Una mirada al sueño interrumpido y hasta olvidado

Uncategorized
Dávalos, imagen tomada de El Universo
‘Alfaro Vive Carajo: del sueño al caos’ es un documental de Isabel Dávalos que ayer por la noche cerró la sexta edición de los Edoc, Encuentros del Otro Cine, en Guayaquil. No solo fue el cierre, sino que parece hasta una jugada maestra para concluir este festival a casa llena. ¿Por qué? Pues un trabajo que insinúa la participación del Alcalde de la ciudad en torturas, así como critica la represión violenta de un ex Presidente que es considerado el salvador de la ciudad, para precautelar la seguridad de un país en contra de un grupo de ‘terroristas’, puede ser visto como una ofensa al Puerto.

Sí, mejor pasarlo al final del Encuentro para que no haya problemas ni mucha habladuría. Queda en mi mente las complicaciones que se armaron en una exposición de fotografía periodística en la que una foto en la que aparecía ese mismo ex Presidente colocando un revolver en su cinto en plena sesión del Congreso fue censurada por ofender la imagen de una persona que ha dado mucho a Guayaquil… por ejemplo.

Sí, una buena manera de combatir la estrechez mental es adelantarte a ella y aplaudo esa decisión.

Por encima de eso, el documental es un buen trabajo. Es valiente, diría yo. Isabel Dávalos realiza un ejercicio de memoria y de recolección de historias para contar un pedazo de la vida de una organización que intentó una revolución en el país durante los años 80. Tildados de ‘terroristas’ (término que me parece no tener actualmente posibilidad de definición), los miembros de Alfaro Vive Carajo buscaron una lucha armada para realizar cambios en el país, siguiendo los modelos de Cuba y Nicaragua, probablemente… todo quedó en el camino.

Como ejercicio de recuerdo, el filme es el perfecto puntapié para darle vuelta a la historia reciente del país. Como si la necesidad fuera salirse de la pantalla y preguntar a padres, buscar en revistas, reflexionar sobre la actuación de las autoridades, sobre las puestas en escena de lo que significaba vivir en el país en ese entonces. Por eso el uso de la propia narración y del punto de partida personal en el documental es lo que acerca a Dávalos al espectador joven, aquel que era pequeño, recién nacía (mi caso) o no nacía cuando estos acontecimientos se daban. ‘Alfaro Vive Carajo…’ es un documental que busca simplemente que no olvidemos, la memoria siempre presente. Así, las imágenes iniciales, de la pequeña Dávalos hablando de lo que era su vida a sus 8 –9 años y cómo fue gestándose ese movimiento ‘subversivo’ en el país a la par es una postura de crítica, de autocrítica y reclamo. La memoria no debe ser ajena a los niños.

De ahí en adelante una historia del movimiento, signada por las visiones y criterios de gente como Santiago Kingman y Juan Cuvi, principalmente, quienes, estudiantes de Sociología o carreras afines, deciden en la lucha, incluso armada, la solución al problema ecuatoriano. ¿Cuál problema? Creo que el mismo que vemos actualmente: una repartición de riqueza aberrante y abandono de las clases necesitadas. No hay mucha diferencia en el país, las mismas variables aunque haya pasado tanto tiempo.

En la foto, Arturo Jarrín, el líder de AVC (click aquí para leer una entrevista)
Más allá de tomar partido o frente hacia la gente de Alfaro Vive, Dávalos prefiere mostrarlos con cierta distancia, no frialdad. Los coloca como seres humanos, con miedos, risas, alegrías y logros, hasta atractivos en su pasión por lo que creían. Incluso esboza ciertos elementos que podrían confluir en el por qué se produjo el caos y el acabose del movimiento (más allá de la obvia y terrible represión estatal). Tal como lo explicó al inicio de la proyección Santiago Roldós, el énfasis de estos Edoc o iniciativas estaba dirigido hacia la construcción de nuestra memoria, a cómo nos vemos y en eso los medios de comunicación juegan un papel muy importante. El discurso elaborado por los canales y diarios se convierte en referente de la sociedad, de lo que la gente piensa. Los únicos entrevistados aparte de los miembros de Alfaro Vive eran representantes del poder: periodistas y ex presidentes, por ejemplo (bueno, está la madre de uno de los jóvenes ‘terroristas’ asesinados también). El fracaso del movimiento se da por el temor mediático a que se reproduzcan movimientos guerrilleros como en Perú y Colombia… probablemente un temor infundado.

De ladrones de bancos y de camiones de pollos no pasaban los jóvenes de Alfaro Vive Carajo. El movimiento es presentado como uno de carácter guerrillero, pero social demócrata.

Si bien era una lucha armada, creo que no tenía visos de ensagrentarse tanto. La sangre surge cuando interviene el Estado, con su terrorismo permitido, pues como lo dice Oswaldo Hurtado en el documental, parafraseando lo que se decía en las reuniones sociales de la época: “Es mejor que mueran ellos antes de que nos maten” (algo así). En ese punto Dávalos se lanza a la crítica, la más feroz: El Estado no puede encargarse de la eliminación sistemática, cruel y enferma de elementos que se consideren en contra del ‘status’. Para eso están las leyes. Ahí se toma partido, no a favor de Alfaro Vive, sino en contra de esos abusos. El documental es una postura de quien lo hace.

Durante la proyección me pareció llamativa la risa nerviosa que se generó en los espectadores. La sala ayer rió muchas veces (la película tiene muchos momentos graciosos, en realidad), en una ocasión lo hizo cuando en una declaración de León Febres Cordero, el ex Presidente al que hago referencia, afirmó que nunca había mandado a torturar a nadie. Fue una carcajada bestial de casi todos los asistentes. La risa ante lo atroz.

El punto neurálgico del trabajo es cuando se toca el secuestro del banquero Nahim Isaías y cómo ese acto fue el desencadenante de una serie de absurdos que en última instancia pudieron terminar con la crisis bancaria de finales de siglo pasado. Un secuestro que terminó con numerosos muertos, incluido el propio Isaías, cuando una orden ejecutiva decidió el ataque a la casa donde se escondían con el banquero. El documental acusa directamente a Febres Cordero de la masacre y muerte de los presentes en el sitio.

León Febres Cordero y Fidel Castro, dándose la mano como Bolívar y San Martín

La memoria es una parte del organismo que necesita ejercitarse, por eso es que me parece un trabajo interesante el hecho por Dávalos, quizás no el mejor, pero hacer memoria exige valentía y ese valor no es negociable, está y me hace pensar que podrían venir otros documentales con mayor intensidad.

8 comentarios en “Una mirada al sueño interrumpido y hasta olvidado

  1. no pude asistir a la proyección, y quería ir a ver esa película desde que comenzó el festival. Importantísimo el documental, pues pese a no haber podido observarlo, creo q constituye un importante nexo con una parte realmente significante de la historia de Ecuador de la que poco se habla: el surgimiento de un grupo armado, q ocurre cuando los países están realmente, como tu dices, en una aberrante situación de desigualdad.

    Una anécdota: yo era chico, recuerdo algunas cadenas donde pasaban los comunicados de los AVC encapuchados, imágenes difusas, pero lo que sí recuerdo es que el aparato de propaganda del Estado de Febres-Cordero me hizo tenerles miedo, es decir, en aquella época solo veíamos lo que el Estado mostraba: su propia imagen de lo que era AVC y no lo que el mismo AVC quería mostrar. Tenía 4 o 5 años y me escondía debajo de la cama cuando veía a un encapuchado hablar.

    Veinte años después, sale este documental y de esa parte importante de la historia solo tengo imágenes borrosas. La historia, recogida en imágenes y testimonios directos, es vital; y más aún de un capítulo que quisieron borrarlo.

    Creo que debe verlo toda nuestra generación, los chicos y chicas que poco o nada recordamos de esa época. Una generación, particularmente guayaquileña y guayasense, que al ir a las urnas vota por un partido del que poco saben sobre su pasado.

    Saludos,

    Jorge Osinaga

  2. no pude asistir a la proyección, y quería ir a ver esa película desde que comenzó el festival. Importantísimo el documental, pues pese a no haber podido observarlo, creo q constituye un importante nexo con una parte realmente significante de la historia de Ecuador de la que poco se habla: el surgimiento de un grupo armado, q ocurre cuando los países están realmente, como tu dices, en una aberrante situación de desigualdad.

    Una anécdota: yo era chico, recuerdo algunas cadenas donde pasaban los comunicados de los AVC encapuchados, imágenes difusas, pero lo que sí recuerdo es que el aparato de propaganda del Estado de Febres-Cordero me hizo tenerles miedo, es decir, en aquella época solo veíamos lo que el Estado mostraba: su propia imagen de lo que era AVC y no lo que el mismo AVC quería mostrar. Tenía 4 o 5 años y me escondía debajo de la cama cuando veía a un encapuchado hablar.

    Veinte años después, sale este documental y de esa parte importante de la historia solo tengo imágenes borrosas. La historia, recogida en imágenes y testimonios directos, es vital; y más aún de un capítulo que quisieron borrarlo.

    Creo que debe verlo toda nuestra generación, los chicos y chicas que poco o nada recordamos de esa época. Una generación, particularmente guayaquileña y guayasense, que al ir a las urnas vota por un partido del que poco saben sobre su pasado.

    Saludos,

    Jorge Osinaga

  3. Hola, mi padre fue parte de este movimiento y hace mas de 27 años que no esta en Ecuador , vivimos en Mexico, ayudenme a contactar a Isavel Davalos, me gustaria reencontrar a mi padre con su familia… ayundenenme porfavor

    1. Hola Edison, Déjame ver si te puedo poner en contacto con ella. Ahora no sé cómo. Dame un par de días.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s