Celebrate good times, come on!

Ayer se cumplieron 473 años de la Fundación de Quito. Hasta el miércoles hubo fiestas, calles cerradas y celebración en cada esquina, ayer fue el reposo, el descanso para que pase la resaca, en realidad… Hasta una ciudad merece tregua.

Quito es para mí una ciudad estrictamente colonial, lo sigue siendo y no creo que esto sea hablar en demérito del lugar. Es una experiencia extraña para alguien que viene de un puerto no colonial, que incluso ha intentado borrar los trazos del pasado, creando cosas viejas nuevas, “recién envejecidas”, como dice la canción (en este punto recomiendo el artículo que Leila Guerrero hizo para La Nación sobre Guayaquil, vale la pena leerlo). Y esa extrañeza se revela en observación, en el acto de entender lo que otros entienden y hacer entender a otros los que uno entiende. “¿No celebran así en Guayaquil?”, para nada, respondo, lo hice varias veces en estos días. Estamos tan cerca y no sabemos nada del otro.

Retomo la idea: ciudad colonial. Lo es. Quito celebra su fundación española con bombos y platillos, con costumbres españolas, como los toros (que son parte de su identidad. Es impresionante. Estando acá uno se da cuenta de la magnitud de lo que es eso, por más que no esté de acuerdo), visitas a Iglesias, que hay decenas en el centro histórico, quizás una en cada esquina, no he hecho la cuenta. Fiestas en los barrios, en ciertos espacios. El centro sigue siendo el centro, aunque eso haya variado en cierta medida, tomando en cuenta que el norte de Quito es el norte y el sur el sur. Ambos no se mezclan, saben de su existencia e intentan quedarse en ese nivel.

La gente camina el último día de la celebración, camina por todos lados, recupera las piernas y deja los carros que atestan las calles en una jornada normal. No todos, pero la mayoría. Hay gente ebria por las aceras, menos de los que pensaba, porque me habían hecho a la idea de que la ciudad se llenaba de personas alcoholizadas (¿No celebran así en Guayaquil? Pues no, aunque sí hay alcohol). Gente que no puede mantenerse en pie y que no violenta nada. Otros que funcionan como energúmenos con o sin alcohol, especies que se encuentran en cualquier ciudad. “Si te me acercas otra vez te golpeo”, le repite un hombre a una mujer que se le ha aproximado a decirle que lo quiere. Estado de hormonas alteradas, completamente. Mujeres de 40 años que ingresan a los baños de hombres con jóvenes con sus edades divididas por dos. Bandas de pueblo tocando en cada rincón, si es posible. Barrios que cierran las calles e invitan a todos a celebrar. Un vecino hecho cantor, vestido de inspector Gadget, con el micrófono a la mano y acercándolo a la boca. Alguien intenta ver la versión de ‘El Idiota’ de Kurosawa y no puede, su lector de dvd lo impide. Un conductor no en buen estado le causa un raspón desagradable a su camioneta. Otra persona pone Soda Stereo en su vehículo y busca calles que le permitan pasar en paz. Miss Kauffman a mi lado y el beso que le doy. El policía que se acerca a la barriada y le obsequian vino hervido o un canelazo, bebidas necesarias, imprescindibles.

Una vida menos ordinaria, una vida que parece ser un concepto momentáneo, que al día siguiente desaparecerá y dará paso al viernes, último día de la semana laboral, un viernes que será como cualquier otro, desesperante y agobiante. Pero hubo fiesta, el recuerdo del pasado, el sentido panhelénico de pan y circo, la válvula de escape que todos entienden como necesaria y la saben, la reconocen. San Francisco de Quito no ha dejado de ser una ciudad colonial y supongo que todos quienes la viven y visitan lo saben y lo disfrutan.

Anuncios

10 comentarios en “Celebrate good times, come on!

  1. Hola me tomo el atrevimiento de corregirte algunas cosillas que he visto desde el articulo sobre las asamblea y de verdad que solo vez la cara de la moneda, desgraciadamente de un solo lado.
    Para no llevarte a una retrospectiva que en general es bueno irse al pasado.
    Te recomiendo un libro de la ganadora de Naomi Klein
    La doctrina del shock el auge del capitalismo del desastre. Aqui podras ver las acciones de la contrarevolucion asi llamada en esos tiempos al fundamentalismo capitalista.
    Esta es la verdad sobre el capitalismo en este libro documentado, con información resientemente desclasificada de la CIAy de muchos otros organismos mas. Te lo recomiendo asi cambiaras la forma de ver las revoluciones contemporaneas.
    Espero que despues de leido este libro puedas hacer una reseña de este en tu blog.

  2. Hola me tomo el atrevimiento de corregirte algunas cosillas que he visto desde el articulo sobre las asamblea y de verdad que solo vez la cara de la moneda, desgraciadamente de un solo lado.
    Para no llevarte a una retrospectiva que en general es bueno irse al pasado.
    Te recomiendo un libro de la ganadora de Naomi Klein
    La doctrina del shock el auge del capitalismo del desastre. Aqui podras ver las acciones de la contrarevolucion asi llamada en esos tiempos al fundamentalismo capitalista.
    Esta es la verdad sobre el capitalismo en este libro documentado, con información resientemente desclasificada de la CIAy de muchos otros organismos mas. Te lo recomiendo asi cambiaras la forma de ver las revoluciones contemporaneas.
    Espero que despues de leido este libro puedas hacer una reseña de este en tu blog.

  3. Ah por cierto son 500 paginas de informacion documentada asi que creo que es un paso por la historia de que paso realmente en latinoamerica.
    Y lamentablemente es la verdad ya que por suerte se conto con la presion del senado para que desclasificaran todo los que nos hicieron aca a los gobiernos desarrollistas de ese entonces aca nadie quiere tener la razon individual es la razon colectiva opacada por los feudales de siempre tanto en gquil como en quito.

  4. Ah por cierto son 500 paginas de informacion documentada asi que creo que es un paso por la historia de que paso realmente en latinoamerica.
    Y lamentablemente es la verdad ya que por suerte se conto con la presion del senado para que desclasificaran todo los que nos hicieron aca a los gobiernos desarrollistas de ese entonces aca nadie quiere tener la razon individual es la razon colectiva opacada por los feudales de siempre tanto en gquil como en quito.

  5. compañero hecho de menos un post sangriento, un post con calle, uno maloliente, como auqellas d ebandas de rock que aún no nombra, como aquellos escritores que aún no comenta.
    desde Satiago city que va a reventar, su amigo.

  6. compañero hecho de menos un post sangriento, un post con calle, uno maloliente, como auqellas d ebandas de rock que aún no nombra, como aquellos escritores que aún no comenta.
    desde Satiago city que va a reventar, su amigo.

  7. Estimado Automotive, muchas gracias por tu comentario, en realidad me ha complacido leerlo. Si se pudiera conversar así todo el tiempo…

    Pues te agradezco tu recomendación, pero a la vez te escribo que es muy difícil el acto de no caer en imprecisiones o cosas por el estilo. Toda opinión es producto de una visión de mundo, y aunque sea integracionista, no deja de ser una sola cara de la moneda.

    Trataré de acercarme al libro de Klein en algún momento y veré qué aporte le puede dar a mi reflexión. Sin embargo, te debo ser sincero, viniendo de una ciudad como Guayaquil aprendes a aborrecer el capitalismo y viviendo en una ciudad como Quito no te queda más que alejarte de una doctrina de izquierda que en realidad no sirve en su totalidad…

    Qué se yo, uno ve de acuerdo al ángulo que ha podido hacerlo y mi experiencia ha sido esa. Toda revolución no es más que un intento fallido por regresar a un momento en el cual todo estaba bien… Pero eso es imposible.

    Lamento mi falta de optimismo.

    Saludos,

    Eduardo

  8. Estimado Automotive, muchas gracias por tu comentario, en realidad me ha complacido leerlo. Si se pudiera conversar así todo el tiempo…

    Pues te agradezco tu recomendación, pero a la vez te escribo que es muy difícil el acto de no caer en imprecisiones o cosas por el estilo. Toda opinión es producto de una visión de mundo, y aunque sea integracionista, no deja de ser una sola cara de la moneda.

    Trataré de acercarme al libro de Klein en algún momento y veré qué aporte le puede dar a mi reflexión. Sin embargo, te debo ser sincero, viniendo de una ciudad como Guayaquil aprendes a aborrecer el capitalismo y viviendo en una ciudad como Quito no te queda más que alejarte de una doctrina de izquierda que en realidad no sirve en su totalidad…

    Qué se yo, uno ve de acuerdo al ángulo que ha podido hacerlo y mi experiencia ha sido esa. Toda revolución no es más que un intento fallido por regresar a un momento en el cual todo estaba bien… Pero eso es imposible.

    Lamento mi falta de optimismo.

    Saludos,

    Eduardo

  9. Mi querido Rivas Lucero…

    Es Diciembre, época de mínima sangre y sanguinolencia… Hay que darle tiempo al tiempo…
    (aunque ando escribiendo algo en lo que la sangre tiene mucha participación)

    Un abrazo

  10. Mi querido Rivas Lucero…

    Es Diciembre, época de mínima sangre y sanguinolencia… Hay que darle tiempo al tiempo…
    (aunque ando escribiendo algo en lo que la sangre tiene mucha participación)

    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s