Canciones imprescindibles: Perfect Day – Lou Reed

Uncategorized

para Pali, porque esta canción sabe lo que es estar a su lado
La idea central es transformar una de las mejores y más amorosas baladas que se hayan compuesto en una especie de manifiesto, de esperanza y de luz al final del túnel. No puede existir nada más sublime que escribir: “You made me forget myself/ I thought I was someone else/ someone good”, porque en esa desnudez de la voz existe la única posibilidad de solución. El abandono del ego por algo que va más allá de cualquier otra explicación que ese sentimiento que al cantante, el que habla en esa voz que roza lo lacónico y lo rudo (por no decir lo desesperante), prodiga en cada línea que intenta.

Lou Reed no sólo es un genio del rock and roll. Lou Reed es de por sí un genio artista y qué otra cosa puede pedirse a alguien que quizás no cante como los dioses (bueno, Dylan es igual y Dylan es un dios… eso se lo podríamos reclamar a gente como Enrique Iglesias o esas cosas), pero que pueda llegar al Olimpo tocando con tanta simpleza la guitarra, acordes simples y planos, melodías que suenan a conversacionales, pero una lírica que suena salida de sus vísceras… Para eso basta recordarlo en la película ‘Faraway, so close’, de Win Wenders, donde hace de él mismo, tocando en su cuarto de hotel: “Why I can not be good?”, con la misma desesperación en la voz que la que tiene en el rostro el ángel Cassiel, interpretado por Otto Sander.

Y ‘Perfect day’ es la respuesta a lo que sería una declaración amorosa para alguien que siente el peso del mundo sobre sus ojos. No hay manera de negar que Reed carga esa desilusión y escepticismo como ningún otro compositor de rock y la deja de manifiesto en esta descripción de lo que sería un día normal entre dos enamorados/amantes, un día tan normal que parecería ser una experiencia bizarra como para darle tanto realce, pero no lo es para quien canta. Es la posibilidad de sentirse normal, talvez por primera vez en mucho tiempo y no tiene otra manera de expresarlo. “Your going to reap just what you sow”, sentencia que habla de las consecuencias, la ley de la física que más nos atañe y es a su vez la comprensión de que en medio de todo ese agujero el mismo origen de la decepción puede ser el origen de la salvación. Vas a cosechar lo que siembras, dependerá de lo que se haga.

Just a perfect day
Drink sangria in the park
And then later when it gets dark we go home

Just a perfect day
Feed animals in the zoo
Then later, a movie too
And then home

Oh it’s such a perfect day
I’m glad I spent it with you
Such a perfect day
You just keep me hanging on, you just keep me hanging on

Just a perfect day
Problems are left alone
Weekenders on our own
It’s such fun

Just a perfect day
You made forget myself
I thought I was someone else
Someone good

Oh it’s such a perfect day
I’m glad I spent it with you
Such a perfect day
You just keep me hanging on, you just keep me hanging on

Your going to reap just what you sow

Tan sólo un día perfecto
Tomar sangría en el parque
Y más tarde, cuando oscurece, nos vamos a casa

Un día perfecto
Alimentar animales en el zoológico
Más tarde una película también

Y luego a casa

Oh es un día tan perfecto
Me encantó pasarlo contigo
Oh un día tan perfecto
Tú me ayudas a resistir, tú me ayudas a resistir

Un día perfecto
Los problemas se dejan atrás
Los paseadores de fin de semana son nuestros
Es tan divertido

Tan sólo un día perfecto
Hiciste que me olvide de mí
Pensé que era alguien más
Alguien bueno

Oh es un día tan perfecto
Me encantó pasarlo contigo
Oh un día tan perfecto
Tú me ayudas a resistir, tú me ayudas a resistir

Vas a cosechar lo que sembraste

Originalmente está contenida en el segundo disco de Reed como solista, una vez que abandona a los Velvet Underground. Este disco no sólo es una joya por el trabajo de Reed, sino por la producción, arreglos y ejecución de David Bowie y Mick Ronson, los responsables de la experiencia Ziggy Stardust, quienes consiguen hacer de esa canción una pieza impresionante. Un coro en el que explota todo y Reed intenta hacer de su presencia un Frank Sinatra feliz por la ausencia de agobio, el olvido de agobio, todo en medio de unas orquestaciones hechas por Ronson que elevan la canción a las estratosfera.

Bowie y Reed… el amor de dos grandes…

¿Y el solo? Simplemente hay que escucharlo con los ojos cerrados, mientras de la nada cae hasta esa letanía final en la que la voz se vuelve a torcer y da la sentencia, la moraleja o como le quieran decir.

‘Perfect day’ suena en la película Trainspoiting, de Danny Boyle, en una de las escenas más tenues y terribles de todas. Y también ha sido versionada por Duran Duran en su disco de cobres ‘Thank you’ (en su momento Reed afirmó que la habían cantado como él lo hubiese querido hacer).

8 comentarios en “Canciones imprescindibles: Perfect Day – Lou Reed

  1. curioso, justo ayer escuché varias veces Transformer y Berlín, por ahora me quedo con make up y san song. Asome una de estas tardes o noches. Elebé

  2. curioso, justo ayer escuché varias veces Transformer y Berlín, por ahora me quedo con make up y san song. Asome una de estas tardes o noches. Elebé

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s