Eduardo Manosdetijera, 15 años después

Uncategorized

Un musical retorcido. Mentes envueltas en la idea de un barbero asesino que se recuesta en la idea de la venganza como motor de su existencia. Una tragedia digna de Shakespeare. Una película en la cual no han limpieza, no hay sedosidad, no existe la inocencia. Una obra que Tim Burton estaba debiendo desde hacía años. “Sweeney Todd: the demon barber of Fleet Street” es el retorno a ese tipo de filmes que el señor Burton no hacía en décadas: puesta en escena y narrativa tirada de los cabellos.

Johnny Depp es Sweeney Todd/Benjamín Barker, un barbero que es víctima de la belleza de su esposa, una rubia mujer que cautiva al juez Turpin (interpretado por el siempre magistral Alan Rickman), quien para acceder a ella decide acusar al barbero de un crimen que no cometió y la aleja de él. 15 años después regresa a reclamar lo suyo, pero no hay nada más. La mujer, Lucy, ha muerto y su pequeña hija está bajo el cuidado de Turpin. Todd sólo tiene venganza en su interior y eso es lo que prodiga para sí y para el resto. El mundo es un lugar miserable y no hay espacio para la bondad.

Las relaciones entre este Sweeney Todd y el otro personaje fascinante de la mente Burton-Depp, Eduardo Manosdetijera, son muchas e incluso me atrevo a decir que no hay demasiada distancia entre ellos. Manejados de la misma forma, con cierta impasividad y movimientos bien fuertes, son el mismo personaje pero en diferentes puntos de la línea. Mientras Eduardo era pura ternura, Todd es pura ira y venganza. El tiempo no cura nada, probablemente destruya todo. No hay ternura en ese ser que antes fue estrictamente eso. El mismo rostro pálido y congelado no puede transmitir amor. Las cicatrices en el rostro del tipo con manos de tijera están en el alma de Todd.

La otra relación, y quizás la más obvia: las cuchillas. Ambos tienen el filo de un arma cortopunzante como continuidad del brazo. Lo dice Todd al tomar sus navajas por primera vez en 15 años: “Al fin mi brazo está completo”.

Estructurada como un musical (basada en la obra de Stephen Sondheim.) “Sweeney Todd…” tiene melodías deliciosamente construidas, a la vez que esa paradoja entre lo dulce y el encanto de la música, con la desesperación y ‘no futuro’ de las imágenes es lo que vuelve al filme en una de esas obras que vale la pena de ver una y otra vez. Helena Bonhan Carter hace de una perfecta compinche de las diabluras del barbero demoníaco. Sacha Baron Cohen se quita la piel de Borat para internarse en las palabras de un barbero italiano, y aunque en momentos lo consiga, es muy complicado no dejar de ver al periodista de Kazajistán. Ese quizás sea el único punto flojo de la película. Pero no incomoda en lo absoluto.

Depp sanguinario (la sangre, hay mucha, roja, muy roja, vistosa, la extravagancia mayor de un filme que te hace saltar con la primera muerte), Depp cantante, Depp incapaz de mirar las cosas más allá que eso. Hay únicamente venganza en él y no existe nada más. Y si es una emoción muy básica, o al menos una discreta sensación que no pide de ninguna otra, la necesidad que tiene el actor de darle cuerpo. Y así la ternura tiene el mismo peso. Por eso es que las navajas/tijeras continúan en su mano, como si todo estuviera bien, en su lugar. Johnny Depp canta con un timbre similar al de Robbie Williams, pero es su voz. Y son sus manos.

La venganza es un plato que sabe mejor frío, o algo así. Eduardo Manosdetijera ha perdido a su amor, su tiempo, su vida y no queda más para él. Son tiempos oscuros y quizás no haya espacio para la ternura. Burton no pudo ser más oscuro, no pudo ser más impertinente y darle el mismo peinado a ambos, a los tres. A él, a Eduardo Manosdetijera y a Sweeney Todd. Al parecer para Burton el sueño se ha acabado y sólo queda la pesadilla. Y ya sabemos cómo acaban las pesadillas.

2 comentarios en “Eduardo Manosdetijera, 15 años después

  1. Hola Eduardo (“tocayo” de manosdetijera), te cuento que hace tiempo estaba queriendo hablar de esta película.

    Creo que Tim Burton siempre ha entrado con sus filmes como la saga de Batman, Beetlejuice y el Cadaver de la novia en trazas de terror, de lo oscuro y macabro, los cadáveres, la sangre, pero esta vez lo hizo directo y sin miedo a ser visceral.

    Lo disfruté de principio a fin, unas niñitas que entraron delante de mi se fueron del cine casi llorando pero a mi me encantó (serán costumbres que agarré de trabajar en el Extra jaja).

    También pensé y le dije a mi esposo: esto es lo que Burton quería hacer hace rato y quienes lo admiramos estamos dispuestos a esperar cual será su siguiente golpe.

    Deep cantando no me gustó, creo que el tampoco lo disfrutó tanto o al menos por ratos parecía mas concentrado en cantar bien que en lo que estaba haciendo como personaje. La ventana de la barbería se parecía mucho a la escena de Edward Scissorhands en que Kim va a buscarlo a la colina.

    Me dicen que Burton está haciendo una versión de Alicia en el país de las Maravillas para el 2010. Debe ser como consumir LSD.

    Saludos!

  2. Hola Eduardo (“tocayo” de manosdetijera), te cuento que hace tiempo estaba queriendo hablar de esta película.

    Creo que Tim Burton siempre ha entrado con sus filmes como la saga de Batman, Beetlejuice y el Cadaver de la novia en trazas de terror, de lo oscuro y macabro, los cadáveres, la sangre, pero esta vez lo hizo directo y sin miedo a ser visceral.

    Lo disfruté de principio a fin, unas niñitas que entraron delante de mi se fueron del cine casi llorando pero a mi me encantó (serán costumbres que agarré de trabajar en el Extra jaja).

    También pensé y le dije a mi esposo: esto es lo que Burton quería hacer hace rato y quienes lo admiramos estamos dispuestos a esperar cual será su siguiente golpe.

    Deep cantando no me gustó, creo que el tampoco lo disfrutó tanto o al menos por ratos parecía mas concentrado en cantar bien que en lo que estaba haciendo como personaje. La ventana de la barbería se parecía mucho a la escena de Edward Scissorhands en que Kim va a buscarlo a la colina.

    Me dicen que Burton está haciendo una versión de Alicia en el país de las Maravillas para el 2010. Debe ser como consumir LSD.

    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s