Burbujas y pedazos de tiempo

Uncategorized

“Baby it ain’t over ‘till it’s over”
Lenny Kravitz

El Presidente aparece ayer por televisión y afirma, lo dice a viva voz, que los medios de comunicación mienten. Quizás la verdad sea decir que son malos, malos profesionales laborando en malas empresas, pero bueno, yo no soy el Presidente.

El Presidente nos interrumpe a Miss Kauffman y a mí y explica el por qué los medios de comunicación mienten. Habla de la ley de equidad financiera, esa que envió a la Asamblea/Congreso para su aprobación y de la que casi todo el mundo ha hablado en estos días, no únicamente los medios de comunicación. La defiende, dice cosas que suenan con coherencia y me doy cuenta que tiene muchas ventajas y beneficios. Me lo dice Miss Kauffman también. Me río, ¿por qué no empieza con ese tipo de cadenas televisivas apenas envía ese tipo de leyes para explicarlas? ¿Por qué esperar a que la gente esté descontenta? El Presidente me da risa a veces, porque lo de solución sencilla se vuelve complicado. El Presidente debería aprender que no por ser Presidente todo lo que el decrete no deberá ser opinado, revisado o reflexionado por cualquier hijo de vecino. Los medios aglutinan espacios de reflexión, es cierto, pero no son los únicos espacios.

Me llaman de Guayaquil y me dicen que el Alcalde se ha ido a Montecristi y que la Policía no lo deja pasar. Que eso es inconcebible, que cómo es posible. Y bueno, los canales de televisión hablaban de ataques, de incredulidad y de excesos de fuerza, cuando todo era una maniobra política y punto. La gente que me llamó de Guayaquil se notaban molestas y de cierta manera asustada por lo que se viene, o según ellos se viene. Esa es su burbuja.

El funcionario de Carondelet celebraba ayer lo sucedido. “Todo es una maniobra socialcristiana para evitar que se aprueba la ley de justicia financiera… Porque no tienen nada claro”, me dijo. Yo lo escuché y descubrí el sabor de victoria en su expresión. Tiene su burbuja, desde luego. La burbuja del poder es interesante y quizás la más deliciosa de todas. Pero no la tengo y no interesa por eso.

Y se trata de eso, de vivir en esas burbujas. Me coloco los audífonos, pongo play y escucho Buffallo Springfield, porque por alguna extraña razón siempre suena como primer tema, aunque está colocado en random. Así me aíslo y le doy espacio a mi propia burbuja, para pensar en las cosas y melodías que se me ocurren. Mi burbuja sabe en este momento a Dylan y a Visions of Johanna. La burbuja es una imagen también. Tenía una vecina, Johanna, era hermosa, pero murió en un accidente de tránsito y me quedé helado cuando pasó. Yo sigo vivo en esta burbuja, tratando de resolver las cosas al andar, cuando muchas de ellas de antemano pueden estar correctas.

Abro el libro para seguir leyendo. Es la burbuja más ligera de todas. La computadora me espera y me coloco de nuevo los audífonos. Suena Dylan mientras escribo. Pienso en el Alcalde tratando de llegar a Ciudad Alfaro, donde se reúne la Asamblea. La molestia de muchos y el regocijo de otros. Que los participantes fueron llevados con la esperanza de dinero y comida. La burbuja de la distancia y el desconocimiento: ¿Cómo es posible que siempre haya gente para manifestaciones sin sentido? ¿No trabajan?

La burbuja cambia de sonido. “She had a moist vagina/ I particularly enjoy the circumference/ I’ve been sucking the walls of her anus…”. Pienso en Nirvana, en Cobain, en el acto de la soledad. Abro el libro nuevamente e intento leer. Ya no hay silencio porque el Presidente va a hablar y ha hablado. Tarde, pero habló, condicionó todo y esperó el caos para decir a, b y c. Maravillado por el tamaño de la circunferencia y chupando las paredes indescriptibles se pasan de largo los momentos. Las burbujas son de todos los días, la burbuja del poder es la peor.

Y mi burbuja se abre ahora y se consume en dos cuando sé que hoy es el cumpleaños de Miss Kauffman y que de seguro en algún momento leerá esto. Mi burbuja hecha canción y lima.

6 comentarios en “Burbujas y pedazos de tiempo

  1. Esa paparruchada miserable de Correa de reducir toda crítica a “mentiras perversas de los medios de comunicación” ya se está gastando demasiado. ¿Quién es realmente “la prensa” de todos modos? Todo aquel que se le opongo, más claro. A él no le jode que los medios de comunicación mientan, sino que lo critiquen, así de simple. Eso de mostrarse susceptible y sorprendido frente a la “mala prensa” resulta conveniente para distraer la atención, se trata de la vieja táctica del “How you dare!?”.

    Y lo peor es que los giles de siempre le siguen la corriente tragándose esa disyuntiva y la reproducen. Ahora todo se reduce a tenerle fe al nuevo caudillo y a desestimar toda crítica aludiendo que la prensa es perversa.

    (No les molesta que mientan; les molesta que digan cosas que no les gusta).

    La mala prensa no justifica que Correa también mienta. Miente él y mienten los de su gabinete. Ergo ni él ni sus heraldos están en legítima posición moral de reclamar minuciosidad científica a los medios de comunicación ante sus deslices ad hoc.

    Es mentira que según las cifras los resultados económicos no son malos. Es cierto que existe una mayor producción petrolera y otros cuantos factores a favor del Estado, pero tales no han sido bien aprovechados: eso es lo que los hace malos. Cómo sería la cosa de grave si los condicionantes externos estuvieran en contra de la economía nacional.

    También es mentira que se haya reducido el desempleo. Las nuevas cifras que presenta el BCE en los últimos meses son en efecto más bajas…, ¡pero es porque la metodología de cálculo fue cambiada! No se pueden comparar esos datos.

  2. Esa paparruchada miserable de Correa de reducir toda crítica a “mentiras perversas de los medios de comunicación” ya se está gastando demasiado. ¿Quién es realmente “la prensa” de todos modos? Todo aquel que se le opongo, más claro. A él no le jode que los medios de comunicación mientan, sino que lo critiquen, así de simple. Eso de mostrarse susceptible y sorprendido frente a la “mala prensa” resulta conveniente para distraer la atención, se trata de la vieja táctica del “How you dare!?”.

    Y lo peor es que los giles de siempre le siguen la corriente tragándose esa disyuntiva y la reproducen. Ahora todo se reduce a tenerle fe al nuevo caudillo y a desestimar toda crítica aludiendo que la prensa es perversa.

    (No les molesta que mientan; les molesta que digan cosas que no les gusta).

    La mala prensa no justifica que Correa también mienta. Miente él y mienten los de su gabinete. Ergo ni él ni sus heraldos están en legítima posición moral de reclamar minuciosidad científica a los medios de comunicación ante sus deslices ad hoc.

    Es mentira que según las cifras los resultados económicos no son malos. Es cierto que existe una mayor producción petrolera y otros cuantos factores a favor del Estado, pero tales no han sido bien aprovechados: eso es lo que los hace malos. Cómo sería la cosa de grave si los condicionantes externos estuvieran en contra de la economía nacional.

    También es mentira que se haya reducido el desempleo. Las nuevas cifras que presenta el BCE en los últimos meses son en efecto más bajas…, ¡pero es porque la metodología de cálculo fue cambiada! No se pueden comparar esos datos.

  3. Me fascina que te pasees por mi lucidez y mi inconsciencia con la misma gracia; incluso en el puente entre ambas apareces de manera perfecta. Ahora entiendo: “Tengo que decirte algo; ya es tu cumpleaños”. Ese instante en el que por tu abrazo yo atravesaba el arco que une sueño y vigilia, también habitaba tu insonmio, tu deseo y tus palabras. Gracias por un cumpleaños mágico.

  4. Me fascina que te pasees por mi lucidez y mi inconsciencia con la misma gracia; incluso en el puente entre ambas apareces de manera perfecta. Ahora entiendo: “Tengo que decirte algo; ya es tu cumpleaños”. Ese instante en el que por tu abrazo yo atravesaba el arco que une sueño y vigilia, también habitaba tu insonmio, tu deseo y tus palabras. Gracias por un cumpleaños mágico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s