La copia, el reclamo, la pelea

En la edición número 310 de revista Mundo Diners, que empezará a circular sólo para los socios de la tarjeta en marzo (si es que ya no está dando vueltas por ahí) trae una polémica que involucra a Ulises Estrella, director de la Cinemateca Nacional de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, y a Jorge Osinaga, EX miembro de Buseta de Papel (hago la corrección ahora que me informan que ya no es parte de Buseta desde hace mucho tiempo).

La edición de la discordia

El resumen es este: Jorge hizo para la edición de diciembre del año pasado un artículo sobre Augusto San Miguel, cineasta ecuatoriano de quien no queda filme alguno, y es una suerte de leyenda en este país (Javier Izquierdo hizo un documental que no dejo de recomendar sobre el personaje en mención y lo devolvió, al menos para la memoria de la gente de mi edad, a la vida). Y Ulises Estrella lo acusa implícitamente de plagio y robo de datos, fuentes y citas textuales del libro “La cinematografía de Augusto San Miguel. Guayaquil 1924-1925. Los años del aire”, de Wilma Granda, que publicó la Casa de la Cultura en agosto del 2007.

Transcribo a continuación un par de párrafos de la carta de Estella, que se publicara con el título “Protesta”: “En mi calidad de director de la Cinemateca de la CCE, quiero presentar mi más enérgica protesta, pues consta a la gente de cultura de nuestro país que Wilma Granda ha investigado más de veintitrés años por recuperar la memoria del cine nacional y de Augusto San Miguel, en particular, como parte de un trabajo diario y constante que se realiza en la Cinemateca a favor de la historia del cine ecuatoriano.

Me sorprende que una revista seria como Mundo Diners haya facilitado esta publicación, sin considerar lo que se legisla como Derechos de Autor ni valorar el trabajo de una mujer y de una institución como la Cinemateca de la Casa de la Cultura Ecuatoriana”.

Jorge tiene una respuesta que se publica inmediatamente. En ella afirma que usó varias fuentes y las nombra: Hugo Cepeda Delgado, historiador que posee datos de San Miguel (y quien cedió fotos de su archivo para graficar el artículo, además de archivos de diarios); artículos web de la Fundación Patrimonio Fílmico de Colombia y una publicación de la Biblioteca Digital de la Comunidad Andina, y el documental de Izquierdo, donde se dan muchas versiones e hipótesis sobre la suerte de la obra de San Miguel. Jorge termina su carta de esta forma: “El hecho de que la Cinemateca Nacional se preocupe por el tema San Miguel no significa que toda fuente sobre el asunto sea propiedad de ella, pues existen otras, externas, a las que acudí. Como se puede ver, la denuncia carece de fundamentos”.

Ulises Estrella

Lo único que se me ocurre pensar después de esto es que si bien Estrella hace alusión a una legislación que protege este tipo de creación, pues ahí tiene la opción y no la lleve adelante. Si se ha violentado algo, pues hay que ir a las instancias necesarias para pedir algún tipo de equidad. Sin embargo, negar una base de inocencia hasta que se demuestre lo contrario es criminal. Y eso me parece la carta de Estrella, en la que trata de defender una propiedad intelectual con argumentos que de seguro en un tribunal no tendrían posibilidad de nada: 1) Lo que le consta a la gente de cultura del país del trabajo de Wilma Granda, de 23 años, 2) El hecho de que ella sea mujer y 3) que sea un trabajo de la Cinemateca.

Lo siento, pero ninguna de esas tres me suena a defensa de nada. El trabajo de 23 años, hoy en día, y gracias a la Internet, puede ser hecho en 23 minutos. Triste, pero real. Además, el punto es una publicación en cuestión, no toda una obra de vida. Que sea mujer… pues no le veo mucha importancia en la defensa de un contenido autorial y que sea hecho por la Cinemateca… igual. Una institución seria de por sí no derrama seriedad sobre los trabajos que realiza. La metonimia no existe en la vida real.

Jorge no tiene más que defenderse. Y bueno, más allá de que eso, lo que hago acá no es para defenderlo tampoco, porque supongo que no lo necesita ante lo burdo del reclamo. Escribe de dónde sacó sus fuentes (en la carta incluso certifica que el artículo las contenía) e incluso llega a insinuar la imposibilidad física de este “plagio”: El libro de Granda fue lanzado el 14 de agosto del 2007, el artículo que escribió lo envió a la revista el 16 de ese mes y en dos días sería un acto descabellado de cometer (y eso que Jorge vive en Guayaquil). Eso es factible, tomando en cuenta que a veces colaboro en ella y doy fe de que los artículos hay que enviarlos con mucho tiempo de anticipación.

El punto fundamental de esto es que a estas alturas del partido ver los reclamos de este tipo como acciones de dignidad (a veces los reclamos son tan pasionales que parecen ser hechos como si la persona estuviera quitándole pétalos a una rosa: me ama, no me ama, me ama, no me ama…) y no legales, no conducen a ningún lado, menos a la verdad. Sólo a luchas que aburren e incertidumbre. Algo es cierto, si hay dos documentos que presentan las mismas citas textuales, pues en uno de los dos deberá caer el peso de la ley. Y para eso es necesario ir a la Justicia.

una imagen de Augusto San Miguel

Cualquier otra cosa es pérdida de tiempo y ganas de joder o llamar la atención.

Anuncios

6 comentarios en “La copia, el reclamo, la pelea

  1. Bueno. Si bien es cierto que soy parte de Buseta, este comentario lo hago más como Andrés. Siempre le dije a Jorge que él es un talentoso escritor. Por sobre todo, me alegra mucho saber que está haciendo lo que le gusta.
    Sobre la polémica, espero que todo se aclare.

    Un abrazo.

  2. Bueno. Si bien es cierto que soy parte de Buseta, este comentario lo hago más como Andrés. Siempre le dije a Jorge que él es un talentoso escritor. Por sobre todo, me alegra mucho saber que está haciendo lo que le gusta.
    Sobre la polémica, espero que todo se aclare.

    Un abrazo.

  3. creo que lo que has dicho de los 23 minutos es una exageración amigo. El acceso a los textos no quita que haya que leerlos y es más el internet da un trabajo más al asunto, el de verificar las fuentes y los lejanos autores. La mejor bibliografia no te la entrega google sino que se consigue a pie… para todo lo demás mastercard…

  4. creo que lo que has dicho de los 23 minutos es una exageración amigo. El acceso a los textos no quita que haya que leerlos y es más el internet da un trabajo más al asunto, el de verificar las fuentes y los lejanos autores. La mejor bibliografia no te la entrega google sino que se consigue a pie… para todo lo demás mastercard…

  5. Ya no se que pensar, en el país de las canela se da demasiado el hecho de soltar una denuncia para llamar la atencion.
    A veces son reales otras son joda. Lo que me parece sensato es que se haga público para que se investigue a profundidad y saber quién miente… justo hoy tengo entre manos una denuncia y solo el tiempo lo dirá.
    Saludos

  6. Ya no se que pensar, en el país de las canela se da demasiado el hecho de soltar una denuncia para llamar la atencion.
    A veces son reales otras son joda. Lo que me parece sensato es que se haga público para que se investigue a profundidad y saber quién miente… justo hoy tengo entre manos una denuncia y solo el tiempo lo dirá.
    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s