LA PRENSA, EL DESACATO Y LAS POLÍTICAS EDITORIALES

Uncategorized

El asunto quema, sobre todo porque hay una acusación y juicio por desacato contra diario La Hora (en el post anterior hablé de rebelión, algo errado, aunque no muy distante). Y el asunto quema porque hay que establecer mucho análisis sobre el tema, más allá de una defensa exagerada que plantea la Asociación Ecuatoriana de Editores de Periódicos (AEDEP) o de la necesidad de mantener a la libertad de prensa como derecho y valor y no como deber; la situación es sencilla: un Gobierno con cierta intolerancia que ejercita su derecho a la defensa y un gremio de comunicadores (los diarios no dejan de ser empresas, de eso no tengo duda) que hace de la libertad de expresión su único norte visible van a chocar aunque no quieran.

¿El problema? El editorial que el 9 de marzo publicara La Hora, titulado “Vandalismo oficial”, en el que hablaba de la agresión que fueron víctimas ciertos diputados con estas palabras: “Esta política sale de la Presidencia y que pretende gobernar con tumultos, piedras y palos es vergonzosa para el mandatario que se ufana de ser un hombre respetuoso de las opiniones de los demás”. Pues Rafael Correa, el Presidente, no perdió la oportunidad y pidió una rectificación y amenazó con un juicio. Bueno, ya se viene el juicio y no por lo que todos suponían: injurias… sino por desacato. ¿La diferencia? Pues que el desacato permite prisión inmediata, las injurias no.

La cárcel está servida.

La situación te hace pensar. El Diario se jacta en decir que no han difamado ni nada porque es un artículo de opinión y el Presidente debería diferenciar entre opinión e información. Les juro que cuando leí eso me reí. Por lo general me río cuando me quieren ver la cara de estúpido. ¿Desde cuándo un artículo de opinión no está basado en información? No sé qué tipo de periodismo practiquen en La Hora, sin embargo creo que hay un manejo de conceptos muy tirado de los cabellos. O mejor dicho, aplicable según la oportunidad. El papel aguanta todo, toda estupidez, sin duda.

La libertad de expresión, de prensa, no es un derecho, es un deber que se ganó para darle a la colectividad instrumentos necesarios de juicio y de revelación de esos manejos ocultos del poder, por ejemplo. DEBER, señores, no derecho. El deber involucra responsabilidad. Y bueno, si el diario tuvo la valentía de opinar que la Presidencia propiciaba los conflictos con piedras y palos pues debe presentar de dónde saca esa idea, qué pruebas o hechos tiene a la mano para opinar eso. Aunque sea que un pajarito de lo haya dicho, eso debe decir. Incluso establecer qué hechos conocidos o públicos lo llevaron a opinar eso.

Existen numerosas razones que se me pueden ocurrir ahora, en realidad. Pero no soy el diario, que ellos se defiendan… o quizás no sean razones contundentes.

Ahora, el Gobierno a través de Correa ha sido muy determinante: “Qué pena que la AEDEP tome ese espíritu de cuerpo que es parte también de la corrupción y que nos quiera convencer con una muy folclórica teoría de que todo el mundo puede ser juzgado en este país, menos la prensa”. Listo, de acuerdo con eso; a simple vista esa es la impresión que da. El problema está en el precedente tonto y autoritario que se está gestando en este momento, al acusar de desacato que sería lo mismo que ‘cazar’ a los que opinan distinto. Por más sedición o desacato, la injuria podría ser fácilmente acusable, pero no, se van por una acusación más dura, que en un país acostumbrado a un manejo legal o legislativo tan nefasto es una invitación a que se repita lo mismo con todos los que piensen distinto a los mandatarios de turno.

¿Correa puede ser tan estúpido y defender su administración creando un monstruo?

Las políticas gubernamentales y editoriales no pueden ser muy distintas. Son un deber, no un derecho. Para ambas partes lo mismo. Aunque esté de acuerdo con frases como que en el país existe “una prensa mediocre, incompetente, inexacta y mentirosa que es parte de las estructuras de corrupción, cómplice del desastre nacional”, Correa debió pensar mejor en lo que se está metiendo.

Los medios se jactan de la libertad de prensa y bueno, la libertad debería venir acompañada de un verdadero manual de qué es lo que buscan con su diario. Pues libertad exige un proceso de selección, qué ponen y qué no, qué se publica y por qué. La política editorial del medio de comunicación debe ser transparente, eso es libertad de expresión, libertad de que el lector se exprese y agarre el diario que más se acople a su perspectiva de mundo.

Y por ejemplo leo la cobertura que le hizo El Universo a Alexis Naranjo, ganador del Festival de la Lira, que se dio en Cuenca la semana pasada. Tres notas grandes, tres días distintos. El anuncio un día, la opinión de un jurado otro día (y los problemas que hubo en la deliberación – cosas raras de la poesía) y las declaraciones del ganador. La misma foto, creo (o al menos sacadas de la misma sesión) en dos de esos días. Bien por Naranjo, mi pregunta es por qué. Solo faltaba que pusieran la nota al perrito de Naranjo hablando del trabajo de su dueño (lo sé, exagero), pero es que no entiendo por qué las políticas editoriales no son claras, deberían ser claras.

Ernesto Carrión ganó también un premio importantísimo al cual ya hice referencia en el blog. Salió publicado una vez en una nota de registro, es decir de simple y llana información. Algo así como “Ah, y ganó Ernesto Carrión”. Ambos premios son importantes y tienen coberturas distintas. Ernesto me ha dicho “es que estoy en la lista negra de El Universo”. Me río, no lo creo posible, pero ¿qué se puede pensar después de ver lo que una decisión editorial provoca?

Libertad de expresión, estás por encima de la libertad de ser informado con claridad y propiedad. A la larga quiénes fueron primero, los medios o los errores políticos. A dilucidar, no queda de otra.

8 comentarios en “LA PRENSA, EL DESACATO Y LAS POLÍTICAS EDITORIALES

  1. yo leí el artículo y no me pareció injurioso (ni “desacatante”). es simple y llana opinión.

    en la época en que la policía correteaba con los destituidos, vanguardia publicaba unas portadas y unas opiniones mucho más fuertes que el editorial de Vivanco.

    y a ellos no les enjuician.

    para mi, no es Correa quien debe decir que medio usa correctamente la libertad de presna y cuál no. son los usuarios.

    además, el Presidente tiene cosas más importantes que hacer.

  2. yo leí el artículo y no me pareció injurioso (ni “desacatante”). es simple y llana opinión.

    en la época en que la policía correteaba con los destituidos, vanguardia publicaba unas portadas y unas opiniones mucho más fuertes que el editorial de Vivanco.

    y a ellos no les enjuician.

    para mi, no es Correa quien debe decir que medio usa correctamente la libertad de presna y cuál no. son los usuarios.

    además, el Presidente tiene cosas más importantes que hacer.

  3. La lista negra de El Universo sí existe. Sé que varios personajes mantenía relaciones sexuales con una periodista de ahí dentro y le daba preferencia. Por otro lado, hay una rosca vinculada con un escritor en especial, al que siempre le paran bola y cobertura. A varios colaboradores los han botado del diario por decir las cosas como son, Aguilar es un ejemplo, y la lista sigue y sigue en cada sección. Es periodismo por favor, no un círculo de amigos!

  4. La lista negra de El Universo sí existe. Sé que varios personajes mantenía relaciones sexuales con una periodista de ahí dentro y le daba preferencia. Por otro lado, hay una rosca vinculada con un escritor en especial, al que siempre le paran bola y cobertura. A varios colaboradores los han botado del diario por decir las cosas como son, Aguilar es un ejemplo, y la lista sigue y sigue en cada sección. Es periodismo por favor, no un círculo de amigos!

  5. Siempre se dice esto de las listas, pero no hay nada objetivo que diga que es real que existe, peor que alguien se atreva a decir las cosas como son, los autores con nombres, los responsables también, o una misma afirmar tal o cual cosa. Yo trabajé en el Universo y nunca un jefe me dijo no escribas eso, no coloques a esa fuente, etc. Lo que ocurría era el reino de la incertidumbre que puede ser interpretado como no coloques a esa persona o no hagas ese tema. Funcionaba, si mal no recuerdo, como por ejemplo ; Haz un tema x, y cuando lo presentabas te decían que no podía salir porque no estaba contrastado, porque hacía falta más fuentes, porque faltaba tal o cuál opinión. Luego, al paso del tiempo, era una coincidencia que si alguno de los nombres o temáticas se repetían, el resultado, es decir, la no publicación del tema , ocurría. Entonces, era evidente por qué no salía un tema o una persona determinada. Recuerdo una discusión alguna vez en la mesa de editores sobre hacer temas por el asunto de las tercerizaciones. Jamás se aprobó hacer un tema así. ¿Por qué? Pues el diario Universo, aparentemente tercerizaba, cosa que no es problema, si no las condiciones de la tercerización. Hoy, Correa habla de esas condiciones terribles y se puede publicar temas así. Entonces, cuando Correa habla de los medios mediocres, etc, etc, ¿qué podemos pensar quiénes hemos conocido de cerca estas situaciones por nuestro trabajo?
    Ahora, otra estupidez es la actitud de niño malcriado de Correa cuando no quiere o no soporta que le digan “cosas”. Me gustaría tener una correa y darle unos cuantos correazos para que se calme un poco y , como han dicho ante, se dedique a lo que le toca, que a la prensa “debería” tocarle hacer otras.

  6. Siempre se dice esto de las listas, pero no hay nada objetivo que diga que es real que existe, peor que alguien se atreva a decir las cosas como son, los autores con nombres, los responsables también, o una misma afirmar tal o cual cosa. Yo trabajé en el Universo y nunca un jefe me dijo no escribas eso, no coloques a esa fuente, etc. Lo que ocurría era el reino de la incertidumbre que puede ser interpretado como no coloques a esa persona o no hagas ese tema. Funcionaba, si mal no recuerdo, como por ejemplo ; Haz un tema x, y cuando lo presentabas te decían que no podía salir porque no estaba contrastado, porque hacía falta más fuentes, porque faltaba tal o cuál opinión. Luego, al paso del tiempo, era una coincidencia que si alguno de los nombres o temáticas se repetían, el resultado, es decir, la no publicación del tema , ocurría. Entonces, era evidente por qué no salía un tema o una persona determinada. Recuerdo una discusión alguna vez en la mesa de editores sobre hacer temas por el asunto de las tercerizaciones. Jamás se aprobó hacer un tema así. ¿Por qué? Pues el diario Universo, aparentemente tercerizaba, cosa que no es problema, si no las condiciones de la tercerización. Hoy, Correa habla de esas condiciones terribles y se puede publicar temas así. Entonces, cuando Correa habla de los medios mediocres, etc, etc, ¿qué podemos pensar quiénes hemos conocido de cerca estas situaciones por nuestro trabajo?
    Ahora, otra estupidez es la actitud de niño malcriado de Correa cuando no quiere o no soporta que le digan “cosas”. Me gustaría tener una correa y darle unos cuantos correazos para que se calme un poco y , como han dicho ante, se dedique a lo que le toca, que a la prensa “debería” tocarle hacer otras.

  7. no se si existan listas, pero en mi caso, lo puedo decir publicamente, solo las relaciones personales, directas, concretas, con muy generosos amigos y parientes, me han apoyado en los medios de comunicacion. y me consta tambien que han tenido que bregar muy duro para que se de publicidad a algun lanzamiento. la envidia es grande y la mala fe peor. NUNCA he gozado, como otros, de relacion con directores de seccion ni encargados de tomar decisiones, peor con criticos o “intelectuales”. eso explica por qué he tenido apoyo algunas veces con una gente pero nunca mas con otra. y tengo informacion concreta tambien de las animosidades contra mi persona, en los mismos medios de comunicacion. o sea, hay que tener una destreza diplomatica que nunca tuve. si eso pasa conmigo, que no soy naiden, algo mas lamentable debe ocurrir con gente joven que quiere abrirse camino. f. iturburu.

  8. no se si existan listas, pero en mi caso, lo puedo decir publicamente, solo las relaciones personales, directas, concretas, con muy generosos amigos y parientes, me han apoyado en los medios de comunicacion. y me consta tambien que han tenido que bregar muy duro para que se de publicidad a algun lanzamiento. la envidia es grande y la mala fe peor. NUNCA he gozado, como otros, de relacion con directores de seccion ni encargados de tomar decisiones, peor con criticos o “intelectuales”. eso explica por qué he tenido apoyo algunas veces con una gente pero nunca mas con otra. y tengo informacion concreta tambien de las animosidades contra mi persona, en los mismos medios de comunicacion. o sea, hay que tener una destreza diplomatica que nunca tuve. si eso pasa conmigo, que no soy naiden, algo mas lamentable debe ocurrir con gente joven que quiere abrirse camino. f. iturburu.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s