El buen gusto del mal gusto

Uncategorized

No es para menos enfrentarte a cierta parsimonia y actitud de constante quietud cuando ves una película de Robert Rodríguez o de Quentin Tarantino. Tampoco es de ponerse ligero y saltar por comentarios así, pero cuando estos dos se juntan (como lo hicieron un poco con Sin City) visualmente veremos una locura y en el argumento… también. Entonces ya lo sabes, la sorpresa se digiere al andar, pero no soprende porque ya sabes que será eso.

Sin embargo no deja de ser un momento de magia total.


‘Grindhouse’ es un homenaje a ese tipo de películas setenteras de presupuestos bajos, donde el sexo, la violencia y la sangre eran los protagonistas, y la edición dejaba mucho que desear. Así vemos dos películas, unidas por trailers falsos, como si fueran una función de esa época (al menos me siento feliz de haber vivido en esos días en los que entrabas a un cine y veías dos filmes). Y empezamos con ‘Machete’, un trailer hecho por el propio Rodríguez en el que Danny Trejo (un clásico de este tipo de filmes) tiene el rol protagónico como un ex agente federal convertido en justicieron. De ahí saltamos a ‘Planet Terror’, película de zombies y una humanidad que batalla por salir adelante en medio de sta hecatombe, en la cual el punto máximo de morbo y kitsch es cuando Rose McGowan termina con su pierna derecha convertida en una ametraladora. Luego vienen otros trailers, dirigidos por gente como Rob Zombie, Eli Roth (el responsable de Hostel) y Edgar Wright. Y llegamos al Tarantino que a mi criterio se perdió en ‘Kill Bill 2’, al ser que se nutre de la cultura popular, que no tiene empacho en evidenciar de dónde ha tomado las ideas y que puede hacer una escena de 6 minutos en la que sus personajes hablen de trivialidades y no aburrir, peor desentonar… Ya extrañaba ese cine, que en realidad se vuelve en una autoreferencia abominable. No sólo por lo que anoté arriba, sino porque Tarantino retoma escenas de sus películas e incluso utiliza a su ‘stunt’ favorita: Zoe Bell, quien hizo de doble de Uma Thurman en las películas de Kill Bill como personaje y actriz en ‘Death proof’, donde un grupo de mujeres al volante deben escapar de un loco asesino.


El proyecto en sí es jugar a lo grotesco, a lo fuerte y ridículo. Los alegatos surgen y están ahí, desde la postura de Rodríguez en contra del uso de armas de fuego, a pesar de que es lo que más se usa en su film. Aunque la escena en que Marley Shelton, quien interpreta a la doctora Dakota Block, deja a su hijo pequeño en el carro, con un arma en sus manos, es quizás la más desesperanzadora de toda la película.

El juego se mantiene con la ridiculez y las apariciones. Bruce Willis está absolutamente loco en ‘Planet Terror’, Nicholas Cage hace de ‘Fumanchú’ en el trailer de Rob Zombie, titulado de manera genial: “Mujeres lobo de la SS”, Eli Roth también hace apariciones en ambas películas, Kurt Russel es el maligno y decepcionante Stuntman Mike de ‘Death Proof’, Michael Biehn, quien se enfrenta al T101 en Terminator, es ‘resucitado’ en este tipo de ritual tarantinesco, que empezó con John Travolta en Pulp Fiction, Fergie, para los fanáticos de Black Eyed Peas, también juega por ahí, y el propio Tarantino, que en sí mismo realiza un homenaje obvio a Darío Argento y sus películas de zombies.


Estoy tratando de no adelantar nada, porque vale la pena que se acerquen a su pirata favorito y pidan estas dos películas (las venden por separado, así que a fijarse que sean las dos). Esto es espacialmente adecuado para quienes estamos en Ecuador pues tengo datos de que la película no será distribuida acá, así que no vendría mal jugar a la piratería…

Pero eso sí, en definitiva lo que tiene ‘Grindhouse’ es un guiño con el público para retomar lo que en su momento fue el cine, incluso el que funciona para asustar (pues estas pelis lo consiguen en sus momentos): Un espacio para jugar y por qué no, divertirte.

2 comentarios en “El buen gusto del mal gusto

  1. Gracias por el dato de las dos películas juntas, no sabía que había que verlas así. Yo tengo afición-asco-morbo por los zombies, así que no me la voy a perder. Pequeños fetiches. En lo personal, me gustó la película de Tarantino por la edición brillante y la fotografía setentera tan bien lograda. Aparte que este director cuando le gusta una mujer, la golpea. Es loco!! Habría que ver todo lo que ha sufrido la pobre Uma y ahora su actual novia a la que empieza por romperle la nariz, en medio de la película, con mucho cariño.

  2. Gracias por el dato de las dos películas juntas, no sabía que había que verlas así. Yo tengo afición-asco-morbo por los zombies, así que no me la voy a perder. Pequeños fetiches. En lo personal, me gustó la película de Tarantino por la edición brillante y la fotografía setentera tan bien lograda. Aparte que este director cuando le gusta una mujer, la golpea. Es loco!! Habría que ver todo lo que ha sufrido la pobre Uma y ahora su actual novia a la que empieza por romperle la nariz, en medio de la película, con mucho cariño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s