Quito, Londres, Arkham

Uncategorized

Ludo dice que esto no debe ser frío, que lo que soporta en España es verdaderamente frío. Le digo que no, que lo que sucede ahora en Quito lo es: lluvia, neblina que se te pega a los ojos durante la mañana y que vuelve en la noche para no dejarte camino sin observar. Lo niega, me afirma que ahora sabe lo que es el frío. Le respondo que para mí esta es la verdadera manifestación del frío, por ser un ‘mono’, un costeño llegado a la Sierra, un guayaquileño empotrado en Quito y que soporta todas las mañanas ese frío que en realidad arrulla y te invita a no moverte. Pero eso es imposible, las ocupaciones no saben de calor o de frío.
Creo que Ludo se ríe y dice sin problemas que él también es mono en España.

Alguien por televisión dice que Quito parece Londres, sólo neblina y lluvia. Yo digo que es Arkham. Leo algo de H. P. Lovecraft mientras avanzo caminando, contrariando mi respiración cortada y el esfuerzo de llegar a pie a la avenida Occidental, mientras la niebla se hace más espesa y puedo sentir cómo pasa a mi lado, cómo se posa sobre el libro, al momento en que la familia Gardner está sobreviviendo los estragos de aquel meteorito que cayó en su campo, extraño, que los va aniquilando poco a poco, ida y vuelta, de retorno a Arkham, y no precisamente el asilo en Ciudad Gótica.

El frío es el principal compañero para poder ser parte de una historia que te llama, te dice que la leas (me pasa eso con cualquier cosa que leo de Lovecraft). Con el frío todos son monstruos, seres ataviados con ropajes hasta que desparezca cualquier indicio de piel. La piel seca por el clima, esas escamas que luchan por salir y así transformarse en la normativa de toda superficie. Los ojos rojos y rasposos, casa parpadeo es un acto criminal y de perdón. El frío te hace contener cualquier posibilidad de inmovilidad natural, te vuelve kinético, aún cuando estés en tu cama, hecho una bola con sábanas, cobijas y edredones.

Me encanta el frío y su posibilidad de ficción. La realidad como elemento constituyente. Más allá de cualquier precisión o criterio, ahí está todo, el ambiente necesario para generar historias, más que el calor, que no deja nada de nada, ninguna oportunidad de sosiego para inventar. Por eso camino hasta la Occidental como un monstruo, ataviado de abrigos y llevando el libro en la mano congelada, para no sentirme tan inútil o poco humano, para recordar lo que uno siente. El mono en el frío, tratando de soportar las impresiones del cuerpo, la temperatura algo baja. Los 7 o 6 grados que para muchos debe ser común y para otros no. Y así despegan las historias y la mente da vueltas y caminas por las calles de Arkham, una ciudad distinta a la de los libros, pero que tiene el sabor y esperas la sorpresa, una vez que subes al bus y ves a todos de la misma manera, con el sueño que provoca el frío, camino a un lugar al que talvez no quisieran ir. La sorpresa puede ser cualquier cosa, como la presencia de Abdul Alhazred en la Cali de Andrés Caicedo, o sentado a mi lado, o esperando a que yo llegue a mi destino y me abra la puerta, entonces todo tendrá ese color surgido del espacio y entraré en esa oscuridad en la que el brillo extraño me espantará y quizás vea a los Gardner, o a seres con rostros de peces, con escamas y ni siquiera pueda gritar porque el frío ya a esa altura me ha congelado.

2 comentarios en “Quito, Londres, Arkham

  1. tal vez te sirva y logres una inspiración brumosa lovecraftiana oscura equinoccial que resulte en algún cuento interesante…

  2. tal vez te sirva y logres una inspiración brumosa lovecraftiana oscura equinoccial que resulte en algún cuento interesante…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s