What the blog do we know?

Uncategorized
Esto publiqué inicialmente en CLAP hace unos días, pero en vista a algunas reflexiones hechas últimamente por algunos escritores, entre ellos Jonathan Frazen y Fernando Iwasaki, lo reedito:

¿Qué es un blogger? ¿Qué mueve a alguien a abrir un blog y escribir? ¿Por qué es tan bien visto para alguna perspectiva y tan denostado para otras?


Il Corvino da en el clavo (para variar; es más, su blog debe ser recomendación en institutos de educación media) cuando reflexiona sobre la necesaria categorización de los bloggers que se hace desde la literatura. Y digo necesaria para no usar el término ‘generalizada’: “Creer, entonces, que todos los bloggers pertenecen a una casta de seres ultra-tecnológicos portadores de pancartas que rezan por la muerte de la literatura, se asemeja a pensar que Kiss mata pollitos, que Marilyn Manson es el amigo de Kevin, el de la serie Aquellos años maravillosos, que Walt Disney está congelado y, dentro de unos años, se pone al mando de su grandiosa empresa de Entretenimientos”.

Existen muchos escritores que no juegan a la computadora, que ven el fenómeno del blog desde una distancia. Así como hay otros que aseguran que el influjo de la tecnología obliga a realizar un cambio sustancial en el acto de la escritura… Como si eso fuese novedad. Más allá de esas precisiones, toda literatura es el reflejo de su tiempo y ya, aunque seas un escritor encerrado en una torre y no tengas más que una pluma, tinta y hojas recicladas para escribir, nunca dejas de ser contemporáneo, es así… soy así de categórico. Pero bueno, las perspectivas pueden variar, desde las más ridículas hasta las más contundentes. El punto es que desnaturalizar el uso del blog me parece una de las tantas manifestaciones del absurdo que es el ser humano.

Por ejemplo, para muchos periodistas, el blog es una herramienta impresionante de periodismo ciudadano y lo buscan como eso. Otra gente, desde los medios de comunicación, lo rechazan por su falta de credibilidad (como si el formato fuera reflejo de credibilidad) y lanzan gritos de auxilio. Es decir, perspectivas diversas sobre el uso de una herramienta…

Entonces, ¿de qué sirven las intervenciones sobre la utilidad o la no utilidad de los blogs? Para nada. Lo real es que un formato, herramienta o espacio de escritura es eso. Cada blog te dice cómo debe ser leído así que si te acercas con un único prejuicio a un blog, pues caes en un grave error. Cada persona es una forma de expresión y cada blog se manifiesta como eso. Así de simple.

Los blogs son espacios de cada persona que lo hace. De ahí, llegar a categorías y definiciones que lleguen a lo psicoanalítico, por ejemplo, y definir como un acto desproporcionado del ego, o cualquier término fuera de concepto… o peor aún de vanidad… pues no estamos hablando del formato, sino de las personas que lo hacen.

O peor aún, las definiciones sobre las cosas siempre hablan de quienes las emiten. Y de eso no hay vuelta atrás. Por eso creo que un blog no puede ser literatura, pero un blog puede tener poemas o cuentos, o hablar de literatura. Soy un romántico de mierda y estoy seguro que una novela se lee mejor mientras la tengas entre tus manos y de seguro eso no cambiará, ni se vendrá a menos. Pero ese no es el tema.

Iwasaki dice en su artículo publicado en el suplemento cultural de Milenio: “No me agradan los blogs porque muchas veces cobijan opiniones anónimas e insultantes que sus autores jamás suscribirían con sus nombres verdaderos, pero reconozco que también he leído en los blogs razonamientos inteligentes y originales, aunque no comparta el ideario de sus autores. ¿Cuántos blogueros habituales de Arcadi Espada han creado sus propios blogs? Muchos, y su lectura es tan amena e interesante como la del propio Arcadi. Los grandes diarios han descubierto la pólvora de los blogs y por eso animan a sus columnistas a crear un blog“. La visión totalizadora gracias a las amenazas. En ese sentido todo debería ser reducido a la nada más básica, porque en definitiva las bajezas están en cualquier cosa que se hace.

Y sobre todo cuando hay gente que prefiere usar el blog para absurdos, y hay otros que los leen como eso, cuando, insisto, es sólo un formato. Y los formatos reflejan lo que somos al usarlos.

10 comentarios en “What the blog do we know?

  1. Y no sé Manuela, cada vez que termino de leer algo en la compu no puedo enfocar bien por casi media hora. Es un tanto molestoso para la vista…

    Pero eso podría discutirse desde muchas otras perspectivas.

    Un abrazo

  2. Y no sé Manuela, cada vez que termino de leer algo en la compu no puedo enfocar bien por casi media hora. Es un tanto molestoso para la vista…

    Pero eso podría discutirse desde muchas otras perspectivas.

    Un abrazo

  3. ¿Quién puede tomar en serio a alguien que dice que habla a panzasos?
    Es blog es un formato, como tu lo dices, no entiendo porqué los algunos «puristas» se molestan con los blogs en general… En fin es algo como molestarse con los libros de formato chiquito o los de pasta dura o los de bolsillo en papel periódico. DEfinitivamente uno tiene que ser un ser paciente y tolerante.
    Saludos Eduardo. Buen año por cierto.

  4. ¿Quién puede tomar en serio a alguien que dice que habla a panzasos?
    Es blog es un formato, como tu lo dices, no entiendo porqué los algunos «puristas» se molestan con los blogs en general… En fin es algo como molestarse con los libros de formato chiquito o los de pasta dura o los de bolsillo en papel periódico. DEfinitivamente uno tiene que ser un ser paciente y tolerante.
    Saludos Eduardo. Buen año por cierto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s