Viendo a los que ven teatro

Uncategorized
La representación es el arte de la inmediatez propiamente dicho. Lo directo y lo tenue que se eterniza en el tiempo a través de las múltiples lecturas que uno le puede hacer al acto de recordar. Lo que vemos es lo que es y eso es lo que me encanta del teatro, la cercanía con la vida. El arte dramático suele ser uno de los más complejos y completos y vale la pena abrazar cada posibilidad de acercarte a una sala de teatro, ya sea para la función que sea.
Es siempre un lujo verlo, sobre todo cuando es bueno. Pero más que lujo es un acto de excitación completa. Uno nunca sabe lo que va a pasar en escena y eso es lo que levanta cualquier forma de espíritu dentro del acto de espectar teatro.

El domingo estuve por primera vez en las instalaciones de la fundación cultural Humanizarte, listo para experimentar esa sensación. El domingo fui a ser uno de los tantos espectadores que se integró al esfuerzo de la Red Ecuatoriana de Promotores Culturales para hacer el 8vo Festival Internacional Spondylus de las artes, que en años anteriores lo había podido experimentar en Guayaquil. Esta vez era el turno de vivirlo en Quito. El domingo me recomendaron hasta el extremo que vaya a ver al grupo Teatro Rayo Misterioso, de Argentina. Fui. Las entradas estaban entre 8 dólares para el público normal y 5 para los estudiantes. Me pareció caro, pero está bien, el teatro debe siempre valer oro por lo que se paga.

La hoja de programación lo explicaba de tal manera que uno quería sentarse y observar con absoluta fruición: “Fundado y dirigido desde 1994 por Aldo El- Jatib, el grupo Laboratorio de Teatro ‘El Rayo Misterioso’ tiene como principal objetivo encontrar nuevas formas de expresión teatral y el desarrollo de la comunicación espectacular”. La obra se llamaba “La Consagración De Las Furias”, definida como “… tratado dramático relativo a la violencia. La amplificación de la culpa en sus multiformas, se presenta como el génesis del abandono, la repetición, la guerra y la muerte. La síntesis del mal yace en el interior de la especie animal aparentemente más desarrollada”.

lo que alcancé a ver desde la distancia

Pero lastimosamente no puedo decir nada de la obra. Estuve solamente diez minutos y preferí salir. ¿Era mala la propuesta de los argentinos? No lo sé, no alcancé a ver nada. La disposición de los asientos que nos tocaron a mis acompañantes y a mí (Cristian y la Estefita no me dejarán mentir en esto) era absolutamente desastrosa. ¿Por qué? Pues llegamos casi al momento que empezaba la obra, nos ubicaron en una platea que estaba localizada, además de una mayor altura del escenario, a un poco más de quince metros del tablado. Lo cuál no sería un problema si no se contempla el hecho de que el público espectador, el que sí podía ver la obra en su total magnitud, era parte del escenario. Las butacas formaban parte de la representación, supongo que esa era la propuesta del grupo en sí.

Los que llegamos tarde veíamos cabezas viendo la obra de teatro. Veíamos a los que veían teatro. Quizás hubo diálogos, pero la distancia impidió escuchar algo con propiedad, peor ver algún gesto del elenco de la obra. El teatro no creo que merezca sufrir tanto. Hubiera sido más preciso decir que ya estaban vendidas todas las localidades, o advertirnos antes de adquirir las entradas lo que íbamos a experimentar. De cualquier manera hubiese preferido no entrar en esas condiciones.

Creo que se trata de un poco de sentido común. El acto teatral es un acto de experiencias, no de sufrimiento tratando de ver de alguna manera lo que sucede a casi una cuadra de distancia. Y más allá de una queja o lo que sea, se trata de una búsqueda de actitud, quizás de entender que como espectadores tenemos tanta importancia como el grupo que está representando la obra.

Al menos el acto de nobleza de la gente de Humanizarte es de resaltar. Bajamos y pedimos que nos devolvieran el valor de las entradas. Eso hicieron. Imagino que sabían el por qué, incluso nos explicaron que la disposición de la sala fue pedida por la agrupación que se presentaba. Está bien, quizás haya que tener mayor cuidado en otra ocasión, porque a la larga el teatro sin asistentes es también un acto incompleto y ese ‘coito interruptus’ no le conviene a nadie.

La decepción puede servirse en platos fríos o calientes.

la misma vista, pero con zoom

2 comentarios en “Viendo a los que ven teatro

  1. Que pena que hayas tenido tan mala experiencia en el teatro. En el festival que hay acá he ido a un par de obras y ha sido fascinante. La que mas me gustó fue una del grupo colombiano La Candelaria, en una obra que satirizaba al maximo las debilidades y trapitos sucios de la alta sociedad. La aceptacion del festival ha sido muy buena, y con respecto a las locaciones no me quejo del teatro de Sarao que aunque pequeño, es acogedor. Vi una obra en el teatro Fedenador (de la FEF) y aunque las instalaciones son de primera y tiene capacidad para muchisimos espectadores, se pierde la intimidad, la cercanía con el escenario, la atmosfera que brinda un teatro pequeño como el Sarao.

    Eduardo, creo que hace ya un año te conocí a la salida del cine foro que dirigias, de una pelicula argentina. Recuerdo que te reclamé haber cedido el blog a una loca que escribia sobre los problemas de su WC en Italia, y su gasfitero… algo asi. Me alegro que todo este bien por aqui.

  2. Que pena que hayas tenido tan mala experiencia en el teatro. En el festival que hay acá he ido a un par de obras y ha sido fascinante. La que mas me gustó fue una del grupo colombiano La Candelaria, en una obra que satirizaba al maximo las debilidades y trapitos sucios de la alta sociedad. La aceptacion del festival ha sido muy buena, y con respecto a las locaciones no me quejo del teatro de Sarao que aunque pequeño, es acogedor. Vi una obra en el teatro Fedenador (de la FEF) y aunque las instalaciones son de primera y tiene capacidad para muchisimos espectadores, se pierde la intimidad, la cercanía con el escenario, la atmosfera que brinda un teatro pequeño como el Sarao.

    Eduardo, creo que hace ya un año te conocí a la salida del cine foro que dirigias, de una pelicula argentina. Recuerdo que te reclamé haber cedido el blog a una loca que escribia sobre los problemas de su WC en Italia, y su gasfitero… algo asi. Me alegro que todo este bien por aqui.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s