Una cátedra de periodismo de Raúl Vallejo

El ministro de Educación, Raúl Vallejo, ha escrito una carta que en realidad es un llamado de atención sobre la práctica periodística en un nivel que probablemente la discusión debió estar siempre: en la ética de la comunicación.

Vallejo, narrador, poeta y columnista de algunos medios, hace esa reflexión mediática gracias a un movimiento ‘periodístico’ que diario El Universo hiciera en la sección Gran Guayaquil, del sábado 21 de julio. En una nota titulada: “Ministro pide se resalte su trabajo con Nebot”, se resbala la idea de que Vallejo está exigiendo la necesidad de figurar mediáticamente debido a una serie de actos que, según la carta del propio Ministro, significaron el trabajo en conjunto del Ministerio y la Alcaldía de Guayaquil para la adecuación de una serie de locales escolares, y que fueron informados con anterioridad por el diario: “Al informar tales noticias se silenció, no sé si de manera deliberada, la presencia del ministro de Educación: jamás publicaron una foto del acto, ni siquiera publicaron fotos de las escuelas antes y después de la intervención; no pusieron énfasis en los discursos propositivos y positivos tanto del alcalde como del ministro en lo que tiene que ver con un modelo de intervención ejemplar en el que también participa la Universidad de Guayaquil, y tampoco sacaron las palabras de gratitud de la gente. Apenas si dijeron que el ministro estuvo presente pero sin señalar el porqué de su presencia. Por el contrario, el periódico puso énfasis, tanto en los titulares como en el desarrollo de la noticia, en la confrontación política coyuntural y en resaltar la presencia del Alcalde como si fuera única”.

imagen de Vallejo con el alcalde Nebot, tomada de El Universo

Quizás sea dudoso el reclamo, en realidad. Podría leérselo como si el Ministro exigiera atención. Sin embargo, esa es una lectura que sería muy interesante por parte de los mismos lectores del diario. Cuando se produce en un medio te deja pensando muchas cosas, especialmente la incapacidad existente en reconocer las exageraciones o errores… o como las interpretaciones son un acto riesgoso que merece todo el análisis posible, desde lo más obvio hasta lo más complejo. Si se dan cuenta, únicamente se corrigen fallas tipográficas u objetivas: un nombre mal escrito, una fecha mal puesta, una referencia a alguien que no tiene que ver con la nota, etc. ¿Errores de interpretación? Jamás.

Recuerdo que hace muchos años, cuando era miembro de un grupo musical, fuimos contratados por el buró de campaña de Osvaldo Hurtado para la fiesta de lanzamiento de campaña en Guayaquil. Lo hicimos, la paga no estuvo mal, hubo medios de comunicación, desde luego, y no recuerdo que haya salido mal el concierto. Al día siguiente, la nota apareció en el diario El Universo, en la sección política, con una foto no del candidato, sino de nosotros, la agrupación, a tres columnas. Debajo un pie de foto que me puso la piel de gallina: “Jóvenes partidarios de Hurtado fueron los encargados de poner música en la celebración” (no sé si es textual, mi memoria no es mi mejor aliada). Creo que en ese tiempo, como estudiante de comunicación, pude entender la mejor lección de la carrera y que hasta ahora la pongo en práctica. Es tan sencillo escribir imprecisiones, incluso jugar al acto de la interpretación simplemente por el acto de no preguntar, o el acto de experimentar con las novedades en la redacción de una nota. Envié una carta al diario que decía: “Estimados señores de El Universo: La única razón por la cuál aceptamos tocar en el lanzamiento de la candidatura de Osvaldo Hurtado fue la misma razón por la cual ustedes se dedican a hacer periódicos: el dinero. No tenemos ningún tipo de filiación política alguna y rechazamos que se nos endilgue como partidarios del Dr. Hurtado…”. Claro, no iba a ser publicada. La facilidad con la que se interpretan las cosas es tan deplorable y hasta pornográfica. Lo peor de esa experiencia es empezar a entender que la política es un acto de visiones sesgadas, y por último, me ardió que me pusieran de lado de Hurtado, una persona inteligente desde luego, pero uno de los culpables del descalabro del país.

Osvaldo Hurtado

De más está en decir que desechamos la idea de participar en otro acto político desde ese momento…

La Banda del Sargento Tomate en acción

El problema de Vallejo no es solo esa nota, sino un terrible recuadro titulado “Publicación anticipada de libro del ministro Vallejo”. Ese recuadro, extrañamente colocado en una sección que no corresponde a la cultural, hace referencia a un supuesto beneficio que tuvo Vallejo, por ser ministro para publicar su último poemario “Crónica del mestizo”. El Ministro es contundente a la vez que bien argumentativo: “Para empezar, en término periodísticos la una noticia no tiene relación con la otra: es como si, resignados a publicar una aclaración a la que han tergiversado su sentido con un titular que no da cuenta del texto noticioso, tuviesen que, de todas maneras, insistir en un aspecto negativo. En segundo lugar, el contenido de la noticia, muestra un evidente afán de escandalizar en donde no existe razón alguna para ello. Tercero, el recuadro es un ejemplo típico de lo que en periodismo se conoce como la fabricación de una noticia: cuando no se tiene nada en las manos, la especulación es una manera taimada de insinuación maliciosa sin comprometerse. Bastante he leído para que estas trampas del periodismo inescrupuloso me sean desconocidas; lo que me asombra es que un periódico serio y de tradición como El Universo ahora las esté utilizando. La verdad se concentra en la declaración de mi editor Marcelo Báez –cuyo sello Báez editor en conjunto con Libresa tiene un amplio fondo editorial–: “se pudo hacer esta edición (la de mi poemario Crónica del mestizo) cuando el ministro pidió permiso a La Palabra y esta entidad se lo concedió”. Pero el recuadro enloda con sospechas e insinuaciones perversas lo que es un proceso transparente y sencillo: yo gané el premio en abril del 2006; en noviembre de 2006, cuando ya había pasado algunos meses y el libro no era publicado aún, pedí autorización a fundación La Palabra para buscar una editorial por mi cuenta y también para enviar el poema a revistas de fuera del país y tal autorización fue concedida, no por mi calidad de ministro, como la nota insinúa con mala fe, sino por mi calidad de escritor –situación personal que es suficientemente conocida– que es lo que me define. En todo caso, esa decisión libre de la fundación La Palabra no ha perjudicado a nadie como se quiere hacer aparecer, de manera ligera, en la nota de marras. Yo soy escritor y sucede que, por ahora, estoy de ministro y el hecho de que la sección de noticias política del diario haya tomado partido en contra del gobierno al que pertenezco no le da derecho para querer enlodar mi trayectoria literaria. Lo que confirma este afán persecutorio es que el libro fue presentado en Quito, el 10 de enero de este año, y al parecer el departamento de noticias de El Universo recién se entera de que la fundación dio el permiso correspondiente”.

Raúl Vallejo, autor entre otras obras de Acoso textual, Cánticos para Oriana y Fiesta de Solitarios, en esa carta enviada al director del diario El Universo, hace una serie de reflexiones que quisiera compartir en este momento. Todas ellas, en medio de una discusión sobre cómo la libertad de expresión es el único valor a defender porque se la siente atacada de alguna manera por el Gobierno (discusión absurda, que no va por ahí, sino por la necesidad de replantearse la profesión y el negocio, pedido que hace el Ministro), son la evidencia de que la profesión que estudié y que me ha dado y sigue dando de comer tiene hoy la necesidad de saber qué está haciendo y tener la responsabilidad no solo con la información e individuos a los que hace referencia sino con sus lectores. Defender la libertad de expresión para la prensa, una herramienta del trabajo, es tan absurdo como defender un tipo de computadora o un modelo de cámara fotográfica. La herramienta no es la profesión, la ética sí que es necesaria…

“Un periódico como El Universo que parecería, según observo en el tratamiento noticioso y editorial de los últimos meses, ser un espacio militante de crítica y oposición al proyecto político del gobierno de Rafael Correa, tiene todo el derecho de hacerlo pero también tiene la obligación moral de comunicárselo así a sus lectores. Una vez en esta posición, el medio pasa a convertirse en un actor político más y, por tanto, pasa a sujetarse al ámbito de la confrontación política y sus lectores sabrán que la opinión del diario y el tratamiento noticioso está mediatizado por dicha opción. Lo que resulta carente de ética es que, habiendo definido una línea de oposición, se pretenda mantener la neutralidad desde el discurso” (…)

“Si la gente votó por convertir al Plan Decenal de Educación, en noviembre del 2006, en una política de Estado –noticia a la que la prensa, en general, según mi parecer, no le dio la importancia que tenía–, es positivo para la esperanza de la gente informarle que, a pesar de las dificultades, el Plan se está cumpliendo. ¿Se solucionaron todos los problemas? Por supuesto que no: justamente por eso hemos definido un Plan de diez años: en este momento atendemos alrededor del 12% de las necesidades de infraestructura pese a que estamos realizando la inversión más grande de la historia (alrededor de 104 millones de dólares); pero si ustedes, al tratar la noticia, ponen énfasis en el 88% que todavía no se atiende, entonces tendremos a la desesperanza como el sentimiento general de los ecuatorianos”. (…)

“La discusión sobre el borroso límite entre lo público y lo privado cobra sentido, por lo tanto. ¿Es lícito que un reportero invada y viole la intimidad de Cecilia Bolocco y luego publique las fotos de ella en una casa particular? ¿Cuál es el límite del respeto a la intimidad de un personaje público? ¿Es ético que cualquier grabación hecha sin conocimiento de la persona en una situación personal sea transmitida por televisión? Me parece que esa es una discusión ética que conmueve el sentido mismo de lo que se entiende por libertad de expresión. ¿Es moralmente aceptable que el cadáver de una persona, tendido sobre la mesa de autopsia, sea publicado en un periódico en nombre de la libertad de prensa? ¿Es admisible que los cuerpos esparcidos en una tragedia aérea o en un accidente de tránsito sean exhibidos por los noticieros de televisión? ¿Es correcto que, en medio de un duelo, un reportero acuda al velorio e importune a los deudos buscando una entrevista?” (…)

La reflexión en su totalidad la podrán encontrar acá. Agradezco a Luis Carlos Mussó por el envío de este documento importante que en realidad espero sea motivo de revisión en las salas de redacción y en las aulas de las facultades de comunicación.

Anuncios

12 comentarios en “Una cátedra de periodismo de Raúl Vallejo

  1. Hola Eduardo:
    Después de haber leído la carta de Raúl el domingo por la noche, me alegré mucho de que se hubiera atrevido a dar su opinión de ese modo y con una carta al director de El Universo, y además enviarla a sus amigos por correo. Lo que Raúl ha dicho está en la cabeza y en las conversaciones privadas de muchas personas, que generalmente no se atreven a decir lo que piensan sobre los medios por temor a que los identifiquen como partidarios del gobierno, o simplemente quieren evitar comentarios destructivos de parte de personas que trabajan en prensa y que no aceptan criticas. Simplemente, y lo he escuchado yo misma, creen que las críticas vienen de parte de “personas tiradas a intelectuales”, minimizando la inteligencia de los lectores de su medio.
    Hace poco, una amiga envió una carta al mismo diario, explicando por qué se había sentido perjudicada cuando habían titulado que ella abandonaba su carrera artística para dedicarse al periodismo, precisamente. En su carta ella argumentaba que no pertenece al mundo de la farándula y siempre ha sido periodista y cantante de eventos privados. En esa semana tenía varios contratos; uno de ellos fue cancelado pues pensaron que por algún motivo ella se había olvidado de decirles que ya no iba a cantar.
    Más aún, ella reunió pruebas sobre la corrupción de una periodista, que al parecer recibe dinero por publicar a ciertos personajes en la página de farándula. Nunca hubo respuesta, nunca hubo publicación.

  2. Hola Eduardo:
    Después de haber leído la carta de Raúl el domingo por la noche, me alegré mucho de que se hubiera atrevido a dar su opinión de ese modo y con una carta al director de El Universo, y además enviarla a sus amigos por correo. Lo que Raúl ha dicho está en la cabeza y en las conversaciones privadas de muchas personas, que generalmente no se atreven a decir lo que piensan sobre los medios por temor a que los identifiquen como partidarios del gobierno, o simplemente quieren evitar comentarios destructivos de parte de personas que trabajan en prensa y que no aceptan criticas. Simplemente, y lo he escuchado yo misma, creen que las críticas vienen de parte de “personas tiradas a intelectuales”, minimizando la inteligencia de los lectores de su medio.
    Hace poco, una amiga envió una carta al mismo diario, explicando por qué se había sentido perjudicada cuando habían titulado que ella abandonaba su carrera artística para dedicarse al periodismo, precisamente. En su carta ella argumentaba que no pertenece al mundo de la farándula y siempre ha sido periodista y cantante de eventos privados. En esa semana tenía varios contratos; uno de ellos fue cancelado pues pensaron que por algún motivo ella se había olvidado de decirles que ya no iba a cantar.
    Más aún, ella reunió pruebas sobre la corrupción de una periodista, que al parecer recibe dinero por publicar a ciertos personajes en la página de farándula. Nunca hubo respuesta, nunca hubo publicación.

  3. haMirabella, has dfado en el clavo, minimizar la inteligencia de los lectores… quizás el ser mas ignorante de todo este proceso deba ser el periodista, quien no debe temer hacer las preguntas más obvias para tener todo claro… eso creo que roza la humildad…

    Y por sobre todo la humildad al momento de escribir una nota y humildad en reconocer en qué medio estoy laborando y a qué tendencia responde el trabajo que hago…

    Y es una lástima lo de tu amiga, es terrible y una muestra más de la ineptitu y corrupción mediática…

    saludos

  4. haMirabella, has dfado en el clavo, minimizar la inteligencia de los lectores… quizás el ser mas ignorante de todo este proceso deba ser el periodista, quien no debe temer hacer las preguntas más obvias para tener todo claro… eso creo que roza la humildad…

    Y por sobre todo la humildad al momento de escribir una nota y humildad en reconocer en qué medio estoy laborando y a qué tendencia responde el trabajo que hago…

    Y es una lástima lo de tu amiga, es terrible y una muestra más de la ineptitu y corrupción mediática…

    saludos

  5. Hola Eduardo y lectores.

    Como periodista hago una reflexión.
    Todos sabemos de verdades absolutas y relativas.
    No se trata de un pleito medios-gobierno y en eso tenemos que dejar de ser tan elementales.
    He conversado con algunas personas y coincidimos que se trata de una ruptura que es necesaria en cualquier país que va evolucionando.
    Creo que los nuevos medios que vienen a “vender” -por que no creo que vayan a regalar el Telégrafo en las calles-y supongo que Telesur Ecuador tendrá pautas al igual que Radio Nacional. Serán una buena alternativa para conocer la “otra versión” que en Ecuador no existe sobre las cosas.
    Respecto al libro del Dr Vallejo tengo algo que decir. Esa obra se iba a lanzar en Expolibro, sería bueno que si alguno tiene comunicación con él le pregunte por qué no lo hizo, no temo en decir que a modo -muy personal-sentí se lo ordenaron desde “arriba” ya que al evento se le relaciona con el Municipio (a pesar de que hemos dicho una y mil veces que no es un evento oficial) y con ello estaríamos cayendo en el mismo error que Vallejo critica en su carta al Universo.

    Verdades relativas…

    Salu2

  6. Hola Eduardo y lectores.

    Como periodista hago una reflexión.
    Todos sabemos de verdades absolutas y relativas.
    No se trata de un pleito medios-gobierno y en eso tenemos que dejar de ser tan elementales.
    He conversado con algunas personas y coincidimos que se trata de una ruptura que es necesaria en cualquier país que va evolucionando.
    Creo que los nuevos medios que vienen a “vender” -por que no creo que vayan a regalar el Telégrafo en las calles-y supongo que Telesur Ecuador tendrá pautas al igual que Radio Nacional. Serán una buena alternativa para conocer la “otra versión” que en Ecuador no existe sobre las cosas.
    Respecto al libro del Dr Vallejo tengo algo que decir. Esa obra se iba a lanzar en Expolibro, sería bueno que si alguno tiene comunicación con él le pregunte por qué no lo hizo, no temo en decir que a modo -muy personal-sentí se lo ordenaron desde “arriba” ya que al evento se le relaciona con el Municipio (a pesar de que hemos dicho una y mil veces que no es un evento oficial) y con ello estaríamos cayendo en el mismo error que Vallejo critica en su carta al Universo.

    Verdades relativas…

    Salu2

  7. Vaya lo que cuentas, Marcela…

    Si es así de seguro que es caer exactamente en lo que se critica y sería reprochable todo lo escrito…

    Y sí, la ruptura es necesaria para que ese proceso de evolución se vaya dando de manera perfecta… necesaria, en realidad

    Saludos

  8. Vaya lo que cuentas, Marcela…

    Si es así de seguro que es caer exactamente en lo que se critica y sería reprochable todo lo escrito…

    Y sí, la ruptura es necesaria para que ese proceso de evolución se vaya dando de manera perfecta… necesaria, en realidad

    Saludos

  9. Todos los medios tienen un sesgo. En países más desarrollados se ven cosas similares (Fox News en USA tiene un sesgo tremendo que incluso ha sido confesado por las mismas cabezas del canal o Telemadrid en España que ha sido vapuleado por manipular la información (aquí un blog dedicado a la prensa española). Creo que sería muy difícil regularlos. Podría ser un remedio peor que la enfermedad. Estoy de acuerdo en que deberían democratizarse solos.

  10. Todos los medios tienen un sesgo. En países más desarrollados se ven cosas similares (Fox News en USA tiene un sesgo tremendo que incluso ha sido confesado por las mismas cabezas del canal o Telemadrid en España que ha sido vapuleado por manipular la información (aquí un blog dedicado a la prensa española). Creo que sería muy difícil regularlos. Podría ser un remedio peor que la enfermedad. Estoy de acuerdo en que deberían democratizarse solos.

  11. Schiz, el sesgo es y resulta ser la única constante en este asunto de la práctica empresarial de los medios…

    pero es importante que ese sesgo sea reconocido por los medios hacia su público y no se llenen la boca de un discurso de pluralismo o algo por el estilo cuando no existe…

    La democratización de los medios es un absurdo como término, porque la práctica del periodisomo involucra un acto de selección en función de algún objetivo. Sí creo que resultaría interesante que aparezca un medio estatal, es saludable para el desarrollo del Estado…

    pero no creo que de por sí eso genere una solución. La solución es ética y de responsabilidad ante uno y ante los lectores…

    Un saludo

  12. Schiz, el sesgo es y resulta ser la única constante en este asunto de la práctica empresarial de los medios…

    pero es importante que ese sesgo sea reconocido por los medios hacia su público y no se llenen la boca de un discurso de pluralismo o algo por el estilo cuando no existe…

    La democratización de los medios es un absurdo como término, porque la práctica del periodisomo involucra un acto de selección en función de algún objetivo. Sí creo que resultaría interesante que aparezca un medio estatal, es saludable para el desarrollo del Estado…

    pero no creo que de por sí eso genere una solución. La solución es ética y de responsabilidad ante uno y ante los lectores…

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s