Los cuentos y Google

Uncategorized
Penguin lanzó hace poco un proyecto editorial interesante, que requiere de una computadora y un buen navegador. “We tell stories” es un intento por combinar de manera llamativa (quizás por la novedad, sin duda) la narrativa, el diseño, el manejo de sistemas computacionales y el uso de Google Maps y Google Earth para recrear historias, o mejor dicho, reubicarlas en este momento, en esta contemporaneidad.
Charles Cumming

Seis historias que te llevan alrededor de diversos lugares, los que ves en la pantalla, mientras burbujas te muestran el texto. Una séptima que está escondida en medio de las seis y que con claves permitirán su apertura. La primera de ellas, de Charles Cumming, es “21 steps”, basada en “39 steps”, de John Buchan. En ella, un joven londinense entra en un juego que no llega a comprender del todo, cuando intenta ayudar a una persona moribunda, herida de bala, que le entrega un memory stick y le dice que se escape. Basta y sobra, inicio para thriller que se debe resolver en varios capítulos, que no son más que las divisiones de escenarios, en función del cambio de imágenes de mapas y de las tomas cenitales de Londres.

Si uno tiene mucho tiempo de sobra puede hacer el recorrido completo, que en algunos tramos se vuelve fastidioso y hasta absurdo, pues si el personaje dice. “Debo llegar al lugar en metro”, hacemos el recorrido siguiendo el mapa, y puede tomar algunos minutos. Sin embargo, el encanto de este proyecto, que sospecho se repetirá con otras ciudades del globo, está en la relectura de otras historias. “39 steps” es considerada un clásico del género, que llevó a Buchan a ser considerado un innovador, y en esa idea de homenaje-relectura se establecen los nexos necesarios con el libro como elemento físico. Con el pasado y la tecnología puede existir una, por lo menos, graciosa relación.


Los autores escogidos son algunos de los jóvenes narradores reconocidos de Inglaterra (claro, algunos nacidos en los 60, así que yo pondría en juego eso de jóvenes), entre ellos Toby Litt, que alguna vez fue nombrado el mejor escritor joven británico por la Granta; Mohsin Ahmid, finalista del año pasado del premio Man Booker, y Naomi Alderman, que ganó en el 2006 el premio Orange. Por lo pronto están publicadas tres historias, así que hay que seguir pegado a la máquina para revisar cómo van las otras. Clic acá para leerlas.

Y una vez que reviso todo esto, pues me pongo a pensar qué historias podrían ser las ubicables en ciudades como las que me desenvuelvo: Quito y Guayaquil. Una relectura de “Dr. Jeckyll y Mr. Hyde” no vendría mal con Quito. El clima y la neblina son sinónimos de esa transformación del interior y del físico. ¿Y Guayaquil? Pues internaría a Raskolnikov en ese “último puerto del Caribe” (como creo que alguna vez Daniel Santos llamó a Guayaquil) y como experimento, al menos sería interesante esa introspección en una ciudad que casi no se detiene a pensar en ella.

4 comentarios en “Los cuentos y Google

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s