El ministro se me adelantó

Hace unos días leí en EL UNIVERSO un editorial terrible por parte de Gabriela Calderón que me hace pensar seriamente en la oportunidad que le dan a ciertos jóvenes de opinar. Sí, en ‘Camisetas Ché’veres’, Calderón deja manifiesta su postura ideológica pero de la peor manera. Inicia así el texto: “Mi prima me preguntó quién era el Che puesto que un amigo de ella andaba con una camiseta “chévere” de este personaje. Yo le dije que la camiseta de una persona que representa la intolerancia pura me parecía de mal gusto”. De ahí en adelante una serie de argumentos que evidencian su intolerancia pura con relación al Ché; perdón, una ausencia de argumentos debí escribir.


Ahora debo decir que para mí el Ché no es que me quita el sueño. Hizo lo suyo y listo, hay que reconcer sus logros, así como rechazar aquello que parezca terrible. Eso hay que hacer con todo, por favor. Ser lo suficientemente firme para reflexionar sobre las figuras que te llaman la atención. El Ché debió ser sanguinario en ciertos momentos para poder mantener lo que mantuvo como ideología y precisamente eso no es algo que yo celebre. Celebro de él otras cosas

El problema está en esconder las cosas, buenas y malas, para usarlas a tu beneficio. Ahí se destruye cualquier posibilidad de discusión, y los argumentos se convierten en cualquier mamotreto que no lleva a nada.

Calderón escribe: “Es desagradable tener un doble estándar moral: mientras que el mundo se escandalizó, con razón, porque el príncipe Harry de Inglaterra portó un disfraz de nazi para una fiesta de Halloween, nadie dice nada de todo aquel (incluido Carlos Santana en el Oscar del 2006) que anda “a la moda” portando el rostro de un asesino en su camiseta (…) La diferencia entre los nazis y el Che es solamente de grados, no de naturaleza (…) Ambos eran violentos enemigos de la libertad”.

¿Doble estándar moral?, ¿enemigos violentos de la libertad?, ¿nazis y el Ché como casi lo mismo?, ¿es un estándar moral doble tener una camiseta del Ché? Ya no sé qué pensar.

Simpre he pensado que uno de los principales problemas de toda revolución está en la imposibilidad de una libertad mejor llevada y eso es criticable. Hoy esto lo veo en cualquier democracia que se jacte de eso, lo que es chocante. Al menos Gabriela Calderón tiene la libertad para hablar del fracaso de las políticas económicas de una revolución que destruyó “lo que había sido una de las cuatro economías latinoamericanas más avanzadas hasta antes de la dictadura de Batista”, ignorando el bloqueo norteamericano. Es un crimen ocultar datos para los argumentos… La libertad no es decir lo que te dé la gana, sino decirlo con responsabilidad.

Calderón escribe también: “El Che tenía una determinación feroz: “El odio como factor de lucha; el odio intransigente al enemigo, que impulsa más allá de las limitaciones naturales del ser humano y lo convierte en una efectiva, violenta, selectiva y fría máquina de matar. Nuestros soldados tienen que ser así; un pueblo sin odio no puede triunfar sobre un enemigo brutal”.”... NO sé si esta cita es textual porque ella no dice de dónde, pero bueno, digamos que es certera… Sí, es criticable aquello, por eso insisto con lo que escribí al inicio, eso del Che como sanguinario… debió serlo… Nadie está libre de atrocidades.

¿Pero eso significa negar el resto de cosas o peor aún, justificarlas?

Iba a escribir esto más tarde, pero hoy leo una carta enviada a El UNIVERSO por parte del Ministro de Educación, Raúl Vallejo, en el que escribe:

“El artículo ‘Camisetas Che’veres’, de Gabriela Calderón, es no solo un refrito periodístico e ideológico del artículo de Álvaro Vargas Llosa, que ella nombra con admiración pero del que se apropia sin la citación adecuada, sino también un artículo que emite conclusiones que carecen de sustento (…)

En cuarto lugar, la conclusión: “La diferencia entre los nazis y el Che es solamente de grados, no de naturaleza”, es insostenible, no solo en el contexto del artículo sino en la historia. Pero me voy a limitar al sentido periodístico de lo dicho: para llegar a esa conclusión, Calderón tendría que haber escrito un artículo comparando, en paralelo, lo hecho por los nazis y lo hecho por el Che: si encontraba que ambos, por ejemplo, estaban a favor del genocidio podría concluir lo que concluyó. Pero ella lo dice únicamente para reforzar su prejuicio ideológico contra el Che: eso no se llama crítica sino propaganda (…)

Finalmente, mezclar en el artículo al presidente Correa y al alcalde Tituaña solo demuestra mala fe: uno puede admirar a alguien, en este caso al Che, por múltiples razones; aun cuando uno sepa que no se trata de un “santo laico”, como pudiera pensarse desde los fabricantes de mitos, sino de un ser humano producto de su situación histórica concreta con errores y concepciones frente a las que se puede discrepar más allá de la admiración. Debatir sobre la figura del Che sería objeto de un trabajo mucho más profundo; en todo caso, este debate sería con Álvaro Vargas Llosa –y sus citas y relatos de situaciones que no toman en cuenta el contexto histórico en que se produjeron– y no con quien copia sus ideas”.

Después de eso no hay nada más que decir…

Anuncios

26 comentarios en “El ministro se me adelantó

  1. pues veo que el mail de ella es gcaderon@cato.org. Más bien debería ser PACATO.org

    Sì, también lo leí y me pareció demasiado falto de bases ese artículo. Realmente la gente que dice flamear la bandera de la oposición -porque el artículo seguro vino a propósito de la predilección de Correa por la figura del Ché- demuestra su debilidad en el aspecto de la discusión y de formar argumentos en contra.

    La gente ya no se come cuentos y espero que Gabriela Calderón no escriba en ese periódico luego de semejante plagio a Álvaro Vargas Llosa. En el Perú, a Alfredo Bryce Echenique -escritor pesado- lo sacaron de El Comercio de Lima por el mismo asunto.

    Saludos,
    Jorge Osinaga

  2. pues veo que el mail de ella es gcaderon@cato.org. Más bien debería ser PACATO.org

    Sì, también lo leí y me pareció demasiado falto de bases ese artículo. Realmente la gente que dice flamear la bandera de la oposición -porque el artículo seguro vino a propósito de la predilección de Correa por la figura del Ché- demuestra su debilidad en el aspecto de la discusión y de formar argumentos en contra.

    La gente ya no se come cuentos y espero que Gabriela Calderón no escriba en ese periódico luego de semejante plagio a Álvaro Vargas Llosa. En el Perú, a Alfredo Bryce Echenique -escritor pesado- lo sacaron de El Comercio de Lima por el mismo asunto.

    Saludos,
    Jorge Osinaga

  3. No admiro particularmente al Che Guevara, pero de cierta manera respeto ciertos aspectos de su vida pública. Me parece que Gabriela incurrió de entrada en una falta absurda (y documentada) según la Ley de Godwin.

  4. No admiro particularmente al Che Guevara, pero de cierta manera respeto ciertos aspectos de su vida pública. Me parece que Gabriela incurrió de entrada en una falta absurda (y documentada) según la Ley de Godwin.

  5. Decía un poeta español (pregúntenme, que me gusta hablar de poesía y poetas), que hay hombres que nunca se hartan de saber y otros que, en cambio, nunca se hartan de ignorar. Ambos construyen (y destruyen) mundos en los que la parte que se oculta tiene igual o más valor que la mostrada. Ante semejantes escaparates, podemos adoptar cualquiera de las posturas anteriores, pero ¿no sería mejor buscar un intermedio que impida que los reflejos nos oculten la verdad de las cosas?. Si es que ésta existe.
    Lo que conviene evitar:Hablar bien sin decir nada, o hablar de algo pensando enotra cosa, o…

  6. Decía un poeta español (pregúntenme, que me gusta hablar de poesía y poetas), que hay hombres que nunca se hartan de saber y otros que, en cambio, nunca se hartan de ignorar. Ambos construyen (y destruyen) mundos en los que la parte que se oculta tiene igual o más valor que la mostrada. Ante semejantes escaparates, podemos adoptar cualquiera de las posturas anteriores, pero ¿no sería mejor buscar un intermedio que impida que los reflejos nos oculten la verdad de las cosas?. Si es que ésta existe.
    Lo que conviene evitar:Hablar bien sin decir nada, o hablar de algo pensando enotra cosa, o…

  7. Iniciar el uso de la fuerza es objetivamente malvado no importa de que color sea la bandera ideológica, los fines NO justifican los medios.

    Distinto es usar la fuerza en autodefensa contra quienes iniciaron su uso por ejemplo: las guerras de independencia, la Revolución Americana. Pero también hay que considerar que sucede luego de la revolución ¿mejora o empeora la calidad de vida de la gente? ¿existen mas libertades o menos? ¿se recuperó el Estado de derecho si es que lo hubo? ¿el gobierno resultante actúa con piedad y apertura o con venganza y violencia?.

    Yo no creo que Gabriela no argumenta bien, de hecho remite una serie de hechos y palabras que la historia ha recogido y es válida su afirmación de que la crueldad del Ché y de los nazis difiere en grado no en naturaleza. En efecto todo sistema que busca imponer (o sea usando la fuerza o su amenaza) algo a alguien es malo per se la realidad es que el comunismo y el nazismo parten de una misma raíz ideológica colectivista: la de pensar que un grupo, clase, raza, etnia, religión o nacionalidad tiene derechos absolutos por sobre cualquier individuo que solo es mero instrumento descartable de la ideología.

    Rescatar algo de bueno de el Ché muchos pensarían serían sus intenciones, de acuerdo, pero los hechos confirman si nuestras intenciones son buenas, así, los hechos de violencia, ejecuciones, racionamiento, confiscación llevados a cabo por el Ché desmienten sus buenas intenciones. ¿qué de bueno ha obtenido la humanidad de Ernesto Ché Guevara?

  8. Iniciar el uso de la fuerza es objetivamente malvado no importa de que color sea la bandera ideológica, los fines NO justifican los medios.

    Distinto es usar la fuerza en autodefensa contra quienes iniciaron su uso por ejemplo: las guerras de independencia, la Revolución Americana. Pero también hay que considerar que sucede luego de la revolución ¿mejora o empeora la calidad de vida de la gente? ¿existen mas libertades o menos? ¿se recuperó el Estado de derecho si es que lo hubo? ¿el gobierno resultante actúa con piedad y apertura o con venganza y violencia?.

    Yo no creo que Gabriela no argumenta bien, de hecho remite una serie de hechos y palabras que la historia ha recogido y es válida su afirmación de que la crueldad del Ché y de los nazis difiere en grado no en naturaleza. En efecto todo sistema que busca imponer (o sea usando la fuerza o su amenaza) algo a alguien es malo per se la realidad es que el comunismo y el nazismo parten de una misma raíz ideológica colectivista: la de pensar que un grupo, clase, raza, etnia, religión o nacionalidad tiene derechos absolutos por sobre cualquier individuo que solo es mero instrumento descartable de la ideología.

    Rescatar algo de bueno de el Ché muchos pensarían serían sus intenciones, de acuerdo, pero los hechos confirman si nuestras intenciones son buenas, así, los hechos de violencia, ejecuciones, racionamiento, confiscación llevados a cabo por el Ché desmienten sus buenas intenciones. ¿qué de bueno ha obtenido la humanidad de Ernesto Ché Guevara?

  9. creo que ya suficiente tinta (digital) consumió el tema de la señorita calderón. creo, eso sí, que ya será horita de ver si vale mismo la pena gastar la figura del che en camisetas y demás. no puede la izquierda buscarse otro héroe? (no, rafael, tampoco el presidente de Ecuador) 🙂

  10. creo que ya suficiente tinta (digital) consumió el tema de la señorita calderón. creo, eso sí, que ya será horita de ver si vale mismo la pena gastar la figura del che en camisetas y demás. no puede la izquierda buscarse otro héroe? (no, rafael, tampoco el presidente de Ecuador) 🙂

  11. Con el permiso de los lectores y solicitando sus disculpas si contradigo su opinión, pero yo si creo que faltó algo de peso en la argumentación para presentar las conclusiones que Gabriela ha presentado en el artículo. Además, se puede suscribir plenamente lo publicado por otras personas, pero se debe citar adecuadamente. Y estimo que no le haría daño a Gabriela tomar en consideración lo expuesto por Eduardo. Sobre lo que pensemos sobre el Ché Guevara y de como asimilamos su vida y sus actos – ¿que puedo decir? – varía mucho.

    Pero, creo que el punto del presente post es una crítica – a todas luces, sana – al artículo publicado por Gabriela. No lo interpreto como una apología del Che, ni como un ataque personal a Gabriela. Como tal debería tomarlo la periodista y decidir si acepta lo sugerido o lo descarta.

    Lo que yo sí observo y lo expuse brevemente en mi comentario previo es que el texto incurre en una exageración – en la que caigo con frecuencia, debo reconocer – que es la de efectuar una comparación expresa entre el personaje que se está cuestionando – el Ché Guevara, en este caso – y los nazis, para servir al propósito de denigrar al primero. Por eso citaba la conocida regla de analogías nazi de Godwin … con la asunción hecha de que el artículo siendo de opinión genera una discusión ¿en línea?. Sí.

  12. Con el permiso de los lectores y solicitando sus disculpas si contradigo su opinión, pero yo si creo que faltó algo de peso en la argumentación para presentar las conclusiones que Gabriela ha presentado en el artículo. Además, se puede suscribir plenamente lo publicado por otras personas, pero se debe citar adecuadamente. Y estimo que no le haría daño a Gabriela tomar en consideración lo expuesto por Eduardo. Sobre lo que pensemos sobre el Ché Guevara y de como asimilamos su vida y sus actos – ¿que puedo decir? – varía mucho.

    Pero, creo que el punto del presente post es una crítica – a todas luces, sana – al artículo publicado por Gabriela. No lo interpreto como una apología del Che, ni como un ataque personal a Gabriela. Como tal debería tomarlo la periodista y decidir si acepta lo sugerido o lo descarta.

    Lo que yo sí observo y lo expuse brevemente en mi comentario previo es que el texto incurre en una exageración – en la que caigo con frecuencia, debo reconocer – que es la de efectuar una comparación expresa entre el personaje que se está cuestionando – el Ché Guevara, en este caso – y los nazis, para servir al propósito de denigrar al primero. Por eso citaba la conocida regla de analogías nazi de Godwin … con la asunción hecha de que el artículo siendo de opinión genera una discusión ¿en línea?. Sí.

  13. el mismo día en que ella publicó ese comentario le escribí un email pidiéndole que diera a conocer los que, según ella, representan el gobierno “ideal”, o los políticos o figuras ideales, pues es justo que, luego de hablar tan mal de unos, nos diga quiénes son sus modelos a imitar. me interesa saber a quiénes alabaría y por qué. al mismo tiempo en que un diario como “el universo” se da el lujo de tener posiblemente la página editorial más lamentable del ecuador, sigo aún sin entender la manera tan feroz en que la página sus colaboradores (empezando por el “editor” de la misma) se tira contra correa. compararlo con los nazis, por ejemplo, es de lo más estúpido y desproporcionado, por decir lo mínimo. y tiendo a creer que hay algo más que no sé, que no logro descubrir, algo que los comentaristas saben de correa y yo no (ojalá que no se vuelvan a meter con su padre, que ese acto de cobardía es imperdonable). pero, bueno, gente así, otrora de “izquierda” (ver también en otros periódicos) ahora se han convertido en los mejores ideólogos/periodistas de la derecha o el centralismo recalcitrantes, según la región y la ciudad. f. iturburu

  14. el mismo día en que ella publicó ese comentario le escribí un email pidiéndole que diera a conocer los que, según ella, representan el gobierno “ideal”, o los políticos o figuras ideales, pues es justo que, luego de hablar tan mal de unos, nos diga quiénes son sus modelos a imitar. me interesa saber a quiénes alabaría y por qué. al mismo tiempo en que un diario como “el universo” se da el lujo de tener posiblemente la página editorial más lamentable del ecuador, sigo aún sin entender la manera tan feroz en que la página sus colaboradores (empezando por el “editor” de la misma) se tira contra correa. compararlo con los nazis, por ejemplo, es de lo más estúpido y desproporcionado, por decir lo mínimo. y tiendo a creer que hay algo más que no sé, que no logro descubrir, algo que los comentaristas saben de correa y yo no (ojalá que no se vuelvan a meter con su padre, que ese acto de cobardía es imperdonable). pero, bueno, gente así, otrora de “izquierda” (ver también en otros periódicos) ahora se han convertido en los mejores ideólogos/periodistas de la derecha o el centralismo recalcitrantes, según la región y la ciudad. f. iturburu

  15. “pero, bueno, gente así, otrora de “izquierda” (ver también en otros periódicos) ahora se han convertido en los mejores ideólogos/periodistas de la derecha o el centralismo recalcitrantes, según la región y la ciudad. f. iturburu”

    Creo que sería más preciso el decir que pretenden haberse convertido en los mejores ideólogos de la derecha. Saludos,

  16. “pero, bueno, gente así, otrora de “izquierda” (ver también en otros periódicos) ahora se han convertido en los mejores ideólogos/periodistas de la derecha o el centralismo recalcitrantes, según la región y la ciudad. f. iturburu”

    Creo que sería más preciso el decir que pretenden haberse convertido en los mejores ideólogos de la derecha. Saludos,

  17. El artículo de Gabriela Calderón me parece flojo por las soflamas afectadas, no realmente por meterse con el Ché, personaje al que ciertamente deberían desantificarlo. Eso de comparar a alguien a quien quieres desacreditar con el berreado Hitler o los demoniacos populares (como el Ku Klux Klan) es un recurso bastante fácil.

    Pero esta entrada no es una buena crítica al artículo de Gabriela Calderón, diría que es más bien una reprobación que al margen intercala apologías al Ché.

    El Ché debió ser sanguinario en ciertos momentos para poder mantener lo que mantuvo como ideología

    Si se quiere ser un revolucionario y reformador social drástico se tiene que ser violento y sanguinario, por supuesto. Pero él no lo hizo para mantener o defender lo que defendió o mantuvo como ideología; el Ché lo hizo para imponerla. Eso es algo que él mismo admitió como objeto. El contexto de esas citas se las puede encontrar en sus trabajos. Da la casualidad que hace unos meses encontré en la biblioteca roja de mi humilde chocita, entre tantos libros en ruso que no entiendo, una compilación con todas las obras del Ché Guevara (artículos, manuales de guerrilla, cartas a Fidel, todo). De lo que me ha dado la gana de revisar, qué puedo decir; sí, en efecto, el tipo era militarista, jingoísta, fanático, marxista-leninista, vehemente y con una convicción absolutamente religiosa. Las comparaciones con otros ideólogos y grupos fascistas me parecen inevitables. La ley de Godwin en este tipo de contiendas ideológicas se cumple desde el primer disparo.

    ¿Doble estándar moral?, ¿enemigos violentos de la libertad?, ¿nazis y el Ché como casi lo mismo?, ¿es un estándar moral doble tener una camiseta del Ché?

    No creo que se trate de un doble estándar moral, al decir eso la Gabriela parte de la asunción de que los jóvenes de las camisetas se la saben todas sobre el Ché, lo que todos sabemos que no es así. Tal admiración es más una cuestión de ignorancia, moda y novelería. El nazismo está sobredemonizado y el Ché está sobremitificado, así se ha moldeado al vox populi, es lo políticamente correcto, ergo eso es lo que vende.

    ignorando el bloqueo norteamericano.

    No lo ignora. Lo que pasa es que Gabriela, al igual que Álvaro Vargas Llosa, dice que eso del bloqueo es una coartada demagógica. Su artículo es sobre el Ché, no sobre los pormenores de la revolución.

    Es un crimen ocultar datos para los argumentos…

    Entonces todos somos criminales según la gravedad de las ocultaciones que otro nos atribuya. Hay una diferencia entre obviar datos a propósito y obviar datos por creerlos irrelevantes para el punto que estamos haciendo.

    eso del Che como sanguinario… debió serlo… Nadie está libre de atrocidades.

    Eso es prácticamente una justificación, y es la una de las más trilladas que hay. Si decimos que nadie está libre de hacer atrocidades para sintonizar a un asesino con el denominador común, le estamos trivializando, entonces nadie estaría en posición moral para criticar ningún exceso ni habría razón de ser para hacerlo.

  18. El artículo de Gabriela Calderón me parece flojo por las soflamas afectadas, no realmente por meterse con el Ché, personaje al que ciertamente deberían desantificarlo. Eso de comparar a alguien a quien quieres desacreditar con el berreado Hitler o los demoniacos populares (como el Ku Klux Klan) es un recurso bastante fácil.

    Pero esta entrada no es una buena crítica al artículo de Gabriela Calderón, diría que es más bien una reprobación que al margen intercala apologías al Ché.

    El Ché debió ser sanguinario en ciertos momentos para poder mantener lo que mantuvo como ideología

    Si se quiere ser un revolucionario y reformador social drástico se tiene que ser violento y sanguinario, por supuesto. Pero él no lo hizo para mantener o defender lo que defendió o mantuvo como ideología; el Ché lo hizo para imponerla. Eso es algo que él mismo admitió como objeto. El contexto de esas citas se las puede encontrar en sus trabajos. Da la casualidad que hace unos meses encontré en la biblioteca roja de mi humilde chocita, entre tantos libros en ruso que no entiendo, una compilación con todas las obras del Ché Guevara (artículos, manuales de guerrilla, cartas a Fidel, todo). De lo que me ha dado la gana de revisar, qué puedo decir; sí, en efecto, el tipo era militarista, jingoísta, fanático, marxista-leninista, vehemente y con una convicción absolutamente religiosa. Las comparaciones con otros ideólogos y grupos fascistas me parecen inevitables. La ley de Godwin en este tipo de contiendas ideológicas se cumple desde el primer disparo.

    ¿Doble estándar moral?, ¿enemigos violentos de la libertad?, ¿nazis y el Ché como casi lo mismo?, ¿es un estándar moral doble tener una camiseta del Ché?

    No creo que se trate de un doble estándar moral, al decir eso la Gabriela parte de la asunción de que los jóvenes de las camisetas se la saben todas sobre el Ché, lo que todos sabemos que no es así. Tal admiración es más una cuestión de ignorancia, moda y novelería. El nazismo está sobredemonizado y el Ché está sobremitificado, así se ha moldeado al vox populi, es lo políticamente correcto, ergo eso es lo que vende.

    ignorando el bloqueo norteamericano.

    No lo ignora. Lo que pasa es que Gabriela, al igual que Álvaro Vargas Llosa, dice que eso del bloqueo es una coartada demagógica. Su artículo es sobre el Ché, no sobre los pormenores de la revolución.

    Es un crimen ocultar datos para los argumentos…

    Entonces todos somos criminales según la gravedad de las ocultaciones que otro nos atribuya. Hay una diferencia entre obviar datos a propósito y obviar datos por creerlos irrelevantes para el punto que estamos haciendo.

    eso del Che como sanguinario… debió serlo… Nadie está libre de atrocidades.

    Eso es prácticamente una justificación, y es la una de las más trilladas que hay. Si decimos que nadie está libre de hacer atrocidades para sintonizar a un asesino con el denominador común, le estamos trivializando, entonces nadie estaría en posición moral para criticar ningún exceso ni habría razón de ser para hacerlo.

  19. “No sorprende que los nuevos seguidores de Guevara, …, también se engañen a sí mismos al aferrarse a un mito -excepto los jóvenes argentinos que corean una expresión de rima perfecta: “Tengo una remera del Che y no sé por qué”. (“Lá máquina de matar: El Che Guevara, de agitador comunista a marca capitalista”. A. Vargas LLosa. 11/04/05, The New Republic).

    “Mi prima me preguntó quién era el Che puesto que un amigo de ella andaba con una camiseta chévere de este personaje. (G. Calderón, “Ché’
    veres camisetas”, El Universo).

    Yo quisiera saber si esta prima tiene unos once meses de edad, o es de Saturno. Puesto que no sé de dónde se saca alguien que se supone sea educado e intelectual, una prima que ni siquiera haya oído mencionar al Che Guevara.

    También quisiera saber si ese “amigo” tiene algo que ver con la expresión argentina que cita Vargas LLosa en SU ensayo.

    Niña Gabriela, láncese al estrellato. Hay vacantes para libretistas en la versión 2007 de “La Isla de la Fantasía”.

    También hay cupo en la sección “política internacional” de COSMOPOLITAN y Buenhogar.

    Y están recibiendo carpetas para la sección “Moda en camisetas chéveres” de la Revista “TÚ”.

    En todas ellas podrá colocar su linda foto estilo consejera sentimental.

    No me dé las gracias, no las merezco. Soy una simple escritora de tonteras, igual que usted. Sólo que a las mías no las publican ni Cato ni el Hombre Araña.

  20. “No sorprende que los nuevos seguidores de Guevara, …, también se engañen a sí mismos al aferrarse a un mito -excepto los jóvenes argentinos que corean una expresión de rima perfecta: “Tengo una remera del Che y no sé por qué”. (“Lá máquina de matar: El Che Guevara, de agitador comunista a marca capitalista”. A. Vargas LLosa. 11/04/05, The New Republic).

    “Mi prima me preguntó quién era el Che puesto que un amigo de ella andaba con una camiseta chévere de este personaje. (G. Calderón, “Ché’
    veres camisetas”, El Universo).

    Yo quisiera saber si esta prima tiene unos once meses de edad, o es de Saturno. Puesto que no sé de dónde se saca alguien que se supone sea educado e intelectual, una prima que ni siquiera haya oído mencionar al Che Guevara.

    También quisiera saber si ese “amigo” tiene algo que ver con la expresión argentina que cita Vargas LLosa en SU ensayo.

    Niña Gabriela, láncese al estrellato. Hay vacantes para libretistas en la versión 2007 de “La Isla de la Fantasía”.

    También hay cupo en la sección “política internacional” de COSMOPOLITAN y Buenhogar.

    Y están recibiendo carpetas para la sección “Moda en camisetas chéveres” de la Revista “TÚ”.

    En todas ellas podrá colocar su linda foto estilo consejera sentimental.

    No me dé las gracias, no las merezco. Soy una simple escritora de tonteras, igual que usted. Sólo que a las mías no las publican ni Cato ni el Hombre Araña.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s