El caníbal escribe historias de horror

Uncategorized
José Luis Calva Zepeda escribe historias de terror y poemas. Los versos consigue venderlos los fines de semana, como un acto de comercio literario. También está interesado en brujería y tiene muchos libros de eso. Posee copias de videos snuff y tiene ya escritos cuentos, obras de teatro y otros relatos, en los que el canibalismo tiene mucho que ver. Estaba escribiendo una novela que tituló Instintos caníbales o 12 días, en lo que había sadomasoquismo, sexualidad y coprofagia (comer mierda, en otras palabras). Calva Zepeda es fanático de Anthony Hopkins, sobre todo cuando hace a Hannibal Lecter.

Calva fue detenido el 8 de octubre pasado en México, en su departamento. La Policía fue hasta donde vive por dos razones: Su novia, Alejandra Galeana Garavito, estaba desaparecida y las investigaciones llegaban hasta él, y los vecinos habían llamado a los oficiales porque no soportaban el hedor que salía del depar que rentaba en Mosqueta número 198, en la colonia Guerrero. Toc, toc y welcome to my nightmare. José Luis Calva Zepeda tenía un plato servido en su mesa, carne aderezada con limón. En la cocina un brazo descansaba dentro de una olla, transformándose en sopa. En la refrigeradora, una pierna. En el armario, el torso de su novia. En el piso rastros de sangre. En una caja de cereal encontraron huesos. Una malla que simulaba el cuerpo de una mujer, con pezones de aluminio en punta, en su habitación… El personaje de Thomas Harris en vida, tan desagradable y sin el carisma de Hannibal, el Caníbal.

Diario La Crónica escribe: “El domicilio estaba iluminado únicamente por cuatro velas de color púrpura, negro, amarillo y rojo colocadas alrededor de un altar en el cuarto principal. En la ofrenda había distintas imágenes de santos católicos, aunque también representaciones de dioses antiguos. En los primeros estudios psicológicos que se practicaron a José Luis Zepeda Calva determinó que es un psicópata en potencia, con baja tolerancia a la frustración y con gran resentimiento social”.

José Luis Calva, al ver que la policía tocaba a su puerta, salió por la ventana y al escapar por la calle, fue atropellado. Quedó inconsciente y así fue atrapado. Aunque la Policía dice que lo agarró en su intento de escape y los vecinos del lugar lo niega. La Jornada escribe: “Hasta el momento se ha relacionado a Calva Zepeda con los homicidios de tres mujeres, Alejandra Galeana Garavito, Verónica Consuelo Martínez Casarrubia, y una joven conocida como “La Jarocha”. Toda una figurita el escritor de terror.

Hace unos meses fue condenado en Polonia a 25 años de cárcel el filòsofo y escritor Krystian Bala, quien en su primera novela, titulada ‘Amok’ narró el secuestro, tortura y asesinato de un joven empresario… Tal como le pasó, con lujo de detalles (incluso con aquellos no revelados por la policía) a un joven dueño de una agencia de publicidad, que apareció muerto en el 2001. Bala ha asegurado hasta el cansancio que todo es ficción, pero los investigadores encontraron un motivo: el muerto salía con la ex esposa de Bala y este no era más que un celoso empedernido. Ficción terrorífica.

Gustavo Faverón en su blog hace un conteo de esas relaciones entre creación, literatura y asesinos, sobre todo en casos recientes. Escribe: “Hace meses escribí sobre el caso de Natascha Kampusch, la joven austriaca que pasó una década secuestrada (desde que tenía apenas nueve años) por un hombre que, aparentemente, había inspirado su delito en una novela, The Collector, de John Fowles, donde se cuenta una historia similar. Meses atrás nos encontramos también con otro caso de proximidad entre literatura y crimen: el de Cho Seung-hui, el asesino en masa de Virginia Tech, las perturbadoras obras teatrales que había escrito en los meses anteriores a su crimen y las posibles fuentes ficcionales de su delirio”.
Por eso he quedado helado con estas informaciones. ¿Imaginan a Lovecraft como un cazador de monstruos o como ese escritor que hizo John Carpenter en su ‘In the mouth of madness’? ¿O Stephen King convertido en un puente entre lo sobrenatural o tan loco como la protagonista de ‘Misery’? ¿O a los literatos asesinos y pornógrafos convertidos en literalmente eso?


Burroghs

Hace mucho tiempo escribí para un texto lo siguiente: “En un interesante artículo de Félix Romeo, publicado en el diario ABC, se hace una serie de referencia otros autores ligados a actos de violencia. Como por ejemplo William Burroghs, el narrador beatnick, que en los años 50 mató a su esposa. “Un día, bastante borracho, tuvo la ocurrencia de jugar a «Guillermo Tell» con su mujer, Joan Vollmer. No sé si le colocó una manzana en la cabeza, pero sé que allí apuntó y disparó, causándole la muerte”, escribe Romeo.

Incluso otro filósofo, Louis Althusser, estranguló a su esposa en 1980, pero fue catalogado como un acto de locura y no fue preso. Al parecer Arthur Conan Doyle estuvo implicado en la muerte por envenenamiento de su amigo Bertram Fletcher Robinson, en 1907. Se dice que Conan Doyle mantenía una aventura con la esposa de Robinson, y que luego de su muerte pudo adueñarse de una novela que había escrito el amigo y que pasó a la historia con el título ‘Los sabuesos de Baskerville’.

Joseph Conrad

Quizás el acto de confesión violenta más impactante de la literatura sea aquel que trascendió el año pasado, cuando se hicieron públicas unas cartas de Ernest Hemingway en las que se jactaba de haber asesinado a 122 alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. “… disparé tres veces, apuntando a su estómago. Cuando cayó, le disparé a la cabeza. El cerebro le salió por la boca o por la nariz, creo”, escribió el autor de ‘El viejo y el mar’ en una de esas cartas”.

Althousser

Violencia pura, como el acto de escribir (como salió publicado originalmente en CLAP)

10 comentarios en “El caníbal escribe historias de horror

  1. muy bacán, juraba que creía que era un cuento tuyo lo que relatabas al inicio sobre este mexicano. Wow. hay mucho material por ahí. Esos son ejemplos de que la vida puede ser literatura.

  2. muy bacán, juraba que creía que era un cuento tuyo lo que relatabas al inicio sobre este mexicano. Wow. hay mucho material por ahí. Esos son ejemplos de que la vida puede ser literatura.

  3. Confieso que lo que escribías al inicio de este post era un cuento tuyo, q incre´ble. Estos manes si hicieron de su vida literatura. Para que veas que la experiencia también es importante en la creación y no solo los adornos y jueguitos de ajedrez.

  4. Confieso que lo que escribías al inicio de este post era un cuento tuyo, q incre´ble. Estos manes si hicieron de su vida literatura. Para que veas que la experiencia también es importante en la creación y no solo los adornos y jueguitos de ajedrez.

  5. Confieso que lo que escribías al inicio de este post era un cuento tuyo, q incre´ble. Estos manes si hicieron de su vida literatura. Para que veas que la experiencia también es importante en la creación y no solo los adornos y jueguitos de ajedrez.

  6. Confieso que lo que escribías al inicio de este post era un cuento tuyo, q incre´ble. Estos manes si hicieron de su vida literatura. Para que veas que la experiencia también es importante en la creación y no solo los adornos y jueguitos de ajedrez.

  7. En realidad, si los puedo imaginar. Asesinos que consideran que sus actos son en si una obra de alta estética.

    Asesinos que se relatan a si mismos una historia sangrienta, criminal, retorcida y que creen lo suficientemente buena para compartirla con los demás.

  8. En realidad, si los puedo imaginar. Asesinos que consideran que sus actos son en si una obra de alta estética.

    Asesinos que se relatan a si mismos una historia sangrienta, criminal, retorcida y que creen lo suficientemente buena para compartirla con los demás.

  9. Lo que sí sabía es que se dice que Poe mató a un hombre para sabe lo que se sentía asesinar. Algunos pragmáticos lo llamarían ánimo investigativo.

  10. Lo que sí sabía es que se dice que Poe mató a un hombre para sabe lo que se sentía asesinar. Algunos pragmáticos lo llamarían ánimo investigativo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s