Todas quieren ser Diablo

Uncategorized

“Juno” es la plataforma de lanzamiento de una escritora, blogger y ex estríper que redactó un guión, bajo pedido, sobre una adolescente embarazada que decide tener al niño y darlo en adopción a una pareja que no puede hacerlo por “problemas de fertilidad”. Claro, el pedido fue del guión; a su escritora, Diablo Cody, se le ocurrió el resto.

Y vaya que “Juno” es una de esas pequeñas películas con escasas pretensiones que consiguen arrancar sonrisas y despertar un interés que va más allá de su proyección. Juno se queja con el padre de su hijo, su amigo Bleeker, de que no la llevará al “prom”. “Soy un planeta”, le dice. Una línea bárbara, que justifica muchas cosas dentro del filme, sobre todo aquellas que no logran cuajar del todo (muy pocas). En sí, es una película sobre decisiones y el peso de aquellas, casi todas pequeñas, sin medir sus consecuencias. Eso es lo valioso del trabajo de Diablo Cody. Las consecuencias en su guión no se evidencian en un real contexto y no precisamente porque no existan, sino porque se van a dar de alguna manera, en algún momento.

Lo que importa es aquello que va a pasar y no vemos. Lo que sabemos que vendrá. Y no quiero ahondar más en el tema para no arruinarle el filme a nadie.

Sin embargo la figura de la guionista me llama la atención. La freak que ganó el Oscar, que no se lo podía creer, la que posó luego desnuda luego. La que en un mismo guión habla de los Melvins, de Dario Argento, de Les Paul y de abortos. La que aparenta ir más allá de las convenciones. La que dejó su trabajo para ser estríper y contaba sus experiencias en un blog, de ahí el libro, después el guión. Una mujer sensible dentro de lo mucho-poco que hace, que muestra una imagen que de seguro esconde a esa otra mujer que se acuesta a llorar. Juno se quiebra dos veces en la película, una de ellas me parece el momento de autoreferencia por antonomasia. El llanto vívido que debe guardarse toda mujer que es “algo más” (suena mejor en inglés: “something else”).

Y hay tantas que quieren ser algo más. De seguro que lo son, pero viven en esa imagen de rudeza o desparpajo, siendo en el fondo la misma naturaleza del dolor. Como casi todo habitante en este terremoto de planeta. Una visión así es obvia, claro, más si se cuenta con el hecho de que he sido testigo de parte de su obra y sí, descubres que a la larga en el lenguaje, más no en las acciones, hay una verdad incontrastable. Un guión es lenguaje, por encima de todo.

Por eso, más allá de la condena o de la mirada irracional que encuentras en rostros de muchas mujeres en esta ciudad, que buscan eso que quizás ya lo tienen, pero que lo siguen requiriendo como una etiqueta, te queda la certeza de que existe la posibilidad de una obra pequeña y portentosa. El ejemplo de Diablo Cody está ahí y más allá de la transgresión, existe una historia de amor, una caricia y un abrazo. Una mujer que no rechaza eso que la hace ser mujer.

2 comentarios en “Todas quieren ser Diablo

  1. Ya vi la pelicula y debo confesar que empece viendola no muy entusiasmada, pero conforme va transcurriendo la trama, te va atrapando, la actriz que hace de Juno es super carismatica y displicente lo que le da un toque muy especial al film, de verdad me gusto mucho!

  2. Ya vi la pelicula y debo confesar que empece viendola no muy entusiasmada, pero conforme va transcurriendo la trama, te va atrapando, la actriz que hace de Juno es super carismatica y displicente lo que le da un toque muy especial al film, de verdad me gusto mucho!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s