Muertos on line

George A. Romero se lanzó a otra de las aventuras de los muertos vivientes. ¿La búsqueda? ¿Revitalizar el género? No, simplemente decir una vez más lo suyo, su necesidad de refuncionalizar, desde una política cada vez más evidente, lo que es estar vivo en un mundo como el de ahora, donde ya todo está tan fraccionado que el concepto de verdad es nulo, no existe. Los muertos caminan sobre la tierra, pero ¿no estamos ya muertos en vida?

“Diary of the dead”
es la quinta entrega de Romero sobre los seres que una vez que mueren regresan a la vida, como si alguna acción neuronal quedara, dispuestos a alimentarse de la sangre de los que quedan. Esta vez, luego del fiasco (como realización y propuesta) de “Land of the dead”, Romero regresa a lo suyo, a lo independiente, para contar nuevamente la fábula de los zombies, pero desde su creación inmediata, desde la necesidad de documentar todo y dejarlo en evidencia. ¿Qué queda? Mostrarlo. Y esta vez lo muestra a través de jóvenes cineastas que en medio de la realización de un filme de horror se topan con la catástrofe y su director, Jason Creed, decide registrar todo, para decirle al mundo lo que está pasando.

Y en ese mundo en el que la locura sucede, en el que los medios mienten (constantemente se ven referencias a noticiarios en los que se explica que nada está pasando y que todo se arreglará), en el que hay algo que sucede sin explicación alguna, no queda más que mostrarlo. Sin embargo el dilema surge desde el inicio: ¿se está mostrando la realidad? No se sabe, nadie lo sabe, continuamente se ven videos ‘bajados’ de la web en el que se ven otras verdades que no llegan a ser una sola entera. Esa visión personal, ese pedazo de certeza no es más que otra invención mediática. Esa es la era, la ficción vuelta realidad, o quizás más allá: la mentira vuelta una verdad incontrastable. Todo dependerá del cristal con que se la mire.

Romero ha sido un cineasta político (además de un maestro para decir unas cuantas verdades en filmes donde hay personajes que se comen a otros) desde que en su “Noche de los Muertos Vivientes”, en 1968, hiciera que un hombre negro fuese el héroe, que es asesinado al final por la policía… claro, en plena época de lucha por los derechos civiles en Estados Unidos. Él ha dicho muchas veces que fue circunstancial, que en el guión no se lo escribió como un afroamericano, que el actor resultó ser el mejor del casting. Pero eso se pone en duda cuando se descubren los contenidos de sus siguientes trabajos. En “Dawn of the dead” , de 1978, la gente se encierra en un centro comercial, único lugar de evidente civilización en una sociedad convulsionada.

Esta vez, en el 2008, la idea está en la exposición. ¿Qué se expone? Seres combatiendo otro seres que eran o son los mismos. En algún punto hay la reflexión y si bien en este filme no existe la cantidad de sangre y de muertes a las que uno está acostumbrado en sus películas, en espacial los diversos planos para un mismo hecho (pues esta vez todo está contado con el recurso de la cámara documental), presenta un nuevo espectro a esta invasión de seres putrefactos sedientos de vida, de carne en buen estado. Una nueva mirada de lo mismo, desde el deseo de decir algo que uno asume como real, pero que para otro quizás sea una evidencia de lo que significa estar vivo en medio de la locura.

Y si ven a uno, un disparo en la cabeza servirá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s