Ver lo político sin ver lo político

Uncategorized

“I’m sick and tired of hearing things/ from uptight short sided narrow minded hipocritics/ All I want is the truth/ just gimme some truth/ I had enough for reading things/ by neurotic, psicotic, pig headed politicians/ All I want is the truth/ just gimme some truth” John Lennon, “Gimme some truth”

La traición a los conceptos parece ser la ley de las cosas, especialmente en este país. Y peor aún, esto significa que las discusiones ya no son tal cosa y a la larga toda conversación o discrepancia no se resuelve, se va por la tangente. Simplemente no hay opción a una análisis que valga la pena y los argumentos, bien gracias. Aberrante todo esto.

Me despierto y escucho sobre la renuncia de Fidel Castro al poder. Que el Ministro de Cultura del Ecuador también presentó su renuncia por motivos personales, que el Procurador de la Nación anuló los contratos de Petrobras, que un miembro del movimiento de Gobierno es acusado de peculado. Hace unas noches hablaba con un par de amigos y pensábamos cómo no había una discusión exacta y política de lo que sucede en el mundo, y eso en definitiva va transformando todo en una masa sin estructura concreta, que no nos lleva a ningún lado. De seguro esas informaciones a las que hago referencia no tendrán una revisión política de importancia.

¿Por qué los análisis se esfuman de esa manera? No tengo idea, lo único que se me ocurre es que la pasión nos está nublando y eso suele ser peligroso. Pienso en los medios de comunicación, perdiendo el tiempo en categorizar las acciones del Gobierno en “buenas y malas”, lo que en definitiva es un problema de perspectiva. Lo moral no puede ser motivo de reflexión adecuada. Analizar la política desde otra cosa que no sea la política no te va a llevar a ningún lado, sólo a mayor incomprensión o intolerancia.

El Presidente nombra como “vieja pelucona” a Margarita Arosemena, ex candidata a la Asamblea por el Partido Social Cristiano, partido que el Presidente no se ha cansado de identificar como el representante de esa forma antigua de hacer política en el país. También una señora a la cabeza de una Institución de ayuda a enfermos incurables en etapa terminal. Su hijo, Galo Roldós Arosemena, redacta una carta dura, necesaria y elocuente de rechazo a tremenda tontería presidencial y se publica en Diario El Universo. Reacción de Galo que aplaudo y celebro, porque hay que defender lo de uno, lo que es parte de uno, lo que uno adora, ante ciertas arbitrariedades y ofensas. Sin embargo, el problema se da cuando esa perspectiva que maneja Galo se traduce en unas similares de personas que no analizan el problema con propiedad. Se transforma en algo estrictamente moral cuando se lo de desproporciona y así no hay manera concreta de definir el asunto.

Peor aún, de pedir una corrección de dicho actuar presidencial. Pues al manejarlo todo desde lo moral habrá únicamente rechazo y no un reclamo adecuado. Galo tiene (y ejerció) ese derecho al reclamo airado, por más Presidente que sea el Presidente. Nosotros, de espectadores, deberíamos tener la suficiente capacidad de pedir corrección, pero una corrección política.

Rafael Correa lo ha dicho: fue un asunto político, un conflicto político con Margarita Aorsemena. Y ni así los medios realizan ese análisis. Siendo tan sencillo. Si para el Presidente insultar y ofender es un asunto político, ¿no es hora de cambiar la forma de hacer política? ¿No es el insulto una de las manifestaciones de esa política vieja a la que tanto él critica? Para él, al ser Margarita Arosemena parte de esa política (luego de ser candidata a la Asamblea) pues es parte de juego y de todas sus reglas. Digamos que sí, que al ingresar en política entras en un juego de ese tipo, pero ¿la regla es el insulto? He ahí la discusión y la exigencia por desterrar esas prácticas políticas.

Y lastimosamente no he leído ese tipo de análisis en ningún medio. La pasión enceguece, en definitiva. Y esa pasión está de lado y lado. Los medios buscan defenderse de algo que ven como un ataque. Lastimosamente no han hecho un “mea culpa”, sino han preferido evidenciar la lucha de un “comunista o socialista” que busca acabar con la propiedad privada… negando a la profesión.

Mientras tanto el Gobierno se mantiene en una burbuja que ha hecho de su proyecto político algo muy grande, terriblemente grande y para llevarlo a cabo no importa el método. Así, asambleístas (supuesto grupo independiente) del Gobierno se reúnen con el Presidente para recibir “órdenes” para que ya, después de casi tres meses, se pongan a crear la Constitución, para lo que fueron electos y dejen de lado la realización de leyes. Porque hacer leyes sin marco referencial definido es ponerse las medias luego de los zapatos, así de burdo y obvio.

Por eso se dan los errores políticos del Gobierno, que los tiene, pero que no hay manera de tenerlos presentes porque no existe fiscalización y los medios están entretenidos limpiándose las culpas y acusando al Presidente de ser el más malo del mundo, cuando en definitiva lo que pasa es que están usando un pantalón tan grande que en cualquier momento se darán que el rey anda desnudo. Todo por no mirar las cosas como se deberían mirar. Y eso, en circunstancias como las actuales, en las que la región litoral está inundada por las continuas lluvias, es imprescindible. ¿Por qué? Porque ayudar es un acto de reconocimiento del otro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s