JAWS (el ataque asambleísta)

Uncategorized
Desde que el Presidente expidiera el decreto 486 por el cual permite y se regula la pesca ‘incidental’ del tiburón en las costas ecuatorianas (entendido esto como una pesca de esos tiburones que se enredan en las redes y/o son atrapados sin querer) he escuchado y visto una serie de críticas a la intención del Ejecutivo con ese decreto. Y bueno, digamos que el tema da para mucho, no sólo para reclamos o cosas similares, sino para entender que aquellas excusas que salen de la boca de funcionarios del Gobierno responden a estrictas falacias y eso sí que resulta intolerable para quienes somos los ‘mandantes’.

Especialmente cuando te das cuenta que la regulación y el control se la expide antes de saber si existe la capacidad real de cumplir con dichos propósitos. Por eso ayer me dio tanta gracia escuchar al Ministro de Agricultura pedir que le den seis meses para que vean cómo conseguía tener inspectores suficientes. Sí, primero la letra y luego ver cómo la llevamos a la práctica.

El mercado de las aletas de tiburón es muy grande, sobre todo en Asia. Cada aleta podría estar costando 50 dólares, aunque lastimosamente ese dinero no lo verían nuestros pescadores, sino los intermediarios o los grandes exportadores. Por eso es que resulta extraño que el presidente Correa aparezca defendiendo el decreto resguardándose en la defensa de los pequeños pescadores, pues no son los beneficiarios directos de tal medida, solo en apariencia. Se estima que reciben no más de 15 dólares por aleta, a veces 10; por ende, el negocio está, como siempre, en las segundas y terceras manos.

imagen tomada de El Universo

El problema del decreto es que no contó directamente con el apoyo y la asistencia de entes de protección ambiental, ni siquiera con el conocimiento de la ministra de Ambiente, Ana Albán. ¿Por qué? Porque hubiera tomado más tiempo llegar a un acuerdo, que de seguro hubiera llegado, pero después de una larga discusión. Tampoco hay que ser defensores fundamentalistas y si tenemos esa diversidad importante y podemos aprovecharnos de ella, pues bien, pero haciendo lo suficiente para no depredar… digamos, ¿qué sería de esos mismos pescadores si al cabo de cinco años se reduce en un porcentaje importante la cantidad de tiburones en el país? Pues perderían ese sustento…

Así que el asunto es simplemente de diálogo, pero el diálogo escaseó.

De un momento a otro surge el decreto y listo, lo que antes era un delito, hoy es permitido, siempre y cuando sea ‘incidental’. El problema, insisto, es que no tenemos los suficientes puntos de control para saber que se da un cumplimiento literal. El ejemplo de lo que pasó en Manabí la semana pasado es contundente: la policía detiene un cargamento de aletas de tiburón y a tres pescadores con casi 9600 de aletas de tiburón (que si fuese incidental la pesca de los escualos, digamos que la embarcación era el Nautilus) y a la media hora el mismo fiscal que solicitó la captura, pidió la devolución de las aletas y la liberación de los pescadores, luego de una reunión con autoridades del Gobierno.

¿Cuál es el sentido de todo? Las aletas son material demagógico para una Asamblea Nacional. Sea cual sea el motivo, desde dónde y hasta dónde. Las miles de familias ‘beneficiadas’ por este decreto se transforman en serios votos que se cuentan al haber del Gobierno. ¿Por qué digo esto? Porque no hay razón para lanzar un decreto tan apresurado, sin contar con el apoyo y la lectura de instituciones llamadas a precautelar la naturaleza en el país (no olvidemos que la ONU hace unas semanas se declaró a las Islas Galápagos hábitat en peligro), o peor aún, sin tener las instancias necesarias para precautelar su cumplimiento, como mínimo un número decente de inspectores de pesca. Es así, un abrupto decreto con una durabilidad de 6 meses (tiempo en el que podrá ser revisado), ya cuando la Asamblea esté en marcha… Beneficio… sí, claro…

Eso que no hablo de la cancelación de la visa, intento de deportación y luego (horas después) liberación de Sean O’Hearn, representante de la ONG Sea Shepherd, por una supuesta interferencia en las decisiones soberanas del Ecuador… O’Heard estuvo en coordinación con la Policía apoyando la captura de los pescadores que estaban comerciando con aletas de tiburón en Manabí, luego de un convenio firmado con la misma Policía para la protección de especies marítimas…

Sí, separar a un padre de su esposa e hija ecuatoriana… Eso es una señal interesante que viene de alguien que critica la migración de compatriotas a España, Italia, Estados Unidos y otros países, acusando ese acto de criminal y de destrucción de familias… ¿no?

Y en el camino a la Asamblea se puede olvidar de todo, incluso las propias palabras. El año pasado trabajé como editor de una revista ecológica, ‘Punto Azul’. El último número de la revista salió antes de la primera vuelta electoral, de las elecciones que pasaron recién. Entrevistamos a tres candidatos presidenciales sobre temáticas ambientales y entre ellos estaba Rafael Correa, quien en la segunda pregunta da una respuesta que hoy suena a demagogia:

“¿Cómo generar una conciencia de preservación del ambiente en el país?

Hay que entenderlo por interés propio. Ojalá algún día la gente acabe por convencerse de que para el futuro del país es más valioso el árbol vivo que el árbol muerto; el tiburón nadando libre en las aguas de Galápagos que el tiburón en la sopa de un japonés”.


Sí señor Presidente, estamos de acuerdo…es un asunto de interés propio.

16 comentarios en “JAWS (el ataque asambleísta)

  1. la verdad es q la única lectura que pueden tener estos acontecimientos, q rayan en la insanidad mental, para mi es que “ESTAMOS A LA DERIVA” y claro como el barco se nos hunde pues mejor q alguien + mate a los tiburones, cuiado nos vayan a comer cuando terminemos de naufragar. De lo que no se ha percatado el capitán del barco es que, y ahora me robo la frase más bella de Cerati, “lo terrible del mar es morir de sed” (ahí está todo). Lástima que Correa nunca encontró las mentes lúcidas, ni las manos más limpias ni los corazones más ardientes para defender los interees de la Patria pero esa q dice q ya es de todos y no de todos los intereses de gobierno. Me da lástima, me da rabia… q le vamos a hacer!
    sl2,
    fer

  2. la verdad es q la única lectura que pueden tener estos acontecimientos, q rayan en la insanidad mental, para mi es que “ESTAMOS A LA DERIVA” y claro como el barco se nos hunde pues mejor q alguien + mate a los tiburones, cuiado nos vayan a comer cuando terminemos de naufragar. De lo que no se ha percatado el capitán del barco es que, y ahora me robo la frase más bella de Cerati, “lo terrible del mar es morir de sed” (ahí está todo). Lástima que Correa nunca encontró las mentes lúcidas, ni las manos más limpias ni los corazones más ardientes para defender los interees de la Patria pero esa q dice q ya es de todos y no de todos los intereses de gobierno. Me da lástima, me da rabia… q le vamos a hacer!
    sl2,
    fer

  3. Me pareció absolutamente inaceptable la expuslón de O’Hearn, por suerte (aunque no sé en qué medida esto haya atenuado el error de Correa) rectificó.
    En cuanto al decreto, sin la aplicación inmediata de los controles rigurosos, es un error; quiero decir que estoy de acuerdo con que se permita a los pescadores artesanales comerciar las aletas producto de la pesca “incidental”, pero no con que en seis meses se establezcan las medidas que precautelen que se trate efectivamente de capturas accidentales.

    un abrazo, edu

    (por si acaso: aun con esas cosas feas, todavía espero que no se vaya al carajo todo. Supongo que si algunos funcionarios del régimen le dan la espalda y se van, me refiero a los que les tengo confianza –como la canciller– entre los que incluyo a los chicos de Ruptura del 25, entonces ahí sí mandaría al diablo al Gobierno. Y una cosa más, llámame ingenuo, pero de todos modos no creo que Correa sea corrupto)

  4. Me pareció absolutamente inaceptable la expuslón de O’Hearn, por suerte (aunque no sé en qué medida esto haya atenuado el error de Correa) rectificó.
    En cuanto al decreto, sin la aplicación inmediata de los controles rigurosos, es un error; quiero decir que estoy de acuerdo con que se permita a los pescadores artesanales comerciar las aletas producto de la pesca “incidental”, pero no con que en seis meses se establezcan las medidas que precautelen que se trate efectivamente de capturas accidentales.

    un abrazo, edu

    (por si acaso: aun con esas cosas feas, todavía espero que no se vaya al carajo todo. Supongo que si algunos funcionarios del régimen le dan la espalda y se van, me refiero a los que les tengo confianza –como la canciller– entre los que incluyo a los chicos de Ruptura del 25, entonces ahí sí mandaría al diablo al Gobierno. Y una cosa más, llámame ingenuo, pero de todos modos no creo que Correa sea corrupto)

  5. Me molesta que la gente se desespere ahora por este tipo de meteduras de pata y desvaríos de Correa (algunas que son más que nada banalidades que ofenden a los estetas de lo políticamente correcto) cuando lo cierto es que el tipejo ése dio desde un comienzo señales de ser un payaso oportunista bocón demagogo más. Todo lo que tenía desde el inicio de su campaña para vender es un pastiche de todos los clichés políticamente correctos de izquierda, que no es para nada una izquierda radical, pues ya ni las izquierdas duras son lo que pretenden ser; la suya, la “izquierda moderna” que pregonaba de boca, me parece una versión de la masturbatoria izquierda posmo con un toque criollo extremadamente pendejo.

    Correa es muchas cosas. Es escandalosamente populista como Abdalá (se parece a Abdalá en muchas cosas). Se las da de caballo loco, como Lucio, que decretaba tonteras y metía la pata para luego estar rectificando y haciéndose el idiotita. Tiene una vanidad superflua que recuerda a la de Borja (por eso de apelar a los abolengos). Tiene tratos de autoritarismo que hasta nos recuerda a León Febres Cordero, pues aparte el tipo también es un conservador (sí, lo llamo conservador, por los rasgos de sectarismo que tiene, no por el encasillamiento ideológico, que eso no tiene nada que ver porque es un asunto de fondo). A su vez, no se puede negar su preparación académica y su labia mañosa (como se pensó de Mahuad). Puede que a lo mejor, en el fondo, sea un tipo de bien hacer, como se decía de Jaime Roldos, a quien aparentemente por eso se le perdona (o se olvida) su incapacidad como mandatario y las mamadas que hizo (y dejo hacer) a sabiendas de que estaban mal [y cuyas consecuencias encima más se las endilgan a Hurtado del que tengo una opinión muy buena porque creo que es un tipazo]).

  6. Me molesta que la gente se desespere ahora por este tipo de meteduras de pata y desvaríos de Correa (algunas que son más que nada banalidades que ofenden a los estetas de lo políticamente correcto) cuando lo cierto es que el tipejo ése dio desde un comienzo señales de ser un payaso oportunista bocón demagogo más. Todo lo que tenía desde el inicio de su campaña para vender es un pastiche de todos los clichés políticamente correctos de izquierda, que no es para nada una izquierda radical, pues ya ni las izquierdas duras son lo que pretenden ser; la suya, la “izquierda moderna” que pregonaba de boca, me parece una versión de la masturbatoria izquierda posmo con un toque criollo extremadamente pendejo.

    Correa es muchas cosas. Es escandalosamente populista como Abdalá (se parece a Abdalá en muchas cosas). Se las da de caballo loco, como Lucio, que decretaba tonteras y metía la pata para luego estar rectificando y haciéndose el idiotita. Tiene una vanidad superflua que recuerda a la de Borja (por eso de apelar a los abolengos). Tiene tratos de autoritarismo que hasta nos recuerda a León Febres Cordero, pues aparte el tipo también es un conservador (sí, lo llamo conservador, por los rasgos de sectarismo que tiene, no por el encasillamiento ideológico, que eso no tiene nada que ver porque es un asunto de fondo). A su vez, no se puede negar su preparación académica y su labia mañosa (como se pensó de Mahuad). Puede que a lo mejor, en el fondo, sea un tipo de bien hacer, como se decía de Jaime Roldos, a quien aparentemente por eso se le perdona (o se olvida) su incapacidad como mandatario y las mamadas que hizo (y dejo hacer) a sabiendas de que estaban mal [y cuyas consecuencias encima más se las endilgan a Hurtado del que tengo una opinión muy buena porque creo que es un tipazo]).

  7. Caracol, Schiz… digamops que el problema no es en sí del decreto, porque si uno lo lee bien te puedes dar cuenta que es una forma de regulación, en cierto sentido…

    Pero aún así no deja de ser oportunista y absurdo porque es caer en la clásica norma del país de la letra muerta. Primero lanzas la orden y después miras si la puedes cumplir, no hay jucha lógica con eso…

    Así como no hay lógica en echar a un extranjero antes de averiguar si lo ouedes hacer con todas las de ley…

    Justamente ayer discutía sobre ese tema y me dijeron que me estoy fijando en la per4sona y no en el proyecto. Es cierto, pero hoy me pregunto ¿y? ¿No ha sido esa nuestra vida política?

  8. Caracol, Schiz… digamops que el problema no es en sí del decreto, porque si uno lo lee bien te puedes dar cuenta que es una forma de regulación, en cierto sentido…

    Pero aún así no deja de ser oportunista y absurdo porque es caer en la clásica norma del país de la letra muerta. Primero lanzas la orden y después miras si la puedes cumplir, no hay jucha lógica con eso…

    Así como no hay lógica en echar a un extranjero antes de averiguar si lo ouedes hacer con todas las de ley…

    Justamente ayer discutía sobre ese tema y me dijeron que me estoy fijando en la per4sona y no en el proyecto. Es cierto, pero hoy me pregunto ¿y? ¿No ha sido esa nuestra vida política?

  9. hurtado un tipazo…

    el que piense que culturalmente el indio es vago no merece un halago asì, a menos que quien se lo conceda piense igual

    ahora resulta que hurtado es antropòlogo, me mato de risa; claro, si el Ecuador està mal es cosa de linaje, està en la sangre, incluso nos vinieron a tocar justamente los españoles, gente de la peor clase, ¿no?, por favor… en todo caso no se trata de hurtado, de una persona, esa es la forma de pensar, o mejor dicho, lo que le da la gana de pensar a alguna gente: el pobre y el indio o montubio, o lo que sea, si està como està es porque es vago.

    Peco de lanzar una opiniòn sin haber leìdo el libro ese, asì que es muy probable que schiz me encuentre algùn error, y me lo tendrìa bien merecido. Si a breves rasgos resulta que no es eso lo que plantea el libro de hurtado, que alguien me lo diga y me explique

    saludos, Edu, disculpa que me salga del tema.

  10. hurtado un tipazo…

    el que piense que culturalmente el indio es vago no merece un halago asì, a menos que quien se lo conceda piense igual

    ahora resulta que hurtado es antropòlogo, me mato de risa; claro, si el Ecuador està mal es cosa de linaje, està en la sangre, incluso nos vinieron a tocar justamente los españoles, gente de la peor clase, ¿no?, por favor… en todo caso no se trata de hurtado, de una persona, esa es la forma de pensar, o mejor dicho, lo que le da la gana de pensar a alguna gente: el pobre y el indio o montubio, o lo que sea, si està como està es porque es vago.

    Peco de lanzar una opiniòn sin haber leìdo el libro ese, asì que es muy probable que schiz me encuentre algùn error, y me lo tendrìa bien merecido. Si a breves rasgos resulta que no es eso lo que plantea el libro de hurtado, que alguien me lo diga y me explique

    saludos, Edu, disculpa que me salga del tema.

  11. Hurtado nunca dice en su libro que el “indio es culturalmente vago”. Y si en su libro consta una declaración así (más bien recuerdo haber leído lo opuesto sobre el comportamiento del indio de la época precolombina o del que no había sido totalmente despojado en la época colonial), no sería una de Hurtado sino alguna cita extraída de los viajeros, sociólogos, antropólogos e investigadores extranjeros que han pasado por el Ecuador y que se molestaron en dejar sus impresiones en ochorrocientos testomonios e informes, los cuales Hurtado se tomó la fatigosa molestia de leer para investigar un tema que al resto de antropólogos, sociólogos, historiadores contemporáneos no se les ha ocurrido investigar seriamente (bueno, creo que Fernando Jurado Noboa sería una excepción). Hurtado solamente analiza la relación de las culturas con el desarrollo y el progreso de los pueblos, no sobre la sangre, el linaje o la raza (esos son temas que a mí me parecen muy serios pero que no parecen ser de mucha relevancia para Hurtado). Tampoco se habla únicamente de la vagancia, y si se lo trata, está expuesto de una forma generalizada para todas las clases y grupos sociales, dando explicaciones interesantes sobre el porqué de la permanencia de esos defectos en ciertas clases y grupos sociales y étnicos. Definitivamente no es alguien a quien simplemente “le da la gana” de llegar a ciertas conclusiones poco halagüeñas para los ecuatorianos en general, y no únicamente para los indígenas. Eso no significa que las culturas de los indios de las Américas, particularmente de los incas, sea muy digna de romanticonerías, porque lo cierto es que aun antes de la conquista española los indios tenían una cultura jerarquizada, autoritaria y bastante excluyente (Fernando Jurado dice que la mujer india era peor tratada que la mujer europea incluso si se hace lac omparación antes de los años de conquista). No se puede negar tampoco la preparación académica de Hurtado.

    A los que les da la gana de saltar a conclusiones cojudas es a tumoraciones del intelecto como, por ejemplo, Eduardo Galeano, a quien demasiado de vez en cuando se le ocurre soltar estupideces como: “América del Sur conoció el capitalismo en 1492”, estupideces que desgraciadamente venden demasiado (y que al parecer a los de la Escualeishon Politecniqueishon Nacionaleishon les encanta poner en sus libelos y periodicuchos estudiantiles).

  12. Hurtado nunca dice en su libro que el “indio es culturalmente vago”. Y si en su libro consta una declaración así (más bien recuerdo haber leído lo opuesto sobre el comportamiento del indio de la época precolombina o del que no había sido totalmente despojado en la época colonial), no sería una de Hurtado sino alguna cita extraída de los viajeros, sociólogos, antropólogos e investigadores extranjeros que han pasado por el Ecuador y que se molestaron en dejar sus impresiones en ochorrocientos testomonios e informes, los cuales Hurtado se tomó la fatigosa molestia de leer para investigar un tema que al resto de antropólogos, sociólogos, historiadores contemporáneos no se les ha ocurrido investigar seriamente (bueno, creo que Fernando Jurado Noboa sería una excepción). Hurtado solamente analiza la relación de las culturas con el desarrollo y el progreso de los pueblos, no sobre la sangre, el linaje o la raza (esos son temas que a mí me parecen muy serios pero que no parecen ser de mucha relevancia para Hurtado). Tampoco se habla únicamente de la vagancia, y si se lo trata, está expuesto de una forma generalizada para todas las clases y grupos sociales, dando explicaciones interesantes sobre el porqué de la permanencia de esos defectos en ciertas clases y grupos sociales y étnicos. Definitivamente no es alguien a quien simplemente “le da la gana” de llegar a ciertas conclusiones poco halagüeñas para los ecuatorianos en general, y no únicamente para los indígenas. Eso no significa que las culturas de los indios de las Américas, particularmente de los incas, sea muy digna de romanticonerías, porque lo cierto es que aun antes de la conquista española los indios tenían una cultura jerarquizada, autoritaria y bastante excluyente (Fernando Jurado dice que la mujer india era peor tratada que la mujer europea incluso si se hace lac omparación antes de los años de conquista). No se puede negar tampoco la preparación académica de Hurtado.

    A los que les da la gana de saltar a conclusiones cojudas es a tumoraciones del intelecto como, por ejemplo, Eduardo Galeano, a quien demasiado de vez en cuando se le ocurre soltar estupideces como: “América del Sur conoció el capitalismo en 1492”, estupideces que desgraciadamente venden demasiado (y que al parecer a los de la Escualeishon Politecniqueishon Nacionaleishon les encanta poner en sus libelos y periodicuchos estudiantiles).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s