Eduardo Florencia. el arte en el país, su música y Seinfield

Fotos de Cristian Avecillas

Eduardo Florencia es el primer compositor (en el estricto sentido de la palabra) que conozco. Y si escribo en el estricto sentido de la palabra es que por primera vez veo a uno de ‘ellos’ que verdaderamente trabaja su obra y no para de hacerlo. Los sonidos en su cabeza, así como las palabras se mantienen en la cabeza de los que escribimos y no dejan de acompañarnos. La situación es similar.

Lo he visto dando vueltas pensando en cómo corregir los pequeños detalles de sus composiciones. Lo he escuchado decir que su acercamiento a la música es cerebral (sobre todo para crear) y a la vez lo he visto y escuchado ejecutar sus piezas con una emoción y fuerza impresionante. Por ejemplo ayer, en el primer día del Festival de flautistas en la Mitad del Mundo, en su edición número 17, lo vi interpretar su ‘Fantasía Miniatura para flauta y piano’, junto a Luis Fernando Carrera. Sin duda lo mejor de la velada en lo que se refiere a composición. Florencia toca con fuerza, imprime presencia y se traga el escenario. Hay que tener coraje para tocar junto a él, sin duda podrías ser consumido por el piano. Supongo que pasó eso.

Y el temor de Florencia está en eso, en que la ejecución esté por encima de la composición. Supongo que ahí está algo que me parece fabuloso de su obra: la autocrítica. El acto de humildad suficiente para saber que tienes una obra que por sí sola podrá salir adelante en su momento, cuando debe estar. En la autocrítica es donde está la labor del artista.

Y enfrentarse a su música es reconocer el poder narrativo que hay en los sonidos. Hay días en los que pienso que los compositores actuales, los que en su momento serán los clásicos son aquellos en los que el poder de la narrativa está manifiesto, casi como una historia. Hablo de los compositores de bandas sonoras de filmes. No trato de comparar por el acto de comparar, sino de poner en palabras el sonido.

Lo mejor es el tiempo que hay por delante. Eduardo Florencia tiene 22 años. En algún momento la autocrítica se convertirá en obra contundente. Y no es que no lo sea ahora, sino que se trata de la satisfacción personal, de la individualidad en potencia reflejada en la obra.

Fotos de Cristian Avecillas

Y de esa individualidad hablamos en la Casa de la Cultura: el departamento de Cristian Avecillas. Ahí, dentro de la discusión del arte, dándonos cuenta de que no hay muchas distancias entre las disciplinas. Hablando de regiones y sus características manifestadas en la creación, en que a la larga el arte es un asunto de individualidades (y eso nos dimos cuenta en la tarde cuando se presentó Florencia en el festival, algo completamente distinto a la metódica y recurrente naturaleza andina de la música que otros interpretaron), Hablamos de la responsabilidad que se tiene con el país, una responsabilidad que no tiene que ser una finalidad (así lo veo yo), sino que está implícita en uno. Hablamos del pasado del arte, de Guevara en la música, de los tzántzicos, de psicoseo, del ‘autoexotismo’…

La comida china se convierte en banda sonora de esos momentos, la cerveza también.

Al final del día queda la sensación de amistad y de comentarios casi inocentes que hablan de lo mismo… como los capítulos de Seinfield que vimos para finalizar el día.

Anuncios

8 comentarios en “Eduardo Florencia. el arte en el país, su música y Seinfield

  1. Concuerdo, amigo: todo alrededor del piano de Florencia es huidiza cabra: nunca la tormenta fue tan musical y el pastor tan nubífero. Y las cosas que hemos sumado en nuestras charlas en casa, la gente con la que hemos departido, los símbolos, versos, cervezas, películas, amigos: ¿quién falta de venir? Pues que Guayaquil siga penetrando en Quito con poesía, con música, narrativa, teatro… Sin embargo, no es la Casa de la Cultura aunque nosotros, acá en el piso en donde comaprtimos,también defenderemos a la Patria con Cultura, pero no para borrar las afrentas de la historia sino para releer nuestro presente, no para volver a tener Patria pues la Patria jamás se fue, y quienes han venido desde afuera, por ejemplo los que en julio vuelven, nos traen siempre un poco de territorio adicional para la patria grande de Latinoamérica… !Viva Héctor P. Agosti. !Salud Florencia! Y ahora, a trabajar…

  2. Concuerdo, amigo: todo alrededor del piano de Florencia es huidiza cabra: nunca la tormenta fue tan musical y el pastor tan nubífero. Y las cosas que hemos sumado en nuestras charlas en casa, la gente con la que hemos departido, los símbolos, versos, cervezas, películas, amigos: ¿quién falta de venir? Pues que Guayaquil siga penetrando en Quito con poesía, con música, narrativa, teatro… Sin embargo, no es la Casa de la Cultura aunque nosotros, acá en el piso en donde comaprtimos,también defenderemos a la Patria con Cultura, pero no para borrar las afrentas de la historia sino para releer nuestro presente, no para volver a tener Patria pues la Patria jamás se fue, y quienes han venido desde afuera, por ejemplo los que en julio vuelven, nos traen siempre un poco de territorio adicional para la patria grande de Latinoamérica… !Viva Héctor P. Agosti. !Salud Florencia! Y ahora, a trabajar…

  3. sin duda en UIO pasa lo q tiene q pasar, no como acá…bue… mientras en el pto. parece todo perdido y los mejores emigran a la hermana república (como tu) allá en las alturas andinas se cultivan los grandes. armemos el EJE CULTURAL UIO-GYE de una vez x todas. Ando subversiva.
    sld2,
    FER

  4. sin duda en UIO pasa lo q tiene q pasar, no como acá…bue… mientras en el pto. parece todo perdido y los mejores emigran a la hermana república (como tu) allá en las alturas andinas se cultivan los grandes. armemos el EJE CULTURAL UIO-GYE de una vez x todas. Ando subversiva.
    sld2,
    FER

  5. Definitivamente todo lo que dices es cierto, es increible todo lo que Eduardo puede hacer con su mente para todos nosotros, y mejor aun verlo trabajar en su música…¡se consume en ella!
    Genial poder conocer personas asi, de las cuales nos queda mucho aprendizaje.

  6. Definitivamente todo lo que dices es cierto, es increible todo lo que Eduardo puede hacer con su mente para todos nosotros, y mejor aun verlo trabajar en su música…¡se consume en ella!
    Genial poder conocer personas asi, de las cuales nos queda mucho aprendizaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s