Di Benedetto: el orador de los suicidas

El hombre es producto de la intertextualidad, de las referencias que saltan en el momento menos pensado, sobre todo cuando Bolaño habla de algo que parece llamarte la atención. Di Benedetto es uno de esos llamados de atención, dentro de una ficción homenaje que termina por desvertir la existencia de un autor que probablemente sea bueno, incluso para que Borges haya llegado a decir: “…ha escrito páginas escenciales que me han emocionado y que siguen emocionándome…”.
‘Sensini’ es el cuento de Bolaño. Sensinio es un escritor casi olvidado, terriblemente olvidado. Sensini es Di Benedetto y Bolaño lo rescata con justicia. Di Benedetto es el autor de muchas obras, entre ellas ‘Los Suicidas’, que acabo de leer. ‘Los Suicidas’ es un compendio de oraciones cortas y punzantes, como si cada una fuese un intento por acabar con algo. Sí, en el ritmo de la novela está presente el suicidio, como una explicación, reprobación y alternativa. Y así, la muerte es lo que queda de la vida: “Para mi cuerpo muerto, la muerte no es real. Para los demás, los que están vivos, mi muerte es una realidad y mi cuerpo muerto un residuo de mi muerte. Pueden probarlo: que atraviesen mi rostro con la estaca, mi cuerpo muerto no reaccionará”.

El personaje es un periodista que prepara una serie sobre suicidas, buscando sus motivaciones, sus consecuencias y elucubraciones para decir morir. ¿Qué consigue? El camino hacia el recuerdo y la pregunta central. El padre había muerto por su propia mano, en su cumpleaños 33. Él ya va a cumplir 33 y piensa en eso, en la muerte, en el final, en el abandono sensual que llega (como dice Charly en Viernes 3am), el por qué. Las reflexiones no son producto de una mente que justifica o decide empujar a la gente a un acto que no tiene corrección, de por sí. Sino al acto de la explicación, por qué el padre, por qué él, por qué la gente que investiga.

¿Qué se puede sacar de una investigación sobre el suicidio? Simplemente dudas y preguntas. ¿Las resuelve? Digamos que deben leer esa hermosa novela para saberlo. “¿Mi inclinación a la muerte es también inclinación a matar a los otros? No puedo matarlos, por lo menos no a todos. Pero puedo suprimir a todos: si yo me suprimo, ya, para mí, no existirán”.
Antonio Di Benedetto murió en Buenos Aires, en 1986 y uizás ahora es que podrá ser leído como lo que es, gracias a las colecciones que salen, a ese arrojo por hacer de la literatura una reflexión, un entramado, un acto de belleza y justicia: “Me enderezo, busco la belleza. Hay, está, circula. Casi abunda. Los cuerpos esbeltos, las cabezas en alto de la juventud, un rostro, unos ojos, los colores que descienden del aire a las personas, una frente adulta, una fina mano en vuelo… surgen, pasan… se pieden en el torrente de fealdad humana”.
Salud, Antonio….

“…Creo que la muerte, es una gran serenidad… porque en la vida andamos descompuestos.” Antonio Di Benedetto.

Anuncios

6 comentarios en “Di Benedetto: el orador de los suicidas

  1. Leí, hace tiempo ya, una novela de este autor, Zama, de la que recuerdo especialmente la desesperación. Y recuerdo haber leído algunos cuentos que hablaban de muertes, de la muerte, y del suicidio. Tengo la idea de que para Di Benedetto la muerte debe ser un acto íntimo y lo peor que puede pasarle a uno es la interferencia de otros . Tal vez no sea sí, pero como se acerca a mis propias ideas me adapté esa forma de pensar en la muerte.
    Acabo de leer, casualmente, una novela sobre el suicidio también, “Las vírgenes suicidas” de Eugenides. El autor expone una serie de suicidios aunque no profundiza en el porqué de los mismos, y deja que el lector saque sus propias conclusiones.
    Saludos

  2. Leí, hace tiempo ya, una novela de este autor, Zama, de la que recuerdo especialmente la desesperación. Y recuerdo haber leído algunos cuentos que hablaban de muertes, de la muerte, y del suicidio. Tengo la idea de que para Di Benedetto la muerte debe ser un acto íntimo y lo peor que puede pasarle a uno es la interferencia de otros . Tal vez no sea sí, pero como se acerca a mis propias ideas me adapté esa forma de pensar en la muerte.
    Acabo de leer, casualmente, una novela sobre el suicidio también, “Las vírgenes suicidas” de Eugenides. El autor expone una serie de suicidios aunque no profundiza en el porqué de los mismos, y deja que el lector saque sus propias conclusiones.
    Saludos

  3. Manuela querida, Zama es quizás la obra más reconocida de Di Benedetto. El tema del suicidio es tan fuerte para mí que apenas vi el título me dejé llevar por él y adquirí el libro. Zama viene después…

    ¿Es eso de las vírgenes suicidas con el que Sofía Coppolla hizo su primera película? Espero, trataré de conseguirlo.

    Un abrazo

  4. Manuela querida, Zama es quizás la obra más reconocida de Di Benedetto. El tema del suicidio es tan fuerte para mí que apenas vi el título me dejé llevar por él y adquirí el libro. Zama viene después…

    ¿Es eso de las vírgenes suicidas con el que Sofía Coppolla hizo su primera película? Espero, trataré de conseguirlo.

    Un abrazo

  5. El suicidio es la impaciencia hacia lo inevitable, hacia lo que nos iguala a todos, dichosos los que se sumen en la disolución de su personalidad y sienten esa fusión antes de la muerte, sin necesidad de acelerarla. Estoy con la curiosidad de leer a Di Benedetto.
    http://jorgeatarama.blogspot.com/

  6. El suicidio es la impaciencia hacia lo inevitable, hacia lo que nos iguala a todos, dichosos los que se sumen en la disolución de su personalidad y sienten esa fusión antes de la muerte, sin necesidad de acelerarla. Estoy con la curiosidad de leer a Di Benedetto.
    http://jorgeatarama.blogspot.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s