EL FASCISTA SOY YO

Uncategorized

“…la masa reemplazó a los individuos importantes, lo trivial asumió ese trono que no es sino una silla plegable en un estudio de cine, y la historia comenzó a interesarse en chismes, no en leyes, prefiriendo las mentiras sobre las vidas privadas…”.
William Gass, “El arte de ser. La autobiografía en la edad del narcisismo”.

Soy un fascista, Clos Yeah ha dado en el clavo. ¿Debo resisitirme al término? No, lo soy y lo único que me queda es tener la suficiente honestidad y coraje para asumirlo como tal. Lo soy, me acuso, mea culpa…. Las cosas son de la manera en que deberían ser vistas, no hay vuelta atrás…

Lo soy. Supongo que por tener una perspectiva que defiendo con vehemencia, sobre todo ligada a la identidad nacional y lo literario. Puede ser también porque me he manifestado en contra de conceptos como ‘tolerancia’ (me parece que el respeto es mucho más humano que el inhumano –obvio- acto de aceptar todo, pues permite una discusión que podría llevar a algún lado, a cierta mejora y perfeccionamiento de las condiciones de vida de alguna sociedad). O quizás porque escribí ese post sobre la literatura hecha en el país… o porque alguna vez dije que el arte está en Guayaquil y no en Quito (algo, sin duda que es estrictamente una opinión y puede ser rebatida – de hecho así ha sido y ha generado en reuniones interesantes discusiones). Quizás porque dejo y abro este blog las veces que me da la gana, luego del ‘moreliano’ acto (sí, estoy en Quito) de anunciar que nunca más postearé. O también por ser un cojudo lambón y ensoñado por decir que me gusta la obra de Vargas Llosa y defenderla. Probablemente por escribir algunas cosas ‘en contra’ de Correa (por favor, hay que mantenerse con los ojos abiertos, nada más… los que ayer eran mis amigos, hoy son enemigos… el dogma maniqueo por encima de todo). Por ser terminante y utilizar los términos a mi antojo. Por ser como soy…

Sí, el fascista soy yo…

Pero también creo que hablar de fascismo puede resultar gratuito si no se conocen las verdaderas implicaciones del término. Asumir a alguien como fascista es también asumir algo de fascista en uno: los contrarios son los que de alguna manera se plantean las posibilidades de discusión o de rechazo.

Veamos, al final de cuentas, los cruentos procesos dictatoriales, caudillistas o como quieran decirles, y que permitieron la puesta en práctica del término ‘fascismo’, se basan en una necesidad de histrionismo (tal como alguna vez lo dijo Borges) de aquellos seres que intentan ‘algo’ para conseguir ‘algo’. Y bajo esa óptica creo que es necesario analizar la existencia de administraciones estatales (nacionales o locales) con todo lo que han significado y significan… más que nada para no repetir la condiciones históricas que permitieron (permiten) esas estupideces. Por ejemplo, resulta que Mussolinni tenía sentido del humor y que burlaba de todos, o que Hitler buscaba convertir a Berlín en la capital cultural del mundo (Alemania, cuna de grandes pensadores, simplemente se dejó llevar por la doctrina de un individuo y aceptó todo… absolutamente todo… Salvo unos cuántos protestaron – miren el destino de Sophie Schöll), o que Pinochet era un lector consumado y literato (tal como lo redacta Bolaño en ‘Nocturno de Chile’)… o que el Alcalde de una ciudad, considerado como salvador prácticamente, se toma el nombre de ella y hasta hace campaña para que la gente salga a defender ‘sus derechos’: “Guayaquileños, guayaquileñas, estén atentos y esperen la señal que daremos para acudir con nuestros vehículos a la avenida Benjamín Rosales…”, etc.

Esos seres son los que generaron (generan) esos movimientos de represión, grotescos y nefastos para la humanidad. ¿Por qué pasaron? ¿Se puede simplemente decir ‘son malos’ y ya? No, no se debe. Es necesario comprender toda la implicación histórica detrás de la llegada al poder de tales posturas; insisto, para no repetirlas (y vemos que se siguen dando)… Y por si no queda claro, es incuestionable que han sido y son absurdas (Silogismo: El fascismo es un totalitarismo. El totalitarismo es malo. El fascismo es malo).

Entonces, por supuesto, lo soy dentro de esa gratuidad de conceptos… Soy un partidario más de esos totalitarismos…

Por eso también creo (sigamos con la gratuidad) que si tomas la foto de alguien y la descontextualizas utilizando ya sea Photoshop o Illustrator, también juegas a lo mismo… sea cuál sea tu intención.

Más que fascista el título debería ser de ‘estúpido’, pues solo a una mente pequeña se le ocurre hacer una ‘crítica argumentativa’ de una invitación afirmando que si no la presentas no puedes entrar a un lugar… cada cual lee sus complejos, no me queda duda… aparte que el ángulo no me favorece…

Es igual de fascista hacer lecturas endemoniadamente personales de las cosas. Como lo escribió Fernando Nieto Cadena en su texto publicado en la última revista ‘El Búho’: “uno lee sólo lo que quiere leer y no lo que el texto pretende decir”. Esa lectura histriónica (o escritura hormonal) es parte de la vida. Entonces, asumir como arrogante y egocéntrica (y fascista) una invitación a un lanzamiento de un libro en la que se escribe que presentando ese documento a la entrada se podrá ingresar gratis es simplemente un reflejo de lo que hay en uno mismo. Y ya…

Los complejos afloran inevitablemente en nuestras lecturas. Nuestra responsabilidad está en hacerlos nuestros y aceptarlos para una mejor lectura… ver el todo sabiendo quiénes somos.

Por cierto, el escritor es el que escribe… Las modalidades del lanzamiento depende de la gente que está detrás de la publicación (y al menos así lo he intentado yo). Y si un libro se lanza en la Feria del Libro o en un mercado, pues eso es competencia de los editores, de nadie más… peor aún si la entrada es abierta o pagada…

Ni hablar de criticar como burro de alabastro la espectacularización de la cultura, incluso utilizando palabras de otros, cuando es un proceso mediático que ha afectado a todas ‘las secciones’ de los informativos y no solo a lo cultural. Ignorar las ineficacias completas es también un acto de risible argumentación, simple y llana lógica maniqueísta… sobre todo cuando se condena a un autor, crítico, artista o a lo que sea en medio de una situación inevitable… Negar lo inevitable es una de las básicas necesidades del ser humano, y como básica puede decir instintiva y por instintiva puedo decir ‘animal’…

También es igual de fascista (e irresponsable) estructurar argumentos basados en cosas que no son ciertas. Peor aún, mantenerlos (¿es necesario precisar por esta vía mi estado civil?). La injuria hormonal es igualmente reprochable.

Por eso es que si un individuo(a) utiliza un seudónimo o nick para escudar las frases más atroces, veo a alguien que intenta un fascismo, pero que no llega a más porque necesita ese falso anonimato para sentir el coraje necesario y así decir sus cosas. Y eso no es menospreciar los sobrenombres, que a lo largo de la historia de la humanidad del arte nos han dado joyas (incluso la mayoría de bloggers que utilizan nicks no lo hacen para esconder el desperdicio que tienen adentro, únicamente siguen con el juego del formato. Casi todos aceptan quienes son, sin vergüenza, y lo dicen en público, sin el supuesto ‘juego de valentía’ que es decir lo que le da la gana sin hacerse cargo), sino reflexionar sobre la ‘noble’ y ‘recalcitrante’ tarea de algunos de ser voz sin sentir la responsabilidad de la palabra, cuando la palabra es quizás lo único que permitirá avance de la humanidad, en estos días. Días en los que puedes ser un periodista, un escritor resentido, alguien con contactos o simplemente una persona que hace de su nombre un anagrama para ser Clos Yeah y decir lo que le venga en gana. Ser anónimo en la red es un tanto ridículo, siendo el medio de más fácil ubicación…

Esos parásitos verbales (parafraseando el título del libro de cuentos de Luis Borja) difícilmente llegarían a ser defensores de idea alguna… salvo pseudo pensadores libertarios, queriendo generar el parricidio (¿contra quién?… contra su tragedia personal, no hay duda).

Por eso, cuando una basura fascistoide me dice que soy un fascista no puedo hacer nada más que darle la razón y reír. Y abrir una funda, ponerla ahí, hacer un nudo y dejarla fuera de casa cuando pase el carro recogedor… No vaya a ser que antes unos cuántos perros hambrientos decidan reventar el plástico y hagan de esa bazofia su alimento…

16 comentarios en “EL FASCISTA SOY YO

  1. El/la tal clos debe rabiar por varias razones, pero, sobre todo, por envidia ante tal despliegue argumentativo y narrativo.
    Créeme, pasar de gente así es lo mejor.
    Abrazos

  2. El/la tal clos debe rabiar por varias razones, pero, sobre todo, por envidia ante tal despliegue argumentativo y narrativo.
    Créeme, pasar de gente así es lo mejor.
    Abrazos

  3. mi buen edu, casi siempre estoy de acuerdo contigo y disfruto cada post tuyo, pero creo que doña Clos no merece que te gastes de esta manera. Mucha mierda de su parte. mucha visceralidad de la tuya. abrazos.

  4. mi buen edu, casi siempre estoy de acuerdo contigo y disfruto cada post tuyo, pero creo que doña Clos no merece que te gastes de esta manera. Mucha mierda de su parte. mucha visceralidad de la tuya. abrazos.

  5. Maga querida… te aseguro que no me he desgastado…

    Si escribir un post me desgastara, te aseguro que no lo hiciera…

    Un abrazo para ti

  6. Maga querida… te aseguro que no me he desgastado…

    Si escribir un post me desgastara, te aseguro que no lo hiciera…

    Un abrazo para ti

  7. Eduardo, antes que nada saludos y felicitaciones por tu novela, gracias por la invitacion, seguramente estare alli.

    Dejame decirte que el articulo es claro, tiene suficiente fuerza argumentativa y sigue una linea de pensamiento clara, logrando el efecto de contraste requerido para hacer pensar a Clos Whatever en reconsiderar sus postura.

    Por otro lado, como a mi vez decia cuando he sido acusado de fascista: “A mucha honra”. Generalmente quienes tildan de totalitaristas a los demas suelen acusar una profunda intolerancia… y en mas de un aspecto. En muchos.

    Disculpen por las faltas ortograficas, pero el teclado esta “agringao” y no conoce de tildes, ni de enyes.

  8. Eduardo, antes que nada saludos y felicitaciones por tu novela, gracias por la invitacion, seguramente estare alli.

    Dejame decirte que el articulo es claro, tiene suficiente fuerza argumentativa y sigue una linea de pensamiento clara, logrando el efecto de contraste requerido para hacer pensar a Clos Whatever en reconsiderar sus postura.

    Por otro lado, como a mi vez decia cuando he sido acusado de fascista: “A mucha honra”. Generalmente quienes tildan de totalitaristas a los demas suelen acusar una profunda intolerancia… y en mas de un aspecto. En muchos.

    Disculpen por las faltas ortograficas, pero el teclado esta “agringao” y no conoce de tildes, ni de enyes.

  9. Caracol….

    No estoy molestooooo… lo juro…
    mi única intención fue aplastar a alguien y no sé si lo conseguí…

    jajajaja

    Mira, en realidad no me ofende lo que pueda decir o escribir un ser como ese. Pero creo que simplemente usando la cabeza podríamos dejar de prestarle atención a basuras como esas…

    (lo que me molesta es justificarme, pero como muchos me han preguntado si me he ofendido… la respuesta es no…. me ofende la falta de responsabilidad… eso sí)

    Un abrazo

  10. Caracol….

    No estoy molestooooo… lo juro…
    mi única intención fue aplastar a alguien y no sé si lo conseguí…

    jajajaja

    Mira, en realidad no me ofende lo que pueda decir o escribir un ser como ese. Pero creo que simplemente usando la cabeza podríamos dejar de prestarle atención a basuras como esas…

    (lo que me molesta es justificarme, pero como muchos me han preguntado si me he ofendido… la respuesta es no…. me ofende la falta de responsabilidad… eso sí)

    Un abrazo

  11. Santhros….

    ¿Crees que me interesa un pepino lo que ese personaje piense?

    Insisto, ante argumentos estúpidos uno no puede enojarse, sino carcajearse…

    Lo que sí planteo es la necesidad de hacerse responsable de las estupideces que se dicen… como por ejemplo eso que dije sobre la entrada a la Feria del Libro…

    Un saludo

  12. Santhros….

    ¿Crees que me interesa un pepino lo que ese personaje piense?

    Insisto, ante argumentos estúpidos uno no puede enojarse, sino carcajearse…

    Lo que sí planteo es la necesidad de hacerse responsable de las estupideces que se dicen… como por ejemplo eso que dije sobre la entrada a la Feria del Libro…

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s