La transformación de una sociedad arbitraria

Uncategorized

El lunes, como parte de mi trabajo, almorcé con dos asambleístas, que ahora están en Montecristi armando el nuevo marco, el borrón y cuenta nueva, la transformación inagotable. El germen, el cambio de la sociedad desde lo política, cuando a veces creo que la sociedad ecuatoriana necesita un cambio intrínseco que no pasa por lo político.

Los cambios políticos dependen de la buena voluntad, nada más. En el fondo son simplemente cambios de reglas. Nuevos dueños del balón, transformaciones con sabor a lo mismo. Toda revolución es volver al ayer, a ese tiempo que creemos por pasado mejor. Sino ¿por qué Eloy Alfaro es la figura de ahora? Digo, ¿no fue él quien murió por las manos del pueblo? ¿No lo arrastraron, desmembraron y quemaron? ¿No fue traicionado por los suyos? Los enemigos siempre son los del barrio.

Por eso hay que andar con los ojos abiertos.

Ayer se inició la Asamblea Nacional Constituyente. Y en mi cabeza siguen resonando las palabras que el lunes escuché de Norman Wray, asambleísta de Acuerdo País (es decir, del Gobierno), cuando aseguró que la sociedad ecuatoriana es autoritaria y en ese todo se desarrolla, desde lo político hasta lo circunstancial. Creo que tiene razón, sé que tiene razón. Yo creo tener la razón por sobre todo, alguien que lee esto cree tener la razón por sobre todo, alguien que comenta cree tener la razón sobre todo. El Presidente cree tener la razón, los seguidores del Presidente creen tener la razón. El Alcalde de Guayaquil cree tener la razón. La oposición cree tener la razón. Todos creen tener la razón. La autoridad de la razón es la madre de los vicios ecuatorianos. Nadie se considera inicialmente falible: el germen de toda transformación…

La Asamblea ya disolvió el Congreso (una buena movida que contradice un estado teórico de derecho. Si tuviéramos una historia de congresistas que cumpliera su trabajo, la situación hubiera sido otra). Confirmó al Presidente y Vicepresidente, a otras autoridades también. Cambió al Fiscal General de la Nación. Y en el medio el vacío o la interpretación de un estatuto que aprobamos en abril, que era tan ambiguo como peligroso. Asamblea de plenos poderes, de poderes absolutos, autoritaria como ella sola (los poderes absolutos son esos, aunque sean necesarios para rehacer una Constitución). Ciudadanía que debe aprobar la nueva constitución, pero no necesariamente los cambios que hiciera la Asamblea. Entonces, es la misma movilidad de siempre.

La diferencia es que otro tiene el poder ahora y uno confía en eso. Yo lo hago. Tengo la esperanza. Pero no puede dejar de ver las cosas como son.

No es que esté en contra, sino que veo que los manejos son los mismos. Confío en este “Gobierno Ciudadano”, pero no creo que esté libre de pecado para lanzar la primera piedra. El tipo que limpia los desagües/alcantarillas en las ciudades lo hace para librarnos de la porquería… Sin embargo, para hacerlo, debe llenarse de mierda hasta las rodillas o hasta el cuello. Esa es la duda que me queda, en esta sociedad arbitraria.

Y no todo pasa por lo político. Ayer, que me debían pagar un trabajo que hice para alguien, esta persona llegó y nos armó a un amigo uruguayo y a mí unas cuentas para, simplemente, violentar el acuerdo verbal que tuvimos para laborar. Y me quedé en silencio ante el acto más evidente de robo. Ante esa arbitrariedad y ese intento por hacerte quedar como imbécil, como un cretino. Y luego reí de la indignación, mientras esta persona se iba, luego de conversar 5 minutos y decirnos que nos iba a pagar el 15% de lo que en realidad habíamos acordado. Entonces miro a mi amigo y le digo: “Nos cagaron”. Él, con el ardor en el rostro, pronunció una frase que se me quedó grabada, quizás no la dijo, quizás no la escuché, pero me resume también: “Estoy harto de este país”.

Y yo también… aunque la esperanza sea lo último que se pierda.

4 comentarios en “La transformación de una sociedad arbitraria

  1. Yo creo tener la razón por sobre todo, alguien que lee esto cree tener la razón por sobre todo, alguien que comenta cree tener la razón sobre todo. El Presidente cree tener la razón, los seguidores del Presidente creen tener la razón. El Alcalde de Guayaquil cree tener la razón. La oposición cree tener la razón. Todos creen tener la razón

    … debe ser que la razón ya es de toros!

    (quito en diciembre: todo es toros)

  2. Yo creo tener la razón por sobre todo, alguien que lee esto cree tener la razón por sobre todo, alguien que comenta cree tener la razón sobre todo. El Presidente cree tener la razón, los seguidores del Presidente creen tener la razón. El Alcalde de Guayaquil cree tener la razón. La oposición cree tener la razón. Todos creen tener la razón

    … debe ser que la razón ya es de toros!

    (quito en diciembre: todo es toros)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s