehabilitación de sustancias), pero no ha sido la peor de sus manifestaciones de límites inabarcables. La vanguardia es así. No hay que entender mucho, sino esperar que él mismo le encuentre un sentido y un final, un cierre. Porque hay mucha gente que piensa en él, no sólo en Argentina, sino en todo el mundo. Es Van Gogh (como alguna vez lo comentó Luis Alberto Spinetta). Es un loco de mierda que no puede ser comprendido de una manera tangencial. Ojo, no se trata de justificar nada, sino de buscar una explicación. Es un genio de la música (quien duda de eso, pues le invito a escuchar su último disco hasta ahora, Kill Gil, donde hace un dueto con Palito Ortega que me impresiona, y lo hace cantar a Andrew Loog Oldham un cover de los Rolling Stones, “Play with fire”, con el acompañamiento del piano y del metrónomo que no deja de hacer tic, toc, tic, toc). Alguien que busca algo que todavía parece no encontrar.

Y hay mucha gente que piensa en él. Su amigo de infancia, Nito Mestre, lo fue a buscar a Mendoza para llevarlo a Buenos Aires y reciba una mejor atención. Fue él quien pudo visitarlo en el psiquiátrico, donde Charly debe pasar su síndrome de abstinencia, donde deberá encontrar un sosiego, un guiño. Migue García, su hijo, le ha pedido a todo el mundo que toque un tema de Charly para que la energía llegue hacia él. Migue llamó a la presidenta de Argentina, Cristina Kirchner, para que le permitieran usar la habitación presidencial en un hospital importante. Claro, el permiso fue concedido. ¿Una vez más se sale con la suya? Para mí el pibe sigue buscando eso que alguna vez fue, que alguna vez tuvo, el beso de la madre, nada más. Sólo queda esperar.

14 comentarios en “Cuando no se empieza a quedar solo

  1. Charly, no se más que haremos sin él los incómodos, los extraños, melómanos, adictos a su transformación perpetua.
    Comemos con Charly, soñamos con Charly, escribimos con Charly.. A merced de su talento centrifugador. A mi me pasa que siempre Charly, todo el tiempo, aún después de Charly.
    Aguante Charly

  2. Charly, no se más que haremos sin él los incómodos, los extraños, melómanos, adictos a su transformación perpetua.
    Comemos con Charly, soñamos con Charly, escribimos con Charly.. A merced de su talento centrifugador. A mi me pasa que siempre Charly, todo el tiempo, aún después de Charly.
    Aguante Charly

  3. Mucha nota con Charly. Solo porque millones de argentinos lo adoran no es necesario que todos tengamos que adorarlo como borregos sin analizar tal o cual cosas de él. Sí, es un genio. Pero si lo es, por qué necesita hacer huevadas para llamar la atención? La música no es suficiente? No. Charly García, a si le duela a un poco de feligreses (no fieles, porque lo adoran como Dios), es un producto más del mercado. Porqué ese séquito de idiotas alabándolo en esa foto? Para hacerse luego “famosos”, a costa de la fama de Charly.

    Este último escándalo es cierto que no fue premeditadamente pensado (como otros) para llamar la atención. Pero qué pasa cuando se recurre casi siempre al escándalo, como antes, para seguir vigente? Eso es criticable.

    Por mi que putee y que joda lo que quiera, pero si hay que destacar por algo, debe ser por la música. Y si, es bajo lo que le hicieron, por lo menos esto último es su vida. No lo hizo por atrapar medios, como antes. Pero repito: es la música idiota!, Es la música. (Al igual como le dijeron a Clinton: It’s the economy, idiot!) Salu2

  4. Mucha nota con Charly. Solo porque millones de argentinos lo adoran no es necesario que todos tengamos que adorarlo como borregos sin analizar tal o cual cosas de él. Sí, es un genio. Pero si lo es, por qué necesita hacer huevadas para llamar la atención? La música no es suficiente? No. Charly García, a si le duela a un poco de feligreses (no fieles, porque lo adoran como Dios), es un producto más del mercado. Porqué ese séquito de idiotas alabándolo en esa foto? Para hacerse luego “famosos”, a costa de la fama de Charly.

    Este último escándalo es cierto que no fue premeditadamente pensado (como otros) para llamar la atención. Pero qué pasa cuando se recurre casi siempre al escándalo, como antes, para seguir vigente? Eso es criticable.

    Por mi que putee y que joda lo que quiera, pero si hay que destacar por algo, debe ser por la música. Y si, es bajo lo que le hicieron, por lo menos esto último es su vida. No lo hizo por atrapar medios, como antes. Pero repito: es la música idiota!, Es la música. (Al igual como le dijeron a Clinton: It’s the economy, idiot!) Salu2

  5. A charly yo le debo mucho de mi vida, de mis definiciones existenciales, de mi fé. Por que ha demostrado que el verdadero fin, el más ético de la vida del artista, es hacerse a sí mismoa una obra de arte.

    Aguante para el Maestro

  6. A charly yo le debo mucho de mi vida, de mis definiciones existenciales, de mi fé. Por que ha demostrado que el verdadero fin, el más ético de la vida del artista, es hacerse a sí mismoa una obra de arte.

    Aguante para el Maestro

  7. No se por qué me da la impresión que si este fuera un blog de fútbol, y estaríamos hablando de Maradona, los textos serían los mismos.

    Yo no le veo mucho mérito vivir a lo Trainspotting por mas talentoso que uno sea. Le daría mas valor a todas las estupideces que hace, si por lo menos las hiciera sobrio.

  8. No se por qué me da la impresión que si este fuera un blog de fútbol, y estaríamos hablando de Maradona, los textos serían los mismos.

    Yo no le veo mucho mérito vivir a lo Trainspotting por mas talentoso que uno sea. Le daría mas valor a todas las estupideces que hace, si por lo menos las hiciera sobrio.

  9. Hace como 13 años lo ví a Charly y pude conversar un ratito con él en una práctica de un show que ví después en el que el plato “fuerte” eran los Ratones Paranóicos, Charly fue para apoyarlos. Yo no creía en nadie con mi autógrafo (que he perdido aparentemente), pero sobre todo recuerdo haber pensado: qué suerte que lo conocí antes de que se muera. Estaba en los huesos, tenía cara de enfermo, daba la impresión de ser un fantasma, yo no le daba un año más.

    Pero aquí sigue él dando guerra, como un gato de 9 vidas….o a veces me pregunto si en verdad es una especie de fantasma que anda burlando esta vida.

    …el sueño de un sol y de un mar..y una vida peligrosa..

  10. Hace como 13 años lo ví a Charly y pude conversar un ratito con él en una práctica de un show que ví después en el que el plato “fuerte” eran los Ratones Paranóicos, Charly fue para apoyarlos. Yo no creía en nadie con mi autógrafo (que he perdido aparentemente), pero sobre todo recuerdo haber pensado: qué suerte que lo conocí antes de que se muera. Estaba en los huesos, tenía cara de enfermo, daba la impresión de ser un fantasma, yo no le daba un año más.

    Pero aquí sigue él dando guerra, como un gato de 9 vidas….o a veces me pregunto si en verdad es una especie de fantasma que anda burlando esta vida.

    …el sueño de un sol y de un mar..y una vida peligrosa..

  11. El condenado tiene un halo que va detrás de si, ese halo genial que en muchos de los casos puede ser visto como un espectro… A mi se me cae bien el Sr. García, y me da mucha pena de cómo los medios lo devoran.
    Aguante para el maestro!

  12. El condenado tiene un halo que va detrás de si, ese halo genial que en muchos de los casos puede ser visto como un espectro… A mi se me cae bien el Sr. García, y me da mucha pena de cómo los medios lo devoran.
    Aguante para el maestro!

  13. LULZ!

    Aparentemente esto me recuerda el comentario lapidario de Jack Celliers (“Demoliendo telos”, me da pereza poner enlace, pero es caústico) sobre este tipejo al que lo alaban tan huevonamente.

  14. LULZ!

    Aparentemente esto me recuerda el comentario lapidario de Jack Celliers (“Demoliendo telos”, me da pereza poner enlace, pero es caústico) sobre este tipejo al que lo alaban tan huevonamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s