Body and soul, I’m a freak, I’m a freak

Quizás el tema por excelencia de las narraciones sea el freak, el freak como elemento gestor y sostén de una historia, contada desde cualquier pespectiva imaginable, pero contada al fin. Sí, no existe mucha distancia entre esos personajes que generan el todo y aquellos que podemos encontrar en un día por la calle, como ese señor de pantalón rojo, haciendo fila en la cola del cajero automático, gigante, inmenso, con barba y mirada extraña, encorvándose para descansar, como si su cabeza pesara. Pero de eso no se trata esto. Podría incluso empezar a escribir una narración sobre el señor, como buen discípulo de Dovstoievski, pero no.

Simplemente reflexiono sobre esos freaks que hoy son vistos como tal (y no quiero hablar de películas o algo así, sino estrictamente sobre lo literario), pues ahora es muy sencillo ser un freak. Sin embargo, aquellos que en realidad son el germen de lo literario, esos freaks oh the phone de la cabeza del que escribe son tan disímiles, tan externos y alejados. El freak es aquel que trasciende y consigue quedarse con el peso de lo que se escribe. Lo que lamento de eso es que la literatura, en muchos espacios, utiliza no la figura del freak, sino la figura del ambiente freak. Sobre todo literatura que he leído de este pedazo de planeta que es Ecuador.

Por ejemplo, leo atentamente los cuentos premiados en la IX Bienal Pablo Palacio y me pongo a reflexionar sobre eso. ¿Qué se busca? ¿La extrañeza desde dónde? Juan Carlos Cucalón ganó el primer lugar con “Miedo a U2”. A mí me lo habían vendido desde hacía años como el mejor narrador que existe en el país. Y lo leí con curiosidad. Quizás leer con curiosidad sea un problema. A más de una prosa que busca lo elaborado, no le encuentro mayor mérito al cuento. Lo importante ahí es el ambiente y el personaje(s) que es(son) un(os) freak(s) está puesto en un escenario que es en realidad lo freak: lo lumpen, el germen para muchos de una narrativa descarnada, cuando eso de lo descarnado no es ajeno a nada.

No sé, simplemente es un planteamiento. No creo que Cucalón esté adelantado o sea el mejor, es bueno, pero si yo hubira sido el jurado lo ponía como uno de los mejores, no el ganador.

Leo, en cambio, “Anabel Muñóz Zúñiga (1972-2003)”, de Jorge Izquierdo y encuentro el entendimiento que no importa desde dónde llega, un freak siempre existe desde su propio castillo o desde la inmundicia. Una historia que no se termina de contar, que tiene agujeros, que nos habla de una mujer guitarrista y cantante de un grupo de rock que se suicida y quizás haya razones ahí, pero llegamos a saber algo a través de las voces de varias personas. Lo descarnado puede estar cerca de un concierto de rock, o lo que sea.

Y por eso reflexiono sobre estas perspectivas. ¿Es lo lumpen el campo de lo bizarro? Para nada. No existe lo lumpen, como tal. Pienso en “El secreto”, cuento de Javier Vázconez, que tiene una primera parte excepcional, donde asistimos a la mente y acciones de un asesino (basado en el Monstruo de Los Andes) antes de cometer un crimen contra un pequeña niña (luego el cuento decae y se torna en una justificación y explicación lírica del asesinato). Pienso que se trata de hacer una narración que cuente algo y no que evidencie algo.

Pienso que ahora estoy pensando mucho en este tipo de historias justo que termino un nuevo lbro de cuentos, en los que los personajes freaks tienen su espacio, para trasnformar la vida de alguien. No se trata de hablar desde sus ambientes, sino desde ellos, desde sus vivencias, que no distan de aquellos que juegan a lo ecuánime. Todos aman, todos ríen, todos gritan, todos van a baño, no importa que tengas hidrocefalia o un phd en alguna universidad.

Pero también pienso que he visto muchas películas de George A. Romero, videos y cortos de Chris Cunningham, o libros de Barón Biza. Creo que simplemente abogo por una narrativa que cuente lo que deba contar y no evidenciar algo innecesario.

Anuncios

4 comentarios en “Body and soul, I’m a freak, I’m a freak

  1. Justamente estoy bajando Freaks de Tod Browning, esa vieja película de culto. La conección es lenta,pero algo se hace.
    Nuestra época freak
    Saludos

  2. Justamente estoy bajando Freaks de Tod Browning, esa vieja película de culto. La conección es lenta,pero algo se hace.
    Nuestra época freak
    Saludos

  3. sabes, el otro día pensaba en lo mismo, de los freaks y como se han vuelto carne-de-literatura (entiéndase no sólo lo escrito) ahora es tan fácil crear un freak, dotarlo de sus cualidades, luego justificarlo un poco, acentuar lo de outsider, intentar conectar con el lector con ese rasgo pervertido de humanidad, mirar un poco al pasado y poner un punto de quiebre (y otra justificación) y listo: tienes un cuento-novela-película-corto de lo mejor…

    me compré por 2 dólares en el aeropuerto un librito de Vasconez, a ver que tal, y justamente El Secreto como que intentó enganchar, pero luego se perdió el gancho, así, sin más.

    Sabes que la fortaleza de un freak, es no alejarse tanto de lo “normal”, como esos personajes de las películas de Spike Lee, que de tan reales son unos FREAKS (como en 25th Hour, ¿las has visto?), y en las pequeñas manías yace la naturaleza del freak, el que brilla de verdad

  4. sabes, el otro día pensaba en lo mismo, de los freaks y como se han vuelto carne-de-literatura (entiéndase no sólo lo escrito) ahora es tan fácil crear un freak, dotarlo de sus cualidades, luego justificarlo un poco, acentuar lo de outsider, intentar conectar con el lector con ese rasgo pervertido de humanidad, mirar un poco al pasado y poner un punto de quiebre (y otra justificación) y listo: tienes un cuento-novela-película-corto de lo mejor…

    me compré por 2 dólares en el aeropuerto un librito de Vasconez, a ver que tal, y justamente El Secreto como que intentó enganchar, pero luego se perdió el gancho, así, sin más.

    Sabes que la fortaleza de un freak, es no alejarse tanto de lo “normal”, como esos personajes de las películas de Spike Lee, que de tan reales son unos FREAKS (como en 25th Hour, ¿las has visto?), y en las pequeñas manías yace la naturaleza del freak, el que brilla de verdad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s