La entelequia y los logros

Uncategorized
¿Dónde mierda se deja el buen augurio y la pasividad de la vida? ¿Dónde? Me pregunto porque estoy en medio de logros, en medio del logro y la necesidad de aceptación de logrados que piensan que ahí está la vida. Insisto con eso de la trascendencia: el pecado del Ego, el pecado favorito del diablo/Al Pacino en ‘Devil’s Advocate”, la vanidad.
Es un acto común y corriente, dable, exageradamente humano. Noble y necesario, desde luego. Por ejemplo, leo que Miguel Chávez ha quedado finalista del concurso de cuento Juan Rulfo (ese que hace la RFI en Francia) y me alegra saberlo. Me alegra por él y lo felicito por esta vía. Ayer le envié unos saludos por teléfono celular y creo que debe estar contento. A la larga estos reconocimientos pueden ser espaldarazos si te empujan a hacer de tu obra algo con mayor valor. Pero al mismo tiempo se pueden convertir en herramientas de estrellato, simple estrellato si no son bien comprendidos.

La explotación de los logros en medio de la vida pasiva. ¿Para qué trascender en medio de la insignificancia? La insignificancia se siente en cada cosa que se hace, se dice y se ve. ¿Para qué hacerlo? No lo entiendo del todo, aunque sí pueda precisar ciertos sentidos. Ayer charlaba con Patricio Burbano sobre el tema y a la larga es un acto de enfrentamiento. De enfrentamiento al arte y a su política. Al necesario ámbito de las relaciones públicas, del que nada se escapa hoy en día y que de cierta manera hay que aborrecer. Pero no por humildad estúpida, ni por crítica a una actitud que es de lo más normal en este tipo de situaciones, sino por el hecho de que hemos llegado a un momento en el cual lo que sea (nómbrelo) es motivo de realce. Repito la pregunta inicial de este párrafo: “¿Para qué trascender en medio de la insignificancia?”.

Es un acto de ego, de gran y desproporcionado ego. ¿Por qué debo compartir las luces con gente que no merece mayor respeto como creadores o lo que sean? En cada esquina o en las reuniones a las que voy a distenderme me encuentro con personas que sudan arte y de tanto sudarlo lo expulsan de ellos, lo destilan y se esfuma de sus organismo, pero no se han dado cuenta. Y critican el ‘spotlight’ y se mueren por ser parte de él. ¿Para qué? Si hay otros como ellos y quieren compartir ese mismo espacio y respirar el aire del mismo centímetro cuadrado.

Lemony Snickets, uno de esos Bartlebys inmejorables

Fotos con escritores reconocidos a tu lado, diplomas colgando de las paredes, nombres en marquesinas. Debo confesar que me da vergüenza encontrar mi nombre en alguna cosa, con el tiempo supongo que se puede controlar la sensación. Sin embargo, el hecho es que los logros son en definitiva compromisos y responsabilidades, y no otra cosa. “¡Qué bacán, escribiste en SOHO!”, he escuchado a mi oído. “Pero si es una revista, ¿cuál es el asunto?”, pienso y sonrío mientras lanzo un tímido ‘gracias’.

La vida está en el volumen de personas que pronuncian tu nombre. Pero es una tontería. Todo se convierte en una carta de presentación, hablas como si fuera eso, como si se redujera todo a eso. Y SER es la única carta posible. Ávidos de la nada olvidamos con suma facilidad. Entonces, ¿por qué tanta necesidad de logros?

Recibo un mail por un asunto laboral, parece escrito por un dios del Olimpo, por el tono y la obligatoriedad que evidencia. Río con fuerza, “gran pendejada”, me digo. Cumplir un rol no te vuelve trascendente, sino oportunista. Ya no es momento, lo siento, pasó y de seguro olvidaremos todos para qué estamos aquí. El Alzheimer no tiene reparos en las edades. No hay conciencia colectiva, no la habrá, y así es mejor. El trabajo desde esa postura es mucho más libertario, palabra de moda por acá.

Por eso me río cuando me hablan de logros como única finalidad y todo se sobredimensiona. Porque la satisfacción personal es eso, personal, el resto es simple llamada de atención. Doris Lessing leyó (bueno, escribió y leyó su editor británico) en la Academia Sueca su discurso de aceptación del Nóbel: “Estamos en una cultura que se está fragmentando, donde nuestras certezas de hace apenas algunas décadas son cuestionadas y donde es común que hombres y mujeres jóvenes que tuvieron años de educación no sepan nada acerca del mundo, no hayan leído nada, y sepan sólo de alguna especialización u otra, por ejemplo, de computadoras”.

Esa es la verdad, Doris, vivimos esa época y quizás sea una de las mejores posibilidades, porque tanta división de seguro significará unión en su momento o total separación molecular de la cual no habrá retorno y listo, eso es todo como especie. Pero lo más importante, reconocer que ser importante en un mundo sin importancia es inútil. Me extraña que existan muchos que prefieran esa entelequia a la pureza de reducirse a lo más elemental y desde ahí trabajar lo que quiera hacer.

Hay una gran diferencia entre buscar el estrellato y desesperadamente hacer una obra de valor estético. Ambas se pueden combinar, claro, la primera como consecuencia directa de la otra y antes de que algunos digan o elucubran ideas lo que quiero decir, en síntesis, es que los logros son para felicitarlos y a quienes lo consiguen no sólo los obliga a mantener una calidad, sino a ser responsables con su obra y al menos eso me gusta, eso atrae y eso es lo que debe hacer cada uno que la consigue consiguen. Así que si Miguel lo hizo, pues a celebrarlo y a no dormirse en los laureles. O como me dijo él sobre esa frase ‘marveliana’ de la responsabilidad que ensayé: “Más que presión lo tomo como estímulo”.

la torpe adulación en un mundo medio inepto

Es sencillo, si se lo quiere ver así.

16 comentarios en “La entelequia y los logros

  1. “Ayer le envié unos saludos por teléfono celular y creo que debe estar contento.”

    claro, no cualquiera se da el lujo de recibir mensajes del varas

    felizhote ha de estar

  2. “Ayer le envié unos saludos por teléfono celular y creo que debe estar contento.”

    claro, no cualquiera se da el lujo de recibir mensajes del varas

    felizhote ha de estar

  3. ¿Qué se puede añadir? Ya sabemos todos los torpe que es la adulación pero cómo cala en todos alguna vez en nuestras vidas. Pero dicho como tú lo dices hasta parece que nos hace capaces de resistirnos a ella.
    Querido Eduardo, mucho cariño.

  4. ¿Qué se puede añadir? Ya sabemos todos los torpe que es la adulación pero cómo cala en todos alguna vez en nuestras vidas. Pero dicho como tú lo dices hasta parece que nos hace capaces de resistirnos a ella.
    Querido Eduardo, mucho cariño.

  5. Chuchesus, y claro que tengo un ego y muy grande, tanto que no me interesa compartir espacios de reconocimiento con nadie…

  6. Chuchesus, y claro que tengo un ego y muy grande, tanto que no me interesa compartir espacios de reconocimiento con nadie…

  7. Subiendo a las alturas los adelantas; pero cuanto más subas, no lo olvides, más pequeño te verán los envidiosos. El que vuela más alto es el más odiado.
    Nietzsche

  8. Subiendo a las alturas los adelantas; pero cuanto más subas, no lo olvides, más pequeño te verán los envidiosos. El que vuela más alto es el más odiado.
    Nietzsche

  9. Cerati dijo recientemente “Los Grammys solo son importantes, cuando los ganas”.

    Creo que lo más importante es que Miguel celebre con una buena sonrisa entre la gente que lo ama.

    Yo por mi parte, celebraré los besos de la mujer que me quiere, sus ojos con luces intensas mirandome de noche y la brisa del mar, seguramente con algo de música y helado de fondo.

    Todos tenemos tantas cosas por celebrar.

    Un abrazo.

  10. Cerati dijo recientemente “Los Grammys solo son importantes, cuando los ganas”.

    Creo que lo más importante es que Miguel celebre con una buena sonrisa entre la gente que lo ama.

    Yo por mi parte, celebraré los besos de la mujer que me quiere, sus ojos con luces intensas mirandome de noche y la brisa del mar, seguramente con algo de música y helado de fondo.

    Todos tenemos tantas cosas por celebrar.

    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s