Neil

Neil tenía una van que alquilaba por unas cuantas libras para llevar los equipos. Tenía la misma edad que ellos y gustaba de las mismas cosas, la misma música y se divertían en conjunto. Eso motivó la relación que arrastraba a su vez, años de niñez con algunos de los miembros del grupo. El compadrazgo que se tradujo en presencia y titularidad. Conforme se hacían famosos, él estuvo ahí, ayudando con los instrumentos, colocando las cosas donde debían estar y preocupado porque todo saliera como debía salir. Neil se hizo al poco tiempo el road manager y cumplió su trabajo a la perfección.

Se acostó con las mujeres antes de que llegaran a ellos. Era el nexo con lo sagrado del rock.

Neil estaba en el estudio dos de Abbey Road, sentado en una esquina, jugaba cartas con Mal. Ahí se preocupaba por satisfacer los caprichos de sus amigos. Si querían un instrumento que no había en el lugar, pues corría a conseguirlo y lo lograba. Literalmente grabó con ellos e hizo una que otra voz por ahí, cuando se lo pedían.

Neil fue pieza fundamental de la empresa. Fue su cabeza durante los 60 y en los 80/90, cuando la resucitaron. Así tenía poder sobre todo el catálogo de producciones y hacía evidente su fortaleza. Pudo tener dinero y compartió un poco de esa divinidad. Lo retrataron como un enano enojón en la primea película del grupo, esa que es blanco y negro, y él lo disfrutó. Era la madre superiora y nadie desestimó su trabajo, nadie lo atestiguó, tampoco.

Caminó con el baterista narigón para unos videos sin trascendencia, que trascendieron como la reunión de imágenes y sonidos inéditos. Los quería y lo adoraban. Tuvo una idea genial una vez que las giras se acabaron, en ese momento cuando estaban haciendo un disco conceptual sin concepto. ¿Por qué no hacemos que el sargento no sólo anuncie el disco en la primera canción, sino que diga que ya se acaba el show, que nos vamos todos a dormir y que la que viene será la última canción? Y todos dijeron sí. Neil dio el pie para uno de los mejores finales que se conciban en un disco de rock. El mismo que siguen escuchando muchos: 10 manos en dos pianos de cola tocando Mi mayor sin misericordia, con esa intensidad que se mantiene hasta que no hay más que un zumbido.

Neil es el quinto miembro del grupo. No hay duda de su intervención e importancia. Ahora Neil está muerto, petrificado en páginas y en videos, en anécdotas y certezas. Neil se junta a otros que estarán escuchando y cantando. Neil simplemente tuvo una van cuando los dioses necesitaban transporte.

Anuncios

6 comentarios en “Neil

  1. Pensé que George Benson era el quinto Beatle. Con su teclado nutrió las canciones del Abbey Road.

    Cierto que Benson murió hace chance, dejó un legado y puede ser que al abandonar el mundo de los mortales ocupo su lugar, Neil.

    Otro quinto beatle menos, ¿qué nos queda?…

    NowaymaN…

    Quien D.C.E. postear en la bitácora etílica diga “YO… ¡ni Walker!”.

  2. Pensé que George Benson era el quinto Beatle. Con su teclado nutrió las canciones del Abbey Road.

    Cierto que Benson murió hace chance, dejó un legado y puede ser que al abandonar el mundo de los mortales ocupo su lugar, Neil.

    Otro quinto beatle menos, ¿qué nos queda?…

    NowaymaN…

    Quien D.C.E. postear en la bitácora etílica diga “YO… ¡ni Walker!”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s