Pecadores, todos

Uncategorized
En una época de listas importantes, pues acaba de aparecer la lista mayor de todas, la de los nuevos pecados capitales. Y , ¡oh, sorpresa!, todos estamos fregados, condenados al fuego eterno de las llamas, porque ahora hasta los genetistas podrían estar jugando con la buena voluntad de la humanidad y contrariando los designios de Dios. Diario El País lo sintetiza así:

“Entre los nuevos pecados capitales a añadir a los siete -soberbia, avaricia, gula, lujuria, ira, pereza y envidia- que sirvieron de hilo argumental a Dante para su Divina Comedia, la Iglesia ha incluido ahora expresamente la afición excesiva a la riqueza -¿cuánto de excesiva?-, además de otros derivados del proceso de globalización y del desarrollo de la ciencia, como el daño al medio ambiente y determinados experimentos biogenéticos.

Nada hay que oponer a que la Iglesia quiera marcar nuevas pautas de conducta a sus fieles, más en consonancia con los tiempos. Pero, si se observa bien, lo que más preocupa a la Iglesia es que sus fieles dejen de pasar por el confesionario, por falta de conciencia de culpa y sentido del pecado. No es anecdótico que quien propone esta nueva lista sea el obispo responsable del Penitenciario Apostólico, el organismo que supervisa la confesión y las indulgencias plenarias, y que lo haga con el expreso propósito de recuperar la práctica de la confesión, en grave retroceso.

A la Iglesia no le preocupa tanto, pues, que sus fieles pequen como que dejen de confesarse, haciendo obsoleto el poder de sus sacerdotes para perdonar los pecados. Si tal cosa ocurriera desaparecería uno de los pilares básicos sobre el que se sustenta su ascendencia y autoridad sobre la grey que pastorea. ¡Bendito pecado!”.

Y bueno, son tiempos nuevos y hay que tomar medidas nuevas, ¿o no? Lo que me deja en duda todo esto es que no se incluyeran cosas como “No cometerás pedofilia siendo miembro de una religión”, “No defenderás casos de pedofilia condenada, ni pagarás dinero para evitar el castigo a tus empleados”, o “Le darás igualdad de culto o de expresión ritual a las mujeres”. No, nada de eso. Nuevos tiempos, todos pecadores, nuevas artimañas, las mismas indecencias.

4 comentarios en “Pecadores, todos

  1. La culpa ha sido determinante en cualquier religión. Leyendo los nuevos pecados se hace más evidente que la iglesia va por un camino y la realidad por el otro. Todo se reduce a la apetencia por el poder, que ha perdido en los últimos años, y no sabe cómo recuperar.
    Saludos

  2. La culpa ha sido determinante en cualquier religión. Leyendo los nuevos pecados se hace más evidente que la iglesia va por un camino y la realidad por el otro. Todo se reduce a la apetencia por el poder, que ha perdido en los últimos años, y no sabe cómo recuperar.
    Saludos

  3. “A la Iglesia no le preocupa tanto, pues, que sus fieles pequen como que dejen de confesarse”

    ¡te pasaste, varas! y con insinuar los pecadillos que se le olvidaron al obispo, lo que te corresponde es la excomulgación.

  4. “A la Iglesia no le preocupa tanto, pues, que sus fieles pequen como que dejen de confesarse”

    ¡te pasaste, varas! y con insinuar los pecadillos que se le olvidaron al obispo, lo que te corresponde es la excomulgación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s