Tan lejos, tan cerca

“Qué tan lejos”, más que una película es un fenómeno. No la había visto antes, me habían dado la peor referencia que se puede dar a un filme y no por su realización, sino por su intento antropológico de evidenciar lo que es el ecuatoriano. Entonces decidí no verla.

Ahora la han reestrenado en una sala de Cinemark, ahora ya tiene su espacio en las salas de España, y bueno, la curiosidad pudo mucho más. Ayer la vi y puedo decir con razón que aquella crítica que me dieron no está tan equivocada, quizás sea la mejor manera de definir al filme escrito y dirigido por Tania Hermida, actualmente candidata a la Asamblea Constituyente por el partido de Gobierno… Esa veta política es tan evidente en la película.

Pero llamó mi atención. Mucha. Si bien la sala no estuvo llena, hubo mucha gente, tomando en cuenta que ya tiene algunos meses de haber sido estrenada. Quizás 8, si no me equivoco. También he reído, pero he reído pensando en que los chistes que escuchaba ahí eran locales y con ciertas dudas sobre su efecto en espectadores extranjeros.

En realidad lo que quiero decir es que quizás con espectadores extranjeros se pueda ver la película como lo que es: una road movie en la que tres personajes desconocidos entran en contacto y se ven obligados a confiar el uno del otro. Y así es una película que podría enamorar a todos. Con mucho humor (no sólo la típica risa porque se escucha a una señora mayor de la Sierra hablándole a su nieta, obligándole a hablar frente a extraños, con ese temor intrínseco que tenemos, esperando el permiso de los más grandes), en ciertos momentos quizás como la única manera para comprender la tragedia de los personajes, “Qué tan lejos” se convertiría en un mejor filme si aquello que lo convierte en experimento local (eso de que así es Ecuador) sea obviado. No tiene necesidad de ser una explicación del país.

Por eso, ayer durante la proyección, le preguntaba a Miss Kauffman: “¿Cómo sería esta película hecha por gente de otro país y localizada en otro país?”. De seguro no nos reiríamos tanto, de eso estoy convencido.

He escrito sobre el fenómeno del “autoexotismo”, término que obtuve de una ex novia que intentó definir una realidad artística en Ecuador. Y el autoexotismo está presente en mucha de las obras en este país, lo que no sólo define posturas de creadores, sino que nos evidencia como seres necesitados de ser referidos y autoreconocernos, gracias a todo el sufrimiento que hemos soportado durante tanto tiempo…

Aunque hay momentos en los que creo que la intención de Hermida es burlarse de eso… pero no encuentro cómo sustentar aquello.

Anuncios

6 comentarios en “Tan lejos, tan cerca

  1. bueno pues amigo, yo me la vi en estreno oficial en cataluña, con la flaca catalana presentandole la peli a sus amigos.

    Y de los buenos chistes se rio todo el mundo. Aquí ha recibido muchas buenas criticas, aunque hay par de dialogos que son eso que tu dices y que dicen todos. Pero bueno es una peli de receta, así que lo combato con un poco de “chipi chipi” eso si es un arma masiva lacrimogena para el inmigrante esta peli.

    por suerte yo ya vuelvo a la semilla (aunqeu sea un sgeundo), alla nos vemos

  2. bueno pues amigo, yo me la vi en estreno oficial en cataluña, con la flaca catalana presentandole la peli a sus amigos.

    Y de los buenos chistes se rio todo el mundo. Aquí ha recibido muchas buenas criticas, aunque hay par de dialogos que son eso que tu dices y que dicen todos. Pero bueno es una peli de receta, así que lo combato con un poco de “chipi chipi” eso si es un arma masiva lacrimogena para el inmigrante esta peli.

    por suerte yo ya vuelvo a la semilla (aunqeu sea un sgeundo), alla nos vemos

  3. Hola, Eduardo. Todas las sociedades necesitan reconocerse y mirarse en el espejo de sus propias culturas. Lo interesante, creo yo, es entender cómo se perciben, piensan y representan. “Qué tan lejos” es una película que demuestra que hay una necesidad entre los cineastas ecuatorianos de reflexionar, a su modo, sobre la identidad de los ecuatorianos. Ya hemos visto que esto ocurre en los filmes de Cordero, Arregui y Hermida no puede ser la excepción. También veo posiciones ideológicas y culturales muy identificables -cineastas jóvenes de clase media y media alta, quiteños en su gran mayoría, supuestamente “progresistas” (¿socialistas del siglo XXI?)que no se atreven a hablar sobre “lo costeño” o lo hacen con ciertos estereotipos, es decir, se sitúan y hablan desde un locus andino-, que a través de sus experimentos cinematográficos realizan una cierta “crítica” a la realidad sociopolítica del país y a la “crisis de valores” de nuestra sociedad, claro, esto no pasa exlusivamente en el Ecuador -con buenas dosis de humor, y ese es uno de los aspectos más rescatables-.

    Como el cine ecuatoriano está “en construcción” (todavía), habrá que esperar propuestas más imaginativas y “maduras” en el futuro. Hasta tanto, no queda más que “apoyar el talento nacional”.

    AEH

  4. Hola, Eduardo. Todas las sociedades necesitan reconocerse y mirarse en el espejo de sus propias culturas. Lo interesante, creo yo, es entender cómo se perciben, piensan y representan. “Qué tan lejos” es una película que demuestra que hay una necesidad entre los cineastas ecuatorianos de reflexionar, a su modo, sobre la identidad de los ecuatorianos. Ya hemos visto que esto ocurre en los filmes de Cordero, Arregui y Hermida no puede ser la excepción. También veo posiciones ideológicas y culturales muy identificables -cineastas jóvenes de clase media y media alta, quiteños en su gran mayoría, supuestamente “progresistas” (¿socialistas del siglo XXI?)que no se atreven a hablar sobre “lo costeño” o lo hacen con ciertos estereotipos, es decir, se sitúan y hablan desde un locus andino-, que a través de sus experimentos cinematográficos realizan una cierta “crítica” a la realidad sociopolítica del país y a la “crisis de valores” de nuestra sociedad, claro, esto no pasa exlusivamente en el Ecuador -con buenas dosis de humor, y ese es uno de los aspectos más rescatables-.

    Como el cine ecuatoriano está “en construcción” (todavía), habrá que esperar propuestas más imaginativas y “maduras” en el futuro. Hasta tanto, no queda más que “apoyar el talento nacional”.

    AEH

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s