La venganza de la tierra

Uncategorized

M. Night Shyamalan recorría parte del campo norteamericano cuando pensó: ¿Qué pasaría si la naturaleza empezara a pasar factura de manera más directa a la humanidad? Hay una base obvia en todo esto, pues hay ciertas plantas que cuando se sienten en peligro, al no poder moverse, secretan sustancias que permiten esa protección, ya sea poniendo tontas a las otras especies o generándoles reacciones. Pues en “The happening” , siguiendo los designios de gente como Hitchcock, la naturaleza se venga y las plantas, árboles, arbustos y el césped deciden que es hora de que la humanidad se haga un poco de daño.

Y la referencia principal de este tipo de película es “Los pájaros”, de don Alberto, allá por 1963. algo que no es normal sucede, hay personas que deciden explicarlo de cierta manera, otros que intentan dilucidar la razón, otros que confunden todo lo que pasa con un ataque químico de ciertos terroristas. Lo cierto es que algo anda mal y a medida que avanza el filme nos damos cuenta que lo único que queda es escapar. Por eso estamos viendo el escape de Elliot (Mark Walhberg), su esposa Alma (Zooey Deschanel), su mejor amigo, Julian (John Leguizamo) y Jess (Ashlyn Sánchez), la hija de Julian. Cuando la tierra ataca, hay que salir corriendo.

Una mañana, a las 08:30, en pleno Central Park, se escuchan gritos. Las ramas de los árboles se mueven con rapidez. La gente se detiene, se desorienta, hay un problema en su sistema nervioso. No puede contener ni expresar nada más allá que aquello que no tiene entendimiento. Frases inconexas, sin sentido. Luego viene el toque final, el deseo de destruirse, de matarse. Inevitable. Las teorías son múltiples, a medida que Elliot y séquito intentan el escape. Lo previsible es que hay una sustancia que desinhibe a la humanidad y la lleva a revertir cualquier intento de vida. El ataque crecer, la solución probablemente esté en uno.

Para muchos el primer filme de Shyamalan es “El sexto sentido”, sin embargo antes hizo “Wide awake”, película en la que un pequeño aseguro hablar con Dios (en realidad fue su segunda película, antes había realizado otro filme mientras estudiaba en la Universidad de Nueva York). Y desde esa primera experiencia, sus historias han sido fábulas, muchas veces sórdidas, otras veces hermosas y extrañas (como su anterior película “La Dama en el Agua”, para muchos un fracaso, para otros como yo, un intento de hacer algo para que sus hijos lo disfruten). Hay un niño atribulado en “Unbreakable”, unos niños asustados y a la vez liberadores en “Señales”. Esta vez los niños son víctimas como los demás y Mark Walhberg hace el rol de un maestro de ciencias cuyas actitudes son muy infantiles, así como sus reacciones. Y en ese nivel es que se genera la posibilidad de salvación, desde una ciencia curiosa, que a la vez no es tan cerrada. El científico que carga en su mano un anillo para confirmar tu estado de ánimo. Ese pequeño guiño es comprender la construcción de una narrativa.

Ya muchos hablan del retorno de Shyamalan al cine que mejor sabe hacer: el suspenso. Pues nunca se fue. Este es un siguiente filme en su exploración de los temores propios, los pequeños. Las invasiones o desgracias vistas desde la perspectiva de unos cuantos. Si buscas un final sorpresivo, pues lo tendrás y vaya de qué forma. El calentamiento global puede ser aterrador y no hay mejor manera de hacer un alegato sobre la protección del medioambiente que asustar algunas veces.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s