Portoviejo Rock City

Uncategorized

Cuando escuchas una batería como si estuviese grabada dos veces, sonando en estéreo, con un discreto desfase que le da ese carácter de instrumento vivo sabes que estás oyendo un disco de rock, como deberían sonar. Sabes que en él hay un trabajo en la producción, que no se trata de lanzar la casa por la ventana, ni de vivir en un estado del rock, sino la necesidad de hacer algo que suene con valor, con mérito. El valor está en la música. Krist Novoselic decía que cuando una banda tiene un “kicking ass” baterista, pues es una banda que puede patear los cojones.

“El año del pescado” es el primer álbum (¿lo es?) de la banda Los Pescados, from Portoviejo with love, ya con años y horas almacenadas sobre los escenarios de algunas ciudades del Ecuador. Nelson Coral canta y toca la guitarra, mientras que Thompson juega a ser el baterista. Sí, un power dúo. La imagen de seguro es la de los White Stripes, pero hay una distancia sólida (en sí se trata de una broma, y no queda más que decirlo de esa manera porque las etiquetas vibran por su propia fuerza, como si no importaran), una separación que va desde lo cultural, hasta la búsqueda estética. Los Pescados no dejan de lado una intención sonora que remite a mucho del blues (sobre todo por la forma de tocar guitarra) y de un rock que se ha añejado por algún tiempo. Es la venganza del rock y en eso radica el éxito de un álbum como el que tienen: no hay ninguna pretensión y así vale la pena hacerlo (ahí está la lucha contra el Hombre, contra esa superioridad, el rechazo implícito en el rock).

En el disco se cumple la frase de Pete Townshend, que reprodujera Charly García en su primer álbum solista: “Si grita pidiendo VERDAD en lugar de AUXILIO, si se compromete con un coraje que no está seguro de poseer, si se pone de pie para señalar algo que está mal pero no pide sangre para redimirlo, entonces es rock and roll”. Sabia expresión y perfecta manera de definir un disco de 12 temas. 43 minutos de música que engloban una idea signada por las canciones y cómo vestirlas sin hacerlas perder contundencia. Sí, “El año del pescado” me suena a un disco pensado, a que sabían cómo querían que sonara y se propusieron algo.

Sin bajo, la sección rítmica está dada por la batería y la guitarra, un hi-hat abierto para rellenar todo lo más posible (una fascinación para Thompson es escuchar canciones y saber cuán llenas o vacías suenan), varias voces grabadas, el sonido de los tones trata de repetir la ubicuidad de un concierto. La guitarra no tan sucia, ni tan limpia, hay un deseo de darle carácter. No son necesarios los solos (punk’s alive), los contratiempos se ejecutan entre todos los instrumentos. La cacofonía surte efecto y da la idea de que todo está compacto. Panderetas, elementos percusivos que dan la vuelta por ahí.

No existe mucha instrumentación, quizás no sea necesaria. La idea es reproducir un show en un álbum, pero debe sonar bien. “El muerto” es uno de los mejores temas del disco, con ese riff arpegiado que se repite hasta crear un ambiente que te evoca ciestas etapas de John Frusciante (el único músico cuya obra me permite imaginarme cosas y emocionarme). “Reina” es como si Hendrix se diera la mano con Marc Bolan, y jugaran cartas. “Virus” tiene la mejor armonía del álbum (acordes interesantes. Esta canción, con mayor producción –más músicos y arreglos de otros instrumentos- podría ser una obra de cualquier disco hecho por Brian Wilson…), así de buena es, en definitiva

Supongo que el disco está a la venta, no lo sé. Para quienes quieren esuchar algo, pues les dejo este link y disfruten un poco de rock hecho en Portoviejo. You ain’t hardccore unless you live hardcore.

4 comentarios en “Portoviejo Rock City

  1. no me perdono no tener este disco…
    y estoy en la provincia manaba…

    lo poco que he escuchado de ellos me lleva a un punto más cercano a los Death from Above que a los Stripes…

    son unos chepos Los Pescados

  2. no me perdono no tener este disco…
    y estoy en la provincia manaba…

    lo poco que he escuchado de ellos me lleva a un punto más cercano a los Death from Above que a los Stripes…

    son unos chepos Los Pescados

  3. Yo ya tengo mi disco original, costó “5 dólar”. Está a la venta en Diva Nicotina (Gye) y Cholo Machine (Uio).

    En Manabí se presentan siempre en la Fabrica Pub (Portoviejo). So… ojo, por ahí talvez consigues un disco.

    Saludos!

  4. Yo ya tengo mi disco original, costó “5 dólar”. Está a la venta en Diva Nicotina (Gye) y Cholo Machine (Uio).

    En Manabí se presentan siempre en la Fabrica Pub (Portoviejo). So… ojo, por ahí talvez consigues un disco.

    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s