La música es la mascota

Uncategorized

“Nadie está educado musicalmente hasta que escucha PET SOUNDS. Es un clásico disco que es imbatible en muchas formas…”
Paul McCartney

Brian Wilson tenía 23 años cuando escuchó la versión norteamericana del “Rubber Soul” de Los Beatles. Tenía 23 cuando pidió al resto de sus compañeros de grupo, hermanos, primo y amigo de infancia, Los Beach Boys, dejar las giras y dedicarse de lleno a componer y a grabar los álbumes. Tenía 23 y era sordo de un oído (lo sigue siendo). 23, la edad en la que se sentó frente a su piano y empezó a darle forma a melodías que luego se convertirían en “Pet Sounds”, quizás el mejor disco de la historia del rock.

¿Mejor que Sgt. Peppers? En cierta medida sí. “Pet Sounds” es una obra en la cual la melancolía es la condición principal, la narrativa de ese individuo retrospectivo que se debate a lo largo de 13 canciones (14 si tomamos en cuenta la primera versión de ‘I know there’s an answer’, titulada ‘Hang on to your ego’) es lo más extraño para un disco del ’66, en medio de un mercado bubble gum y ligero que no pudo comprender el impacto de este disco y simplemente lo dejó caer en las listas, convirtiéndose en un fracaso en Estados Unidos. Aunque en Inglaterra haya sido todo un éxito.

Wilson es uno de los genios musicales vivos, quizás el último. Uno de esos genios dolidos, completamente dolidos. Un padre represor que de un golpe en la cabeza cuando era niño le hizo perder la audición en uno de sus oídos. Un padre que lo empujaba a hacer música desde una sola perspectiva y no lo dejaba crecer (no fue sino hasta que un acto de rebeldía que consiguió que Wilson se transformara en el productor de los discos de los Beach Boys, trabajo que cumplió con maestría – los estudios norteamericanos siempre estuvieron más adelantados que los de otros países). Un padre que cuando tuvo la posibilidad vendió las canciones de Brian, pues él manejaba los derechos. Un padre que lo hizo tener varias crisis nerviosas, la más famosa, aquella en los años 80 que lo convirtió en una especie de Howard Hughes con uñas largas, barba y ascetismo de por medio.

Brian Wilson oyó el disco de Los Beatles y supo que el camino estaba trazado para componer una obra que sea compleja, única y personal. Wilson no es letrista, desde luego, y le pidió ayuda a un desconocido, Tony Asher, para escribir nuevas canciones, influenciadas también por las formas de grabación de Phil Spector, quizás uno de los más grandes productores musicales que ha habido en la historia. “Wall of sound”, técnica firmada por Spector en la que varios instrumentos tocan las mismas notas y eso crea una textura interesante en el sonido. Wilson usó a los mismos músicos de Spector y se encerró en el estudio a grabar las canciones, los arreglos que él tenía en la mente, los espacios que los músicos no entendieron sino hasta escuchar las canciones terminadas, con las voces de Wilson y los otros Beach Boys. Brian Wilson hizo una obra en la que todo estaba listo en su cabeza y lo dejó en limpio, puesto para disfrutar.

Desde la inocencia y el amor de ‘Wouldn’t it be nice’, la infantil y pedido de auxilio de ‘You still believe in me’, la escalofriante ‘That’s not me’, la dramática y hermosa ‘Don’t talk (put your head on my shoulder), la festiva ‘I’m waiting for the day’, la instrumental y extraña ‘Let’s go away for a while’ (un tema imposible de seguir con el silbido), el arreglo perfecto de ‘Sloop John B’, la angelical y fúnebre ‘God Only Knows’ (quizás la canción de amor imbatible por excelencia), la desesperadamente personal ‘I know there’s an answer’, la graciosa ‘Here Today’, la melancólica ‘I just wasn’t made for these times’, la pesada y extraña ‘Pet Sounds’ (otra instrumental), y la hermosa, firme y delicada ‘Caroline no’, quizás el tema al que se le puede aplicar esa hermosa palabra en portugués: saudade.

“Pet Sounds” tuvo su espacio en la música popular con el tiempo. “Pet Sounds” fue el paso previo para el Sgt. Peppers de Los Beatles, la competencia que no generó rencillas sino obras de lujo, obras de autor. “Pet Sounds” no deja de ser una obra comercial y por eso río cuando leo, hoy en día, encuentro a muchas personas que hablan mal de la música comercial por ser comercial, y hay músicos que prefieren la etiqueta de ‘grupos de culto’ o ‘grupos alternativos’ para irse en contra de un género, de un mercado, de un formato. “Pet Sounds” es una obra de arte que abandona las guitarras en el rock e incluye el fagot, las french horns, las harmónicas barítono, dos bajos y dos baterías tocando simultáneamente. Las obras de arte son obras de autor y no dependen del género, ni del formato, sino de la estética y es esto, “Pet Sounds” da lecciones de música.

2 comentarios en “La música es la mascota

  1. eso que dices de la música comercial y sus detractores y de los músicos poco capaces de hacer cosas de calidad amparándose en lo alternativo” o “no comercial” es demasiado cierto, tal vez eso es lo que atrae tanto de los beatles y los beach boys…

    veamos ahora hacia nuestro país, aparecen bandas, aparecen músicos y si no son pop premasticado son gente que se queja de que no hay mercado ni público… y bueno ni siquiera son capaces de hacer una obra memorable en letras y sonido, peor aun concepto… no existe la estética o creen ellos que eso se trata de pintarse las uñas de negro…

    está de conseguirse ese Pet Sounds…

    por cierto que opinas de lo último de Charly y su trip Flaming Lips… aun no digiero a ese veterano será que es música para músicos…

  2. eso que dices de la música comercial y sus detractores y de los músicos poco capaces de hacer cosas de calidad amparándose en lo alternativo” o “no comercial” es demasiado cierto, tal vez eso es lo que atrae tanto de los beatles y los beach boys…

    veamos ahora hacia nuestro país, aparecen bandas, aparecen músicos y si no son pop premasticado son gente que se queja de que no hay mercado ni público… y bueno ni siquiera son capaces de hacer una obra memorable en letras y sonido, peor aun concepto… no existe la estética o creen ellos que eso se trata de pintarse las uñas de negro…

    está de conseguirse ese Pet Sounds…

    por cierto que opinas de lo último de Charly y su trip Flaming Lips… aun no digiero a ese veterano será que es música para músicos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s