Más humano que un humano

Uncategorized
He dicho en algunas conversaciones una frase que con el tiempo le he dado sentido: “En el cine de horror y en la ciencia ficción se encuentran mejores reflexiones sobre la vida que en cualquier otra obra de autor o profunda”. Supongo que tiene que ver con el hecho de que no tienen nada que perder y en esa aparente superficialidad está el germen de lo interesante, de jugarse la vida en plantear cosas que en otros géneros no tendrían validez o se sentiría muy forzado. Por eso disfruto tanto de la lectura de Philip K. Dick, con mayor valor que cualquier cosa que pudo escribir Macedonio Fernández, por ejemplo.

Y si me voy por el horror quizás debería hablar de la obra de Rob Zombie. Sí, el Rob Zombie músico que tuvo una banda interesante, llamada “White Zombie”, nombre tomado de una película protagonizada por Bela Lugosi, y que en medio de sus aventuras musicales le ha dado espacio para hacer cine… y hacerlo bien. Aunque no es tan improvisado en esto de hacer filmaciones, pues él ha dirigido muchos de sus videos musicales. Ahora recuerdo el de ‘Dragula’, en el que no sólo muestra los elementos de un terror clásico (por ejemplo el científico loco, interpretado por Jim Carrey), sino que homenajea a Stanley Kubrick recurriendo a La Naranja Mecánica y al recorrido de Alex y sus druggos en el vehículo en busca de la ultraviolencia.

Zombie lo ha tenido bien claro al hacer su cine. No es horror nuevo, quizás un ‘gore’ con altas dosis de sangre, pero no es más que una actualización de aquel horror que veía de niño, en películas en blanco y negro por televisión. Su cine es una manifestación de amor al cine, lo cual lo hace sobresalir de la mayoría de directores del género, que lo único que buscan es asustar o impactar. El impacto de Zombie está en hacer de sus obras unas fábulas exagerada, pero hacerlo de tal manera que no lo parezcan. Las exageraciones mortales en la obra de Zombie se centran en dejar abierta la puerta de la factibilidad de lo que vemos y lanzarlo todo al hiperespacio con un acontecimiento sobredimensionado, que nos golpea en el rostro y nos hace entender que es cine… y quizás haya una risa en el fondo.

Zombie y su esposa Sheri Moon

Zombie escribió, dirigió y produjo en el 2001 su ópera prima: “House of 1000 corpses” (Casa de los mil cadáveres), que resuena en los oídos como título de película de bajo presupuesto de los años 60. Y crea un universo de asesinos, todos en una misma familia, que son únicos en toda la historia del cine. Todos llevan nombres de personajes que interpretara Grouncho Marx en las películas con sus ‘hermanos’, llevándose la batuta Capitán Spaulding (el payaso líder de la familia), grotesco y desagradable, interpretado por Sid Haig, que no puede estar mejor en un papel; y Otis (en clara referencia al Otis B. Driftwood que hiciera Marx en ‘A night at the Opera), el ‘Charles Manson-lookalike’ que es un desencantado con todo y a la vez necrófilo. Y bueno, Zombie coloca a su hermosa mujer (que ha participado en todos sus proyectos fílmicos), Sheri Moon Zombie, en el papel de la Baby, la hermana menor de este clan de asesinos. Y ‘House…’ funciona como tributo a la Masacre de Texas, recurriendo al clásico argumento de jóvenes que se pierden en el camino a un punto A y son atrapados por algún loco. Sí, lo mismo que otros filmes, pero esta vez aprovecha Zombie para hacer un planteamiento sobre la maldad, ¿qué es?, ¿de dónde viene?, ¿qué es malo?, ¿depende del lugar de dónde se vea? Para él la maldad es un asunto de perspectiva y todos podemos tener ese demonio asesino adentro, capaz de infligir heridas sin ningún problema.

La película tuvo cientos de dificultades y casi después de dos años vio la luz y tuvo un éxito impresionante. Eso obligó a Zombie a hacer una secuela que, extrañamente, supera en calidad, resolución y planteamiento, a la primera. “The Devil’s Rejects” (Los rechazados del diablo) retoma a los mismo personajes, esta vez escapando de la Policía que está detrás de sus pasos. Y Zombie recurre a Kubrick (que a su vez recurrió a Anthony Burgguess) para jugar aún más con la idea de la maldad y su procedencia. En la primera mitad del filme vemos a estos locos torturando, asesinando y dando un festín de sangre. En la segunda, simplemente vemos cómo se cambian los papeles cuando son atrapados. Llegar a sentir lástima por un grupo de desadaptados no se logra con facilidad. El final de ‘The Devil’s…’ es de antología… tan bueno y potente como el que Riddley Scott hizo para su ‘Thelma y Louise’.

Esa necesidad por reflexionar sobre la maldad lo hizo tomar un proyecto que llevaba muchos años en producción, muchos directores involucrados y varios guiones desechados. El remake de ‘Halloween’, filme de John Carpenter, protagonizado por Jaime Lee Curtis, tenía tantos problemas para ver la luz que una vez que Rob Zombie tomó la batuta, todo fluyó.

Con un guión también de su mano, que retoma algunos pasajes de la original, Zombie muestra a un pequeño Michael Myers que una noche de Halloween asesina a su familia. ¿Por qué? Intuye razones, pero no las dice… muestra posibilidades y silencios en los que los personajes piensan algo y sólo vemos las consecuencias. Esta vez la maldad no sólo que viene de cualquier lado (como de un niño de 10 años rechoncho, ojiverde y rubio) sino que surge sin necesidad de encontrar algún silogismo preciso. Una hora del filme sirve para presentarnos a este niño que no tiene memoria de qué es lo que pasó, también a su madre, desesperada por no saber cómo ayudar a su hijo y al doctor Samuel Loomis (interpretado por Malcolm McDowell, otro ‘pedido a Kubrick’), que intenta ayudarlo… La otra hora nos pone frente al argumento del filme dirigido y escrito por Carpenter: Myers, luego de casi 20 años, se escapa del hospital psiquiátrico y regresa a su ciudad en busca de su hermana pequeña, quien desde luego ha sido adoptada por otra familia y no lo recuerda. Zombie ensaya una forma de reencuentro, quién sabe por qué, la maldad no se puede conocer, ni tampoco sus caminos, pero Myers quiere estar con su hermana, recuperar su familia… ¿o no? El personaje no habla, se refugia en esa máscara que tiene el gesto dubitativo, esa es la ambigüedad que transforma esta vez a Michael Myers en algo indescifrable. Es un asesino frío y lleno de furia, pero ¿es un asesino por su propia cuenta o víctima también de un asesino mayor?

A la larga son esas preguntas las que hacen de un filme algo que merece ser visto…

10 comentarios en “Más humano que un humano

  1. Me gusta el metal, heavy o tecno, así que conozco a Zombie. Pero no he visto sus pelis.Me ha llamado la atención lo que dices de la maldad y el tratamiento de la familia de asesinos. Es un tema fascinante y que siempre nos llena de preguntas.Si este director ofrece alguna respuesta, seguro que merece la pena.
    Un abrazo.

  2. White Zombie es una de mis bandas favoritas de la adolescencia; La sexorcisto es uno de esos discos que te puede poner la carne de gallina por ratos. No he visto ninguna de las películas de don Rob, pero voy a ver si consigo alguna de las que mencionas.

    Saludos.

  3. Me gusta el metal, heavy o tecno, así que conozco a Zombie. Pero no he visto sus pelis.Me ha llamado la atención lo que dices de la maldad y el tratamiento de la familia de asesinos. Es un tema fascinante y que siempre nos llena de preguntas.Si este director ofrece alguna respuesta, seguro que merece la pena.
    Un abrazo.

  4. White Zombie es una de mis bandas favoritas de la adolescencia; La sexorcisto es uno de esos discos que te puede poner la carne de gallina por ratos. No he visto ninguna de las películas de don Rob, pero voy a ver si consigo alguna de las que mencionas.

    Saludos.

  5. Rob Zombie con sólo 3 películas se subió al podio de los “de culto”, La Casa de los mil muertos arranca como la típica película de “chicos que mueren sangrientamente” pero te deja ese sabor a crítica hacia su propio cine tan gringo, hace una revisión de los lugares comunes de este tipo de películas, de las leyendas urbanas y campesinas y de paso crea unos personajes fantásticos, es más hoy en día Rob Zombie es más bacán que Tarantino tributando a su trasfondo básico, a mi el final de Devil´s Reject me produjo la misma simpatía y pena hacia los personajes que Kowalsky (hasta con la típica fantasía premuerte), no se hasta se da el lujo de dejar un mensaje: no eran malos, esa era su naturaleza.

    Halloween aún no la he visto porque mi pirata de confianza aún no la tiene en buena calidad jeje.

    Saludos!fvsymih

  6. Rob Zombie con sólo 3 películas se subió al podio de los “de culto”, La Casa de los mil muertos arranca como la típica película de “chicos que mueren sangrientamente” pero te deja ese sabor a crítica hacia su propio cine tan gringo, hace una revisión de los lugares comunes de este tipo de películas, de las leyendas urbanas y campesinas y de paso crea unos personajes fantásticos, es más hoy en día Rob Zombie es más bacán que Tarantino tributando a su trasfondo básico, a mi el final de Devil´s Reject me produjo la misma simpatía y pena hacia los personajes que Kowalsky (hasta con la típica fantasía premuerte), no se hasta se da el lujo de dejar un mensaje: no eran malos, esa era su naturaleza.

    Halloween aún no la he visto porque mi pirata de confianza aún no la tiene en buena calidad jeje.

    Saludos!fvsymih

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s