4’33”

Uncategorized

La historia dice que todo es una sola cosa, que alguna idea remite a otra y así las cosas suceden, de esa referencialidad que suele agobiar, pero a veces enamora. De Sonic Youth llego a John Cage y escucho sus obras. La historia también dice que un día entró a un cuarto en la Universidad de Harvard (el anechoic chamber), donde supuestamente no debía escucharse nada… pero él escuchó algo. El ingeniero le dijo que eran sonidos que venían de él mismo: la circulación y esas cosas. Entonces llevó eso al extremo y decidió jugar al silencio, a su inexistencia, al hecho de que siempre suena algo, de que uno siempre es sonido.

De ahí salió 4’33”, que aquí lo pueden ver y oír, interpretada por David Tudor:

Y de Cage paso, por esa extraña composición de las cosas que son parte de la vida, a los beatnicks. A Kerouac y compañía. A que ellos se metieron a hacer happenings (creo que por separado, aunque no me interesa precisar esas cosas), a que ya tiene 50 años “On the road” y que un amigo me envió un mail con una frase de esa novela que siempre me ha parecido bestial, y que ahora que pienso en Cage parece calzar a la perfección. Y que incluso estuve pensando en incluirla como epígrafe de mi libro de cuentos, pero le ganó una de Artaud:

“…porque la única gente que me interesa es la que está loca, la
gente que está loca por vivir, loca por hablar, loca por salvarse, con
ganas de todo al mismo tiempo, la gente que nunca bosteza ni habla de
lugares comunes, sino que arde, arde como fabulosos cohetes amarillos
explotando igual que arañas entre las estrellas”.

En 4 minutos y 33 segundos puedes arder, de eso no me queda duda.

2 comentarios en “4’33”

  1. “— I was far away from home, haunted and tired with travel, in a cheap hotel room I’d never seen, hearing the hiss of steam outside, and the creak of the old wood of the hotel, and footsteps upstairs, and all the sad sounds, and I looked at the cracked high ceiling and really didn’t know who I was for about fifteen strange seconds. I wasn’t scared; I was just somebody else, some stranger, and my whole life was a haunted life, the life of a ghost. I was halfway across America, at the dividing line between the East of my youth and the West of my future.”

    A veces pienso que la vida son solo notas al pie de “on the Road”

  2. “— I was far away from home, haunted and tired with travel, in a cheap hotel room I’d never seen, hearing the hiss of steam outside, and the creak of the old wood of the hotel, and footsteps upstairs, and all the sad sounds, and I looked at the cracked high ceiling and really didn’t know who I was for about fifteen strange seconds. I wasn’t scared; I was just somebody else, some stranger, and my whole life was a haunted life, the life of a ghost. I was halfway across America, at the dividing line between the East of my youth and the West of my future.”

    A veces pienso que la vida son solo notas al pie de “on the Road”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s