Novelas ecuatorianas: La teoría del desencanto y cómo volver de ella

Edmundo Ribadeneira es un personaje de paradojas. Importante y reconocido, ignorado y abandonado. Debo ser sincero y asegurar que si llego a su existencia es por Cristian Avecillas, quien se ha montado desde hace algunos años en un proyecto de investigación y estudio biográfico de este escritor de suma importancia para la literatura nacional, quizás el segundo en importancia para la Casa de la Cultura luego de Benjamín Carrión. Y fue por Cristian que encuentro la novela ‘El destierro es redondo’, único proyecto narrativo de largo aliento (creo) que desarrollara Ribadeneira.

Y si él era un personaje de paradojas, en su novela esas paradojas están presentes, desde el uso de dos personas gramaticales para la narración: la 1era y la 3ra, ambas mezcladas en un mismo párrafo, la idea de la cercanía y la distancia (Faraway, so close, parafraseando a Win Wenders). Porque esa es la sensación, porque ese es el ambiente de ‘El destierro es redondo’, título homenaje a Neruda, quien lo usara en un poema que dice: “El destierro es redondo:/ un círculo, un anillo:/ le dan vuelta tus pies, cruzas la tierra/ no es tu tierra,/ te despierta la luz, y no es tu luz,/ la noche llega: faltan tus estrellas,/ hallas hermanos: pero no es tu sangre.”

Esa extrañeza causada por el desencanto, por el exilio al que se vio forzado en el año 1963 Ribadeneira, como muchos otros escritores, por acción de la dictadura militar de ese año. Ese exilio lo llevó a Chile, donde permaneció muchos años, donde al parecer se gesta la idea de la novela, quizás donde se empieza a escribir (eso no es lo importante, en definitiva). ‘El destierro es redondo’ es la historia de Juan Cristóbal, alter ego del autor, quien debe luchar por encontrar un asidero en sus creencias, luego de sufrir por ellas (encierro y destierro), y descubrir la división de una postura signada por dos tendencias mundiales: la soviética y la china. La división obvia y la escisión. El dolor de no saber lo que se es, o de buscar qué se es. La invasión a Checoslovaquia. Juan Cristóbal camina de un lado al otro, no importa precisar la ciudad, puede ser Santiago, puede ser Quito, puedo ser dónde sea. Juan Cristóbal está abandonado a su suerte, el Robinson Crusoe que encuentra en las películas de vaqueros cierta distensión. Juan Cristóbal es el observador de los cambios sociales y mundiales, reflexiona sobre ellos y desarrolla su vida alrededor del acto de descubrir asideros cuando todo lo que tenías se va desmoronando.

“Y Juan Cristóbal no hacía sino incrementar sus dudas, forzaba la lógica cínicamente, anhelaba que la concentración fuera un desastre abrumador. Sobre evidencias que no dejaban dudas acerca del fervor con que las gentes del pueblo preparaban y organizaban su gran fiesta pública, colocaba datos tomados, experiencias, libros, testimonios, Marx, Lenin, Engels sonreían irónicamente, meneaban la cabeza y se sumaban forzosamente a mi incredulidad, propiciaban el deseo de Juan Cristóbal de que todo se vaya al diablo”.

El deseo del desastre como única forma de salir del limbo. El caos para generar un nuevo orden. Ese nuevo orden se logra con el retorno, con la idea de retorno que es sin duda la memoria. Los fragmentos de la prisión (todo en un único tono que se va desglosando a medida de que la lectura avanza), que recuerdan a lo que describe Miguel Donoso Pareja en su ‘Henry Black’, son desesperantes como reveladores de un momento que fue parte de la historia cultural del país. La historia del zapatero Simbaña (comprensión de la novela como un género abarcador), un cuento perfecto y corto de aquel trabajador que en una noche de alcohol llega a la casa y mata a su hijo para que no pase el mismo sufrimiento que él. O quizás la lectura clandestina de Kafka y cómo ser kafkiano era un crimen en contra de la revolución… Poco a poco las reflexiones de Juan Cristóbal lo colocan en el lugar del ente que no sabe qué hacer, hacia dónde se dirige, qué hay después de todo esto, del desencanto…

Está el recuerdo y la patria, la memoria del padre como el ancla y la figura de la abuela como exégesis de la vida y la relación entre el hombre y la vida. Juan Cristóbal ve en las ausencias el inicio de la lucha, de su nueva lucha, de la recuperación de lo que fue, en la búsqueda del padre, en el sufrimiento de Chile luego del golpe de Estado, en las familias escindidas y esta vez encuentra el camino de retorno, ya libre de las pasiones, a transitar por el terreno que más libre se encuentra.

Mucho más allá de enfrentarse a la explicación y justificación de un individuo por defender una doctrina, ‘El destierro es redondo’ ejemplifica cómo la construcción de un discurso caótico y de libre interpretación (en ciertos fragmentos) puede desembocar en una historia donde el dolor intenta ser resarcido. Y es a través de la palabra, las imágenes y el conocimiento que esto se produce.

Anuncios

2 comentarios en “Novelas ecuatorianas: La teoría del desencanto y cómo volver de ella

  1. “El deseo del desastre como única forma de salir del limbo. El caos para generar un nuevo orden…” definitivamente la esencia de todo(s). Merece ser rescatado este gigante para leerlo y leerlo y leerlo y desembarazarnos de perplejidades y ACTUAR!.
    Y por estas exquisitas referencias, críticas y recomendaciones es q ud es el DICTADOR FACHA + QUERIDO d todos jaja.
    Sl2,
    fer
    pd: Bueno saber q la lluvia cae a ratos. Mejor -todavía- saber q no pierdes la luz.

  2. “El deseo del desastre como única forma de salir del limbo. El caos para generar un nuevo orden…” definitivamente la esencia de todo(s). Merece ser rescatado este gigante para leerlo y leerlo y leerlo y desembarazarnos de perplejidades y ACTUAR!.
    Y por estas exquisitas referencias, críticas y recomendaciones es q ud es el DICTADOR FACHA + QUERIDO d todos jaja.
    Sl2,
    fer
    pd: Bueno saber q la lluvia cae a ratos. Mejor -todavía- saber q no pierdes la luz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s